Trump se acerca al movimiento de teorías de conspiración QAnon

Septiembre 21, 2022

Steve Herman

voa
EEl expresidente Donald Trump con frecuencia defiende sin evidencia creíble teorías de conspiración para promover su causa ante sus seguidores. Twitter

WASHINGTON — Los casos recientes en los que el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, parece abrazar la teoría de la conspiración QAnon están generando preocupación entre algunos legisladores, funcionarios veteranos de las fuerzas del orden y expertos en sectas.

Trump compartió una foto de sí mismo con un pin de solapa Q, superpuesto con las frases de QAnon «The Storm is Coming» (Viene la tormenta) y «WWG1WGA», un acrónimo de «Where We Go One, We Go All» (donde uno va, vamos todos) en su cuenta de Truth Social el 12 de septiembre.

Trump ha amplificado al menos 50 cuentas separadas que promueven a QAnon desde que se unió y usó activamente su plataforma en línea Truth Social, según Alex Kaplan, investigador principal de Media Matters for America, un organismo de control de medios de izquierda.

«En caso de que no estuviera muy CLARO en este momento, el propio presidente Trump está haciendo que sea INNEGABLE que se está alineando al 100% con la operación Q», publicó John Sabal, un organizador de conferencias centradas en QAnon, en su canal de Telegram.

Sabal ha declarado previamente que el ejército de Estados Unidos está obligado a destituir al presidente Joe Biden de su cargo, a quien el teórico de la conspiración calificó de «actor rojo».

QAnon debutó hace cinco años en una plataforma en línea marginal. Declaraciones crípticas y falsas fueron publicadas repetidamente por un comentarista anónimo conocido como «Q», quien afirmó ser un conocedor del gobierno de los Estados Unidos.

Muchos seguidores del movimiento, basándose en esas publicaciones, llegaron a creer que Trump está involucrado en una guerra secreta contra los enemigos del «estado profundo», incluida la ex candidata presidencial del Partido Demócrata Hillary Clinton, a quien Trump derrotó en 2016. Según la extraña conspiración, Clinton y otros demócratas son parte de una camarilla de adoradores del diablo que secuestran niños para abusar e incluso comer.

El ex presidente, aunque no repite abiertamente esa creencia, con frecuencia defiende sin evidencia creíble otras teorías de conspiración relacionadas, incluido que los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 fueron alterados para negarle un segundo mandato.

«Un vil grupo de globalistas, socialistas y extremistas liberales corruptos y hambrientos de poder en Washington ha estado librando una guerra contra la gente trabajadora de Ohio», dijo Trump en un mitin el 17 de septiembre en Youngstown. «Nuestra mayor amenaza sigue siendo la gente enferma, siniestra y malvada de dentro de nuestro país».

En sus mitines de campaña

Una melodía tocada en el evento de Ohio que era casi idéntica a un himno de QAnon titulado «Wwg1wga» (un acrónimo de «donde va uno, vamos todos»). La misma canción se escuchó anteriormente en un mitin de Trump en la vecina Pensilvania y en un video reciente vinculado al ex presidente.

Mientras sonaba la música durante el evento de Youngstown, muchos en la audiencia señalaron con un dedo índice en el aire, que algunos observadores dicen que denota el «uno» en el eslogan QAnon. Algunos comentaristas en línea, incluido Walter Shaub, ex director de la Oficina de Ética Gubernamental de los Estados Unidos, compararon las imágenes con los mítines fascistas de las décadas de 1930 y 1940.

Otros en las redes sociales sostuvieron que el gesto, que no se había visto previamente en los mítines de Trump, era demasiado vago para vincularlo definitivamente con el movimiento QAnon, señalando que podría haber sido una referencia al tema «Estados Unidos primero» que Trump ha invocado desde que se postuló para presidente en 2015.

El saludo también se identifica con el Ejército de Salvación no político, un movimiento cristiano fundado a mediados del siglo 19.

«Las noticias falsas, en un patético intento de crear controversia y dividir a Estados Unidos, están preparando otra conspiración sobre una canción libre de regalías de una popular plataforma de biblioteca de audio», dijo Taylor Budowich, portavoz de la oficina postpresidencial de Trump, a VOA en respuesta a una consulta que intentaba aclarar preguntas sobre la música y el saludo en el mitin.

‘El último suspiro de un culto moribundo’

El evento de Ohio «fue un festival QAnon», según Barbara Comstock, ex miembro republicana del Congreso, señalo en CNN, que la «extraña música QAnon» del mitin y el gesto obsecuente, al tiempo que descartó la importancia del aparente abrazo de Trump al controvertido movimiento.

Al señalar que el evento fue poco concurrido en comparación con los mítines anteriores del ex presidente, Comstock llamó al mitin «el último suspiro de un culto moribundo».

Frank Figliuzzi, ex subdirector de la Oficina Federal de Investigaciones, sostiene que Trump está abrazando el movimiento QAnon en su desesperación, y el ex presidente es consciente de lo peligroso que es.

«No solo creo que lo sabe, sino que creo que eso es lo que lo atrae de esto. Es como una polilla a la llama», dijo Figliuzzi en MSNBC.

Con Trump enfrentando problemas en múltiples frentes legales, su atracción por QAnon se puede comparar «con el último acto de un hombre desesperado», agregó Figliuzzi.

