“Un hombre libre no tiene miedo”

Freddy Miranda Castro

Un hombre libre no tiene miedo

Esa máxima me la espetó una persona como crítica a un escrito mío. Hoy en una conversación un amigo me decía: “Estar solo es no tener con quién compartir los miedos”; parece que es una máxima de un pensador famoso.

Conversando con mi amigo; me di cuenta que en buena medida fui a votar, el pasado 4 de febrero, motivado por mis miedos; que creo tener con fundadas razones. Más que a favor, voté en contra de…

Hoy en su columna en La Nación Jorge Guardia señala sobre las pasadas elecciones: “No era la economía estúpido”.

Y la verdad es que así fue. El voto en términos generales no es racional, es emocional. Por eso siempre he dicho que los programas son para los necios, me incluyo entre ellos; porque casi nadie los lee y son muy aburridos.

El miedo es algo inherente a toda cosa viva con capacidad de reaccionar al entorno. De hecho el primer cerebro que está en lo profundo del actual, es el rinencéfalo vinculado al bulbo olfatorio, para otear el peligro y salir huyendo.

Somos nosotros y nuestros miedos; y la mejor manera de superarlos o administrarlos es compartiéndolos.

Da el caso que yo creo tener unos niveles de libertad en esta nuestra patria, que me agradan. En gran medida puedo pensar y decir lo que yo quiera en un marco en el que el primer censor de mis pensamientos y mis manifestaciones; soy yo. No debo temer por mi libertad individual, por lo que digo, con las salvedades que establecen las leyes.

El lío es cuando tienes que temer por tu libertad; no por lo que dicen las leyes, sino por lo que decidan otras personas con poder. Y allí estuvo el miedo que me llevó a votar. Cuando hay personas bien organizadas, que te hacen sentir que te pueden perseguir y afectar no por lo que dicen las leyes, sino por lo que ellas piensan y creen en función de un catálogo de valores que les son personales, pero que creen que son de valor universal, entonces sí que uno debe tener miedo, miedo real.

Nada hay más peligroso que un “iluminado con poder”. Fuentes de “iluminación” hay muchas: El nacionalismo, ciertas ideologías de redención social; el racismo; el fanatismo religioso y otras. Suelen emerger como fuerzas poderosas en tiempos difíciles de crisis económicas, desempleo y pobreza. La estabilidad y el progreso generalmente traen mesura en los comportamientos humanos. Pero en situaciones de crisis, cuando emergen esas corrientes de “iluminación y redención” suelen ser arrasadoras. Ya las hemos visto a lo largo del siglo veinte y están bien documentadas.

En la segunda vuelta volveré a ir a votar acompañado por mis miedos compartidos, porque estoy seguro que no solo yo los tengo. Porque como dijo Don Jorge Guardia hoy en La nación: “No es la economía estúpido”. Yo quiero superar esos miedos, porque también estoy claro que el miedo es la principal barrera hacia el amor…


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.