Un reto a la televisión nacional

El sereno

Álvaro Campos Solís
campos.solis.alvaro@gmail.com

Alvaro Campos

Dentro de las múltiples deudas que tiene la televisión nacional con sus televidentes destaca, en primer lugar, la proyección de debates que nos ilustren sobre lo que está ocurriendo dentro de nuestras fronteras, en América latina y el resto del mundo.

Esa deuda podría ser saldada mediante la eliminación de algún espacio dedicado a telenovelas y programas de pseudo entretenimiento, además de otorgarle un horario apropiado al nuevo programa, pues el analfabetismo político atenta contra la libertad del ciudadano.

Todo es cuestión de actitud, por parte de los empresarios de las televisoras, para contratar a personas idóneas, dueños de una robusta formación universitaria, con facilidad para conducir un programa de esa naturaleza, con la mayor objetividad y gran habilidad para escoger muy bien a sus invitados.

El país cuenta con verdaderos talentos en los campos más diversos. La cuestión de fondo es que no estén contaminados por el fanatismo político partidista, religioso o ideológico.

Sería muy interesante que, por lo menos una vez a la semana, un panel de expertos desmenuce un tema de interés nacional o internacional, pues al fin de cuentas vivimos en una aldea global.
Tampoco debemos perder de vista que diversas instituciones (individuos, empresas, partidos políticos) terminan su ciclo y surgen nuevos protagonistas. Lo único permanente es el cambio y no debemos tenerle miedo a la verdad.

Los debates entre expertos podrían resultar con alto valor pedagógico. Es decir, que nos enseñen a debatir sin enojarnos ni faltarles el respeto a nuestros interlocutores.

Nada más observen el espectáculo que ofrecen algunos de nuestros diputados en las sesiones legislativas. Algunas sesiones plenarias y de comisión se convierten en un circo en el cual, curiosamente, los únicos que se ríen son los mismos actores.

No debemos perder de vista que, en las escuelas y colegios de nuestro país, desde hace mucho tiempo algún “genio” eliminó de los programas educativos las lecciones de cívica.
Estoy convencido de que los televidentes disfrutarían de una programación que nos permita entender mejor ese alto índice de popularidad que disfruta el presidente Chaves Robles y que tanto estrés les producen a distintos sectores, entre ellos medios informativos y dirigentes de algunos partidos políticos.

Debemos acostumbramos a hablar de todo, con respeto y sin miedo a nada ni a nadie. Un reto para los medios informativos. El ideal sería difundir programas con contenido pedagógico y que tenga un carácter popular. Si lo diseñan para las élites, todo esfuerzo sería como arar en el desierto.

¿Las siguientes son algunas preguntas que el ciudadano se plantea, esperando encontrar respuestas?

¿Tiene el Estado las herramientas apropiadas para ponerlas en manos de los educadores, de manera que logren recuperar e imponer la autoridad en el aula?

¿Podemos tomar en serio al dirigente político que nos hable de democracia, al tiempo que ignora la importancia de la justicia social?

Afirman expertos en el tema que nuestro país forma parte integral de un corredor internacional por donde transita la droga hacia Estados Unidos y Europa. ¿Cuál es la magnitud de ese problema en Costa Rica?

¿Qué significa la figura del presidente Chaves en el devenir político de nuestra historia? ¿Será esta administración el punto de inflexión en la política nacional?

¿Cuál es la importancia política de las elecciones previstas para el primer domingo de febrero del año entrante, en el que se escogerán alcaldes, regidores y síndicos en los 84 cantones de nuestro país?

¿Por qué razón la Asamblea Legislativa no logra proyectar una mejor imagen, a pesar de los esfuerzos que en ese sentido hacen algunos diputados de diversas fracciones políticas?

¿Por qué las relaciones entre el Estado y la iglesia católica suelen estar cubiertas por un espeso velo de secretismo?

¿En qué medida el manejo de las relaciones exteriores se ha convertido en el talón de Aquiles de la presente administración?

Hasta qué punto las redes sociales se han convertido en la mayor amenaza para los medios informativos en general.

¿Por qué razón la Junta de Protección Social no ha podido obligar a los empresarios que manejan esa especie de lotería clandestina conocida como “tiempos”, a que tributen como lo hacen los demás empresarios? Es un negocio en el cual se manejan miles de millones de colones por día. No pagan impuestos ni cargas sociales. Hasta el momento las autoridades del Seguro Social tampoco han mostrado interés en el tema.

Sería oportuno un análisis profundo de lo que ocurre en el Poder Judicial, en general, y con los magistrados, en particular. ¿Está tomado ese poder por la “gradería de sol”?

¿Por qué es importante y tan costosa la autonomía universitaria?

En el planteamiento de estas sugerencias, parto del supuesto de que algunos lectores tendrán numerosos temas para enriquecer la calidad y la cantidad de programas con esa temática.

Es posible que los primeros en conformar parte de la audiencia serian una importante cantidad de jóvenes, además de los aspirantes a un cargo de elección popular que en nuestro país son legión.

Todo un reto para los empresarios de la televisión nacional, pues muchos de los programas que ofrecen constituyen un atentado a la inteligencia.

Periodista

Revise también

Carlos Revilla

La médium costarricense Ofelia Corrales

Bazar digital Carlos Revilla Maroto En esta oportunidad voy a escribir sobre algo muy interesante …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.