El ex funcionario del FBI también expresó su preocupación de que Trump, percibido como el líder político de la secta, en su desesperación abogue por la violencia.

«Los miembros dan un paso adelante y fuerzan el final, sea lo que sea», dijo Figliuzzi. «Eso es lo que me preocupa, y hemos aprendido desde el 6 de enero que solo se necesita un pequeño número de personas para hacer eso».

El 6 de enero de 2021, miles de partidarios de Trump irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos en un intento de evitar que los legisladores realizaran el recuento de votos electorales para formalizar la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales. Más de 900 personas han sido detenidas y acusadas de delitos relacionados con el ataque.

Cuando era presidente en 2020, Trump dijo que no sabía mucho sobre QAnon, y agregó que no podía refutar su teoría de la conspiración.

«Si puedo ayudar a salvar al mundo de los problemas, estoy dispuesto a hacerlo», respondió Trump cuando se le preguntó si, en línea con la creencia de QAnon, estaba salvando al país de un culto satánico de traficantes sexuales de niños.

Según un estudio publicado en febrero, alrededor del 16% de los estadounidenses son creyentes de QAnon, mientras que este año alrededor de 80 candidatos que creen en QAnon han estado en la boleta para cargos políticos en 26 estados, incluido el candidato republicano a gobernador en Maryland, según el sitio de noticias en línea Grid News.

QAnon es «un movimiento terrorista delirante y armado», según Laurence Tribe, profesor emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard, quien en Twitter calificó el abrazo abierto de Trump como «una señal aterradora de que está desesperado, y al darse cuenta de que será acusado, se está preparando para librar una guerra abierta contra los Estados Unidos de América. Es un testimonio de nuestra tolerancia que no esté bajo arresto».

Trump está «dándose cuenta de que la población se está cansando de él. Muchos republicanos lo ven como más peligroso, y está escalando a la violencia», dijo Steven Hassan, un consejero de salud mental con licencia que predijo en su libro de 2019 The Cult of Trump: A Leading Cult Expert Explains How the President Uses Mind Control (El culto de Trump: destacado experto en cultos explica cómo el presidente usa el control mental), que Trump recurriría a llamados a la violencia si no fuera reelegido en 2020.

Hassan le dijo a VOA que percibe a Trump como una figura decorativa a quien los líderes de grupos marginales intentan manipular en lugar de dirigir cualquier movimiento de conspiración, QAnon es prominente.

QAnon fue nombrado específicamente por el FBI en un boletín de inteligencia de 2019 como uno de los movimientos políticos marginales que probablemente motiven a algunos extremistas nacionales a cometer actividades criminales y, a veces, violentas.

Desde entonces, QAnon ha estado vinculado a incidentes violentos.

‘Enfermedad americana’

Hay una sórdida historia de teorías de conspiración y prejuicios para influir en el electorado estadounidense, incluidos los movimientos antiinmigrantes y anticatólicos.

«El pensamiento conspirativo es una enfermedad estadounidense. Está en nuestro torrente sanguíneo», según Richard Shenkman, autor del libro Political Animals: How Our Stone-Age Brain Gets in the Way of Smart Politics. (Animales políticos: cómo nuestro cerebro de la edad de piedra se interpone en el camino de la política inteligente)

«Ha estado ahí desde el principio. Incluso los Padres Fundadores eran susceptibles al pensamiento conspirativo. Creían que eran víctimas de una conspiración europea, particularmente en Inglaterra, para mantenerlos abajo», dijo Shenkman.

Horribles revelaciones, un libro anticatólico, fue ampliamente leído en los Estados Unidos del siglo 19, a pesar de que fue rápidamente expuesto como un engaño. En el libro, una monja canadiense relató historias de sacerdotes perversos y penitencias bárbaras impuestas a mujeres jóvenes cautivas.

Un católico no fue elegido presidente de los Estados Unidos hasta que John Kennedy derrotó a Richard Nixon en las elecciones de 1960.

Las teorías de conspiración a menudo se dirigen a las religiones, razas y otros grupos minoritarios o vulnerables como chivos expiatorios de los problemas económicos en una sociedad.

«La mayoría de los presidentes estadounidenses terminan llegando al borde del pensamiento conspirativo y a sembrar la plaza pública con ideas sin sentido, pero han tenido mucho cuidado de no ponerse el barro sobre sí mismos», dijo Shenkman a VOA. «La diferencia entre Donald Trump y todos los otros presidentes que hemos tenido es su voluntad de cruzar esa línea y simplemente hacer el trabajo sucio él mismo. Es fenomenal que parezca no tener reparos al respecto», acotó.

Incluso si Trump y QAnon se desvanecen, es poco probable que las teorías de conspiración desaparezcan de la política estadounidense, dijo Shenkman.

«Durante los períodos de inquietud, como nuestro período actual, las personas encuentran [las teorías de conspiración] atractivas porque quieren respuestas fáciles» a problemas económicos y sociales complejos. «Queremos certeza, y las teorías de conspiración son buenas de esa manera. Te dan una respuesta agradable y simple», dijo.

Voz de América

Revise también

Mauricio Claver-Carone

Destituyen al presidente del BID Mauricio Claver-Carone

26 sep 2022 La decisión habría sido tomada este lunes por la asamblea de gobernadores …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.