Tiempos inéditos…

COMPARTIR:

…¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

La humanidad y los países, estamos viviendo un tiempo inédito.

Como seres humanos, agarrados de la mano del Señor, debemos asumir estas semanas con paciencia y solidaridad, cumpliendo estrictamente las medidas de salud, antes de que llegue la vacuna salvadora que nos dará la ciencia.

Como país, las necesarias decisiones económicas que complementan las acciones prioritarias y urgentes de salud pública, no deben jamás implicar más desempleo en el sector público y, hasta donde se pueda, en el sector privado.

El equipo de salud y seguridad pública, lo están haciendo muy bien. El equipo económico genera confusiones y las reglas del juego no están totalmente claras. Pero el balance objetivo es que el gobierno está haciendo bien todo lo necesario y que debemos prepararnos para medidas aún más drásticas.

El sector privado enfrenta una crisis sin precedentes y eso comienza a generar desempleo masivo. Convendría que el presidente Alvarado conozca y valore otras opiniones y no solo las del grupo neoliberal de su equipo económico.

Seguramente, en materia económica, al país le iría mucho mejor con criterios más amplios y heterodoxos que apegados a esa visión ortodoxa dominante. Si se desploma el sector privado, se desploma como un naipe entero todo el país.

El Poder Ejecutivo, sin demoras, debe recortar absolutamente todos los gastos presupuestarios superfluos, sin excepciones, en la administración central y en el sector descentralizado. También, con urgencia, en los otros Poderes del Estado, en las Municipalidades y en las Universidades Públicas. Así debería ser.

Se deben encontrar soluciones imaginativas de financiamiento y más apoyo económico para los sectores desprotegidos de nuestra sociedad. El desempleo podría superar el 20% y con ello se daría un aumento dramático en los índices de pobreza. Crear ese fondo de emergencia propuesto y generar subsidios solidarios a esos sectores desprotegidos, es ahora la gran prioridad nacional.

También hay que dar el ejemplo: el país se ha enterado que el Superintendente de Pensiones, ganaba al mes 9.5 millones de colones (más de US $15.000).

Y hay sueldos mucho mayores en el sector público. Con la regla fiscal, dicho salario quedó en 5.5 millones de colones. Pregunto: ¿Por qué no, dichos salarios, al nivel de ingresos de un Diputado o un Ministro de Estado, o sean unos 3? 5 o 4 millones de colones? Hay salarios públicos que son una ofensa.

Nadie se opone a un salario racional, justo y bien ganado en el sector público y menos a una pensión digna. Es la exageración de esos salarios y los pluses de privilegio, los que ofenden al país. A esos niveles sí se requieren acciones correctivas, pero no un impuesto desde los salarios bajos y medios de la administración pública, como se ha propuesto. Los ajustes con justicia social.

Con o sin coronavirus, Costa Rica necesita una Reforma del Estado y una verdadera ética política. No las farsas y mentirillas que se nos dijeron y predicaron hasta la saciedad y que nunca fueron.

Calificación: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

COMPARTIR:

Revise también

Los días de los cristales y los sueños rotos en Estados Unidos

Por James Reinl NUEVA YORK, 4 jun 2020 (IPS) – Estados Unidos vive días de …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!