Una niña pretende salvar el planeta

Álvaro Campos Solís, Periodista
ampos.solis.alvaro@gmail.com

Álvaro Campos Solís

Tiene tan solo 16 años de edad y ya es considerada la joven más controversial del mundo. Millones de personas la admiran y le reconocen su preocupación y valentía para exigir a los gobiernos que “hagan algo” por evitar el acelerado deterioro del medio ambiente que amenaza con una catástrofe planetaria. Para otros no es más que una impostora, por cuanto sus denuncias cuentan con el respaldo de magnates vinculados al mundo de la ecología y los llamados partidos verdes europeos. En este punto el tema se politiza y se disparan las posturas ideológicas. Unos apelan a la razón, otros a la emoción. Mientras tanto, el incendio continúa.
Sin embargo, Deutsche Welle, prestigioso informativo alemán la identifica como “La niña que quiere salvarnos”.

Greta Thumberg es la activista sueca que asombra al mundo luego de sacudir la modorra de jefes de gobierno y viejos diplomáticos en la sede de la ONU y en otros escenarios no menos importantes para denunciar a los gobiernos del mundo entero que, según dice, le han robado su infancia mientras “la gente se está muriendo. Ecosistemas enteros están colapsando”. Lo dijo mientras procuraba no explotar en llanto, en la Asamblea General de la ONU.

“Estamos en el comienzo de una extinción masiva. ¿Y ustedes –dirigiéndose a los 193 gobiernos representados en la ONU- “de lo único que pueden hablar es de dinero y cuentos de hadas de crecimiento económico eterno”? ¿Cómo se atreven?”, ha preguntado esta chica a cuanto jefe de gobierno la ha querido escuchar. Uno de los que prefirió no prestarle atención fue el Presidente Donald Trump.

Esta joven, diagnosticada con la condición de Asperger, se ha convertido en la conciencia mundial en la defensa del medio ambiente. Ella es la figura más descollante que habla en nombre de la juventud y ha inspirado a millones de jóvenes a comprometerse con la protección del clima. Exigen que gobiernos y empresas busquen opciones que contribuyan a frenar el calentamiento global que ahora se manifiesta con sequias, incendios, inundaciones y deshielos.

Esta muchacha lo que pide ni más ni menos es que el hombre detenga la agresión que de manera constante perpetra contra la naturaleza. A su favor se pronuncian millones de jóvenes en todo el mundo, con masivas protestas en las grandes ciudades. Ella y sus seguidores creen en los pronósticos de los científicos sobre la amenaza para la población mundial. La advertencia es que, en caso de que continúe el calentamiento global, en 30 años o menos el futuro de la humanidad podría estar seriamente comprometido. Para entonces se prevé un aumento en el nivel de los mares y con ello la desaparición de importantes ciudades tales como New York y Ámsterdam.

Los grandes intereses

A pesar de que la petición suena muy bien intencionada, la ofensiva lanzada por Greta thumberg lo que ha puesto en evidencia son los grandes intereses que se mueven alrededor del tema ambiental. Además, está demostrado que la humanidad no puede prescindir de la noche a la mañana de los combustibles fósiles, pues el petróleo y el carbón hacen posible la movilización de miles de millones de personas en todo el mundo, por tierra, aire y mar, además de mover el sector industrial.

Pero la señorita Thumberg va más lejos en sus peticiones. También promueve la adopción de nuevos estilos de vida, por ejemplo: renunciar a viajar en avión, no comer ningún producto de origen animal (vacuno, porcino, aviar) carnes, huevos e incluso miel de abeja. Para ella la opción ideal de transporte es el tren y el barco. Los autos y los aviones son focos de contaminación ambiental, alega.
Para demostrar su convicción de que se puede prescindir de viajar en avión, ella se trasladó de un puerto londinense hasta Nueva York en un lujoso yate, propiedad de un miembro de la familia real de Mónaco, que no se distingue, precisamente, por su vocación ecológica, según diversos medios informativos. El viaje tardó 14 días.

Todo parece indicar que detrás de esa valiente sueca lo que hay es una lucha generacional. Alguien ha dicho que lo que molesta a los adultos de la activista adolescente es que la mayoría sabemos que tiene razón.

Periodista


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.