Soñar no cuesta nada…

COMPARTIR:

…¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Debo decir con absoluta franqueza que a mí, ideológicamente, no me gustan para nada las políticas aislacionistas y proteccionistas del presidente Trump ni mucho menos su empeño de construir un muro en la frontera con México.

Pero no puedo negar, con igual transparencia, que me agrada mucho, y tiene mi más profundo reconocimiento, su firme actitud y su apoyo incondicional a la causa de la democracia y la libertad de Venezuela.

Si esta actitud del presidente Trump, más allá de los tejes y manejes de la política interna norteamericana y las eminentes próximas elecciones, en que el voto latino será fundamental, llegaran a significar un cambio en las relaciones multilaterales y bilaterales de los Estados Unidos con América Latina, en lo político y en lo económico, mi satisfacción y alegría serían mayores.

Significaría el necesario renacer de la OEA y de la cooperación hemisférica.

La razón es muy sencilla: si los Estados Unidos, en lugar de optar por el aislacionismo y el proteccionismo económico y construir un muro de 2.500 kilómetros en su frontera sur, optaran por integrar aún más su economía con Canadá y México e incluir en ese gran espacio de desarrollo y progreso económico a los países de Centroamérica, Panamá y el Caribe, se terminarían las enormes oleadas migratorias de pobreza hacia el norte y nuestra región se vería impulsada hacia nuevos y altos niveles de desarrollo y buen vivir.

En estos días, 20 mil hondureños marchan hacia el norte, huyendo de la pobreza y de la falta de oportunidades en la llamada Madre de las Marchas.

La reacción del presidente Trump ha sido ordenar el cierre de la ayuda de Estados Unidos a Guatemala, Honduras y El Salvador. Gran error, porque las migraciones solo se terminarán con desarrollo económico. Esa es la verdad.

Europa integró un gran espacio económico de desarrollo común y construyó la Unión Europea (UE), cuando economías fuertes y altamente desarrolladas como las de Alemania, Francia y los países nórdicos integraron a los países de menor desarrollo del Mediterráneo y, posteriormente, a raíz de la caída del muro de Berlín y el colapso del comunismo en la Unión Soviética, a los países del este europeo. Ese es el experimento político, institucional, económico y social más importante y significativo del siglo XX y la época post II Guerra Mundial.

Tanto que nadie duda, excepto los conservadores británicos atrapados en las glorias del pasado, que el “brexit” y el aislacionismo producirán enormes problemas económicos y sociales al Reino Unido, reducido a la condición de pequeña isla y fuera del espacio común de Europa.

Me pregunto: ¿por qué no construir, progresivamente, una pujante Alianza para el Progreso y una zona de desarrollo económico y tecnológico común entre Canadá, Estados Unidos, México, Centroamérica, Panamá y el Caribe?

Y luego… ir más hacia el sur de América.

Ese es el signo de los tiempos en época de globalización y acelerados cambios tecnológicos que, unidos a los mercados, las comunicaciones y el comercio internacional, transformaron al mundo en una irreversible aldea global.

Soñar no cuesta nada…

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…

COMPARTIR:

Revise también

Los niños de Hiroshima

Los niños de Hiroshima

A 75 años de los ataques con bomba en Hiroshima y Nagasaki Graciela Vizcay Gomez …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!