Tiempo al tiempo…

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Dos actitudes sobresalieron en el traspaso de poderes del pasado 8 de mayo: La del presidente de la República Rodrigo Chaves, prometiendo con gran entusiasmo y firmeza “transformaciones históricas” para Costa Rica, y la del presidente de la Asamblea Legislativa, Rodrigo Arias, ofreciendo “diálogo constructivo, honesto y transparente” entre esos dos Poderes del Estado.

Teóricamente, es un excelente comienzo. Pero yo digo… ¡Tiempo al tiempo! Y no porque tenga alguna duda sobre las necesarias y urgentes trasformaciones estructurales que necesita nuestro país, sino porque he estado ahí en donde asustan y sé que se requiere no solo decisión, buenas intenciones y una hoja de ruta clara, sino porque se necesita también mucha capacidad de diálogo y un buen manejo de cintura para negociar y llegar a consensos viables y equilibrados. De eso se trata precisamente la POLÍTICA en Costa Rica.

Este no es un país fácil y existe, gracias a Dios y a nuestra propia historia republicana, un fuerte régimen de opinión pública y un pueblo con pensamiento crítico que sabe analizar, valorar e ir más allá de las promesas oficiales o de la oposición política y establecer sus propios criterios y opiniones. Tanto que un predecesor en la Casa Presidencial confesó que “no es lo mismo verla venir que bailar con ella” y así se perdió en la historia dicho Gobierno.

Hay que decirlo: el presidente Rodrigo Chaves se ve y se proyecta como un hombre lleno de firmeza y seguridad en sí mismo. Eso es bueno, porque se necesitará mucha firmeza y determinación para hacer esas “transformaciones históricas” que son estructurales y obligan a importantes acuerdos nacionales.
No era prudente, por ello, exagerar en su discurso inaugural y decir que “Es hora de que las promesas políticas añejas desaparezcan. Vivimos una preocupante situación en el país producto de la desigualdad originada por la corrupción y la mala administración de los últimos 60 años”.

Eso es mucho tiempo. En ese plazo histórico de 60 años hay mucha tela que cortar para bien y para mal e incluye a demasiados gobiernos y varios Beneméritos de la Patria que, con gran visión y fortaleza, hicieron sus aportes para una mejor Costa Rica y construyeron un país del que sentirnos legítimamente orgullosos. Ciertamente hay errores que corregir, pero también grandes aciertos y ese es un balance mucho más equilibrado, sensato y políticamente correcto para arrancar un Gobierno con minoría parlamentaria.

Sea como sea, solo por la vía de un diálogo “constructivo, honesto y transparente” entre el Poder Ejecutivo y la Asamblea Legislativa y también con la sociedad civil organizada y con mucho respeto a la libertad de prensa y al pensamiento crítico, Costa Rica podrá avanzar hacia esa sociedad democrática, próspera, inclusiva, desarrollada, sin corrupción y sin las actuales y grandes desigualdades, que es lo que todos anhelamos y que resume el justo propósito manifiesto de la Administración Chaves. ¡Nuestro mayor deseo es que sea así!

Revise también

ips

La batalla contra la inflación como excusa para la lucha de clases

Mayo 24, 2022 Por Anis Chowdhury y Jomo Kwame Sundaram SÍDNEY / KUALA LUMPUR (IPS) …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.