Trump acelera… Biden compresiona

Chispazos

Fernando Fernández

Fernando Fernández

Joe Biden será previsiblemente el vencedor del proceso electoral en Estados Unidos que culmina el próximo martes 3 de noviembre.

Eso es lo que indican las encuestas y previsiones como la que realiza The Economist, que le da nueve de diez posibilidades de éxito. El 24 de octubre, hará cuatro días, vaticinó que el ex vicepresidente demócrata lograría 340 votos electorales y el presidente Trump solamente 198.

Quedan solamente seis días y en este inesperado y desconcertante año 2020 ya prácticamente nada puede sorprendernos. O tal vez sí…

Según Real Clear Politics, la media de encuestas del voto nacional daba hasta hace un par de días una ventaja de 8,1 puntos a Joe Biden, que tendría un 50,8% de apoyos frente a 42,7% del presidente Trump.

Pero, tal y como lo he sostenido en columnas anteriores, ha sucedido que un candidato puede ganar en votos populares, como les pasó a Hillary Clinton en 2016 y a Al Gore en 2000, y perder la presidencia por los votos electorales.

Estados “bisagra”

Lo realmente relevante en este proceso que culmina el martes próximo es el panorama que muestran las encuestas en los llamados estados bisagra, que unas veces optan por un candidato republicano y otras por uno demócrata.

Contra todos los pronósticos, hace cuatro años Trump se impuso en todos los estados bisagra que necesitaba para ganar la Presidencia, en algunos por porcentajes muy reducidos. En Michigan, Wisconsin y Pensilvania ganó a Clinton por menos de un 1% de los votos, y fueron decisivos para la victoria.

Según las últimas encuestas de RealClear Politics, Joe Biden se impondría en Florida, Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Arizona y Carolina del Norte. La mayor ventaja la tendría en Michigan (de casi ocho puntos) y la menor en Florida, Pensilvania y Carolina del Norte (de 1,5 puntos). Los sondeos realizados por Political Polls también confirman una clara ventaja para Biden.

Donald Trump tiene una ligera ventaja de medio punto en Ohio y algún sondeo le da como ganador en Arizona y Carolina del Norte, entre los estados bisagra.

En conclusión, si las encuestas aciertan esta vez, Donald Trump se convertiría en un presidente “de un solo mandato”.

A toda máquina

Trump está lejos de tirar la toalla y va a intensificar el ritmo de su campaña en los pocos días que restan para las elecciones. El presidente se ha desplazado a Carolina del Norte, Ohio y Wisconsin, estados en los que aspira a obtener el triunfo para quedarse en la Casa Blanca.

El presidente ha votado el sábado anterior de forma anticipada, cerca de su mansión en Mar-a-Lago. Allí se dirigió a sus seguidores por primera vez fuera de la Casa Blanca, tras recuperarse del coronavirus. “He votado por un tipo llamado Trump”, ha bromeado tras depositar su voto en una biblioteca de West Palm Beach, al tiempo que ponía en entredicho, una vez más, el voto por correo.

Más de 60 millones de estadounidenses ya han votado de forma anticipada, según el US Election Project del profesor Michael McDonald, de la Universidad de Florida.

Los votantes jóvenes, con edades comprendidas entre 18 y 29 años, están volcándose en las urnas en los estados bisagra. Por ejemplo, en Florida lo hicieron más de 44.000 hace cuatro años. Ahora ya lo han hecho cerca de 260.000.

Si sigue la tendencia, la participación superará el 62%, un hecho que en teoría favorece al candidato demócrata. Muchos votantes demócratas se quedaron en sus casas en 2016 porque Hillary Clinton no les convencía y daban por hecho que ganaría.

¿Pero, aún puede ganar Trump?

Como apuntaba atrás, para ganar la presidencia Trump necesitaría triunfar en Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Florida. Pero, sobre todo, tiene que lograr los 29 votos electorales de Florida.

Hay quienes sostienen que Trump ya no necesita de una remontada, sino un milagro o de una catástrofe ajena; que el futuro ha dejado de estar en sus manos y todo depende de lo que le suceda a su rival en estos últimos seis días. Los sondeos parecen sentenciar la caída de Trump y la llegada al poder de Joe Biden, pero en seis días cualquier cosa puede suceder.

Biden compresiona

En contraste, Biden tampoco la tiene fácil. Una semana antes del día de las elecciones, las redes sociales están plagadas de ataques contra el hijo de Joe Biden, Hunter Biden.

Una historia del New York Post sobre un disco duro de computadora recuperado provocó ataques sobre los negocios del hijo de Biden. Facebook y las noticias por cable han ido más allá para sugerir teorías nuevas y sin fundamento sobre lo que hay en el disco duro.

Una publicación de texto dice que Hunter Biden tenía 25,000 fotos de él torturando y violando a niños menores de 10 años en China en su computadora portátil.

Para el domingo, la teoría de la conspiración había llegado a Fox News. La presentadora de “Sunday Morning Futures”, Maria Bartiromo, señaló que un nombre escrito en el reverso de una citación federal incluida en la historia del Post parece pertenecer a Joshua Wilson, un agente del FBI que ha trabajado en casos de pornografía infantil.

¿Cuánto afectará las aspiraciones de Biden esta noticia que ha invadido en los últimos días las redes sociales? ¿Será capaz Trump de remontar en menos de una semana la ventaja de ocho puntos que le saca en las encuestas su contendiente?

Eso lo sabremos y lo analizaremos en la próxima columna sobre las elecciones es Estados Unidos. Seguimos.

4
0

Director Cambio Político


Revise también

Un cuento de hadas…

Fernando Berrocal Del diálogo multisectorial del Gobierno no salió un auténtico e inmediato Plan de …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.