Supermán presidente

COMPARTIR:

Don Padre

José Luis Valverde Morales

José Luis Valverde

Ya algunos le encontraron un parecido con Clark Kent, aquel personaje de revistas y películas quien en un rincón y sin que nadie lo mirara, se convertía en Supermán, el héroe capaz de burlar los efectos de la kryptonita para imponer su ley en el orbe.

De ministro por carambola se convirtió en el personaje central de un drama con final incierto; tiene buena pinta y esto le ayuda, a tal extremo que algunos ya lo colocan en la silla presidencial o en el menor de lo casos, como en los memes, bailando por un sueño en un canal televisivo.

Arrollados en una ola populista, hasta los diputados fueron arrastrados por la corriente, ni siquiera intentaron huir como el hombre perseguido a balazos con su tabla de surf en las embravecidas aguas del Pacífico, al calor del momento aprobaron leyes draconianas, castigan a los dueños de vehículos por transgredir una medida que impide la circulación vial a partir de cierta hora, en Semana Santa a las cinco de la tarde, no a las seis o las siete, a sabiendas muchos se movilizan del trabajo a sus casas en medio de un tránsito caótico. ¡A las cinco y punto! Pero mire señor oficial: “¡Dije a las cinco y punto!”.

Es desproporcionado el combo de una multa abultada, aderezada con el retiro de las placas, para quien deseé obtener nuevamente la licencia la obligatoriedad de un trabajo comunal, aprobar de nuevo, (con nota arriba de ochenta), el examen teórico de conductor, personalmente lo siento abusivo por más que se quiera meter en cintura a tirios y troyanos.

Peligro

Esos súper poderes en manos de unos pocos son sumamente peligrosos; en muchas latitudes y hasta en la nuestra son el engendro de la corrupción. Alguien que unipersonalmente pueda decir sí o no, es apetecido por quienes saben como doblar conciencias, al final de cuentas, no en vano se acuño la frase: “todos tenemos un precio, el asunto es encontrarlo”.

¡Es una orden sanitaria! esas que durante décadas he mirado pasarse por el arco del triunfo, inmuebles insalubres siguen funcionando, conozco hasta hospitales a los que se les giró un mandato de este tipo, ni que decir estadios, tantos lugares por todos conocidos, en medio de las huelgas se giraron para instruir la apertura de servicios, solo se escuchaba la carcajada de los manifestantes.

Bajo la sombra del coronavirus tengo sospechas fundadas de que no todo está bien; hay garantías constitucionales, las siento manoseadas, cómo es eso de no permitir ni un paso en la arena o escuchar la sirena intimidante porque un grupo de muchachos conversan en una esquina, alguien debe corregirme o no entiendo, a partir de qué instante se rompieron las potestades de la Carta Magna, sin ser abogado, sólo los tratados internacionales están por encima de las disposiciones del constituyente, ahora como por arte de magia también las órdenes del ministro de salud, me pregunto y por favor oriéntenme los que saben. ¿De dónde emana ese poder?

Hasta la dinámica de la relación de los periodistas con los jerarcas cambió de la noche a la mañana y en otra flagrante violación constitucional se impuso la censura previa. Varios colegas se quejan sus preguntas no son tramitadas y ahora llegan a una mesa con un censor o censora quien decide cuáles sí y no.

Siempre escuché la máxima de no tomar decisiones en varias circunstancias, ni en la euforia (muchos al calor de los cuerpos han dicho me hago cargo del chiquito y luego en la meseta de la temperatura se quitan el tiro), tampoco en la tristeza, mala consejera capaz de llevar al suicidio, ante el enojo (la famosa hora del burro cuando hacemos actos de los que nos arrepentiremos el resto de los días).

Luego de la pandemia se debe hacer una pormenorizada revisión de lo actuado, se deben instituir cuerpos colegiados para la toma de decisiones, en un estado con división de poderes todos deben concurrir en momentos cruciales, por ejemplo, no se vale magistrados comiendo sardina con arroz blanco, mientras otros se toman atribuciones que pueden transgredir derechos constitucionales.

Lecciones para aprender

En todo esto la política asomo sus garras, en México, nuestro vecino del norte no hace muchos años apareció en la palestra el coquetón de Enrique Peña Nieto, nunca se supieron las circunstancias reales de la muerte de su primera esposa, libre del nexo conyugal se emparejó con una conocida gaviota de telenovelas sensibileras, esas carentes de contenido que tanto gustan.

“¡Peña bombón, te quiero en mi colchón!” el grito se extendía en las plazas públicas, así llegó al Palacio de los Pinos, sede entonces de la presidencia de la República y al final de su mandato muchos de sus “cuates” terminaron en cárceles norteamericanas, otros en la opulencia con dineros mal habidos y don pueblo como siempre, literalmente, llevándoselo puta.

Cuando esto pase queda mucho por pensar, otro tanto por revisar; lo más retador, una gran tarea para hacer, Supermán no existe, hay decisiones íntimas, no requieren héroes de tira cómica, menos políticos de ocasión, pequeños mesías con aspiraciones de transformar el mundo.

Calificación: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

COMPARTIR:

Revise también

Vladimir de la Cruz

Los colores socialistas del diputado Dragos Dolanescu

Pizarrón Vladimir de la Cruz El diputado Dragos Dolanescu Valenciano ha venido haciendo gala de …

Un comentario

  1. Mi amigo, usted conoce de crisis, usted estuvo en la CCSS, ante un evento de esta magnitud donde está en juego la salud y la vida de la población no se pueden tomar medidas blandengues, hay que actuar, no cabe el populismo al estilo de Chayo y sus secuaces (porque Daniel no aparece). Solo en el ANFE he visto posiciones de este tipo, ah y en Otto Guevara.

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!