Somalia: Los muertos que ya no cuentan

Guadi Calvo

Foto: guerraeterna.com

Ya son tantos, los ataques y muertos que se producen en Somalia, que han dejado de ser noticia. Somalia, el Estado fallido por antonomasia, como un extraño efecto climático, geográfico o histórico terminará desapareciendo por completo de los medios. Sus muertos por la violencia fundamentalista, o por las hambrunas hijas de las sequías y las guerras, son tantos que ya no cuentan, ni a la hora de las noticias, ni a la hora de la piedad.

Un nuevo ataque, esta vez con 31 muertos, se acaba de producir en Mogadiscio la capital del país, durante las últimas horas de este miércoles; prácticamente en el momento de romperse el ayuno de Ramadán, un atacante suicida del grupo al-Shabbab, estrelló un vehículo cargado de explosivos contra el restaurante y club nocturno Posh Treats, el único sitio de la ciudad que funciona como discoteca. Tras la explosión, como es habitual en los ataques de al-Shabbab, hombres armados con fusiles Kalashanikov, abrieron fuego contra los sobrevivientes del primer impacto.

Mientras otro grupo de la banda fundamentalista, ya había tomado el local del restaurante Pizza House, frente a la discoteca haciéndose de varios de sus clientes como rehenes.

La rápida intervención de la policía generó un enfrentamiento que se extendió por varias horas en plena noche. Por la mañana se pudo saber que fueron cinco los terroristas muertos, sin que se reportaran otras víctimas entre rehenes y policías.

Este ataque, junto al producido el pasado jueves 8 de junio contra el campamento militar de Af-Urur, donde hubo otros 70 muertos, se inscribe en la campaña de atentados que al-Shabbab suele producir cada año durante el mes sagrado de Ramadán.

Por lo menos cien fueron los muertos de esta semana que se han reportado, un número despreciable para Irak o Siria, pero pasmoso para cualquier país europeo, que todavía insiste que sus víctimas cuentan mucho más que las de cualquier otra guerra en el mundo. Porque Europa, sin que se sepa, está en guerra, en una guerra que sus gobiernos han declarado, y sus pueblos, a cuenta gotas, están sufriendo y seguirán sufriendo.

Sería bueno saber cuántos europeos, cuántos británicos y cuántos londinenses aterrorizados, se habrán preguntado, mientras veían las dantescas escenas del incendio de la Torre Grefell, que hasta ahora produjo 12 muertos y unos sesenta heridos, si los terroristas habían encontrado una nueva manera de atacar.

La toma del campamento de Af- Urur, una localidad cercana a las serranías de Galgala, en la región semiautónoma Puntlandia, a unos 100 kilómetros de la norteña ciudad y principal puerto somalí de Bossaso, pasó desapercibida, aunque se produjeron 70 muertos.

Pero todo es muy remoto para lágrimas y plegarias, de todos modos el grupo fundamentalista al-Shabaab, que es quizás el único de los pocos grupos integristas de importancia que todavía no ha jurado fidelidad al Daesh y que continúa bajo la órbita de al-Qaeda, está desafiando al presidente norteamericano Donald Trump, y seguirá sumando docenas y docenas de muertos.

Trump calificó a Somalia como “zona de hostilidades activas”, lo que permitirá a los estrategas del Pentágono mayor autoridad para disponer ataques aéreos y ampliar el abanico de objetivo, reduciendo las restricciones de la fuerza aérea para prevenir bajas civiles. Además de permitir, por primera vez desde 1994, que Estados Unidos despliegue un contingente de 500 militares para entrenar y equipar a los hombres de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) unos 22 mil efectivos de Uganda, Burundi, Malawi, Nigeria y Kenia, que desde el 2007 combaten a la milicia integrista, a la cual las fuerzas de la AMISON obligaron a retirarse de la capital Mogadiscio y algunas otras ciudades del interior del país a un altísimo número de bajas, en agosto de 2011.

A principio de abril una decena de soldados de la 101ª división aérea de la base militar de Fort Campbell, en Kentucky, habían llegado a Somalia por pedido del nuevo presidente somalí Mohamed Abdullahi Farmaj, quien asumió en febrero último.

Durante años las acciones de al-Shabaab, estuvieron circunscritas al centro y sur del país, pero los ataques se han producido también dentro de territorio keniata como la de 2013, contra el centro comercial Westgate en Nairobi en el que asesinó a 67 personas, o el de abril de 2015 en la universidad de Garissa (en norte de Kenia), donde ejecutó a 148 estudiantes. Además ha atacado bases militares, pequeños pueblos y trasportes civiles en el interior de Kenia.

A partir de 2015, al-Shabaab, volvió a producir frecuentes y sangrientos atentados en Mogadiscio principalmente contra hoteles internacionales y edificios oficiales.

El último gran ataque en la capital se produjo el 7 de abril pasado contra la columna de vehículos que escoltaban al entonces recién designado jefe del ejército, el general Mohamed Ahmed Jimale, quien resultó ileso, pero murieron 15 hombres de su guardia.

En enero pasado al-Shabaab asesinó a decenas de soldados kenianos de la base de Kulbiyow, en la frontera entre Kenia y Somalia, a más de 1500 kilómetros del ataque del jueves, lo que habla expresamente de la capacidad táctica de despliegue de la organización wahabita ya que se produjo en el norte del país, un frente desactivado desde hace años, a casi mil kilómetros de la capital y a 1500 km de la frontera sur, donde se entiende al-Shabaab cuenta con áreas de seguridad.

No menos de 150 muyahidines había participado en el ataque contra la base de Af- Urur

El asalto, se produjo durante las primeras horas de la mañana, provocó 70 muertos y cerca de cuarenta heridos. Según algunos sobrevivientes, los terroristas ingresaron al campamento desde tres puntos diferentes, vistiendo uniformes muy similares al de los militares al grito de Allah akbar (Alá es grande), disparado con fusiles ligeros contra los soldados de la guarnición. Los testigos mencionan que algunos de los atacantes vestían chalecos explosivos, lo que produjo la desbanda entre la tropa local. Las bajas no solo son militares, sino también algunos civiles, entre ellas tres mujeres que cocinaban para la tropa del campamento Af-Urur, las que fueron decapitadas. Af Urur ha sido tomado reiteradas veces en años anteriores por la guerrilla integrista pero desde 2009 no se registraba un ataque semejante en el norte del país.

Al-Shabaab mantuvo la base conquistada durante varias horas y recién se retiraron cuando los refuerzos del ejército comenzaron a llegar a la zona, llevándose una gran cantidad de armas, municiones e insumos sanitarios, además de una docena de vehículos militares.

Las muertes que vendrán

La embestida de al-Shabaab no sorprende tanto por su violencia o despliegue cuanto por el lugar donde se ha dado, ya que los terroristas no operan desde hace años en las dos regiones pretendidamente autónomas de Puntlandia y Somaliland.

Ambas regiones, aunque no son reconocidas por ninguna organización internacional, se administran con independencia del poder central en Mogadiscio, y son la clara expresión de la disolución del país en guerra civil incesante desde 1991.

Al-Shabaab un desprendimiento en 2007 de la Unión de Tribunales Islámicos (UTI) recluta milicianos incluso en los barrios cristianos más pobres de Nairobi, a los que se les ofrece una paga mensual superior a la de cualquier trabajo medio, además de entrenamiento, armamento y una conversión rápida al Islam. Esta banda integrista, como en muchos otros países, también se ha convertido en una rápida salida del desempleo.

Tanto el Daesh, como al-Qaeda, han llamado a sus seguidores a realizar ataques y atentados durante Ramadán, el mes sagrado del Islam, por lo que este ataque, junto a la seguidilla de atentados producidos en estas últimas semanas, puede ser atribuido a este pedido, aunque en el caso de Somalia, no habría que descartar de ninguna manera, tal cual pasa también en Marawi (Filipinas), la posibilidad de haber recibido refuerzos provenientes de Irak y Siria, frentes que están siendo duramente castigados por los diferentes núcleos militares que los combaten particularmente en Mosul (Irak) y Rakka (Siria).

El nuevo presidente somalí Mohamed Abdullahi Farmajo, tras el ataque del jueves, confirmó que fuerzas de la UMISOM, junto al ejercito de su país, y se entiende que la aviación norteamericana, atacaron este último domingo la base de Tora-torow, un centro de entrenamiento terrorista en la región meridional de Lower Shabelle. El ataque aéreo fue la conclusión de una operación terrestre encarada por los somalíes y los hombres de la alianza africana.

Las acciones desafiantes del terrorismo fundamentalista que se registra en todos los países donde actúa, puede ser un indicativo de su agotamiento, incluso la crisis entre Arabia Saudita y Qatar, puede ser una muestra de ese cansancio, pero no cabe duda que si bien en algunos lugares puedan estar replegándose y parecer agotados, las virulencias de sus ataques se prolongarán por mucho tiempo, particularmente en países donde los muertos son tantos, pero suman poco y donde ya nadie los llora.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central.

En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.