Series 6: el Apple Watch siempre apunta más alto

Por Christoph Dernbach (dpa)

Series 6: el Apple Watch siempre apunta más alto
El Apple Watch Series 6 (der.) y el Apple Watch SE. El Series 6 cuenta con una pantalla que se mantiene permanentemente encendida, en tanto que la del SE solo se ilumina cuando se levanta la mano o se presiona la corona del reloj. Foto: Christoph Dernbach/dpa

Los diversos modelos de Apple Watch apenas se pueden distinguir a primera vista en la muñeca de los usuarios.

Las diferencias entre el nuevo Apple Watch Series 6, el nuevo modelo básico SE y su antecesor, el Series 5, son visibles luego de unos segundos: mientras la pantalla del Apple Watch SE se apaga para ahorrar energía, las del Series 5 y 6 se mantienen encendidas, aunque con apenas menos brillo.

Quien mire con un poco más de detenimiento, hallará una diferencia entre ambos relojes “always on” (siempre encendidos). ‘

Según Apple, el Series 6 tiene una pantalla dos veces y media más brillante en modo pasivo que el modelo del año pasado. Esto ya se puede notar en la vida cotidiana, incluso si el mayor brillo no es tan claramente perceptible como el valor de 250 por ciento sugeriría.

Si se quita el reloj de la muñeca y se mira en la parte posterior, se advierte otra diferencia. Nuevos sensores y cuatro luces LED permiten reconocer con el Series 6 el nivel de glóbulos rojos que transportan oxígeno en la sangre. Y con ello, medir el nivel de saturación de oxígeno en sangre (SpO2).

Oxígeno a la vista

Este indicador señala si el cuerpo cuenta con un buen nivel de oxigenación. También juega un papel importante en casos de enfermedades pulmonares crónicas, asma o apneas nocturnas, como también en caso de complicaciones respiratorias generadas por la nueva enfermedad covid-19.

Algunos deportistas que controlan sus signos vitales durante los entrenamientos también miran con detenimiento el nivel de oxigenación.

Los pulsioxímetros convencionales en la medicina miden el valor de SpO2 en un dedo o en el lóbulo de la oreja, mientras que el nuevo Apple Watch -como otros relojes inteligentes de otros fabricantes- lo hace en la muñeca.

El sistema del Apple Watch cuenta con luces LED que iluminan la piel, los sensores registran el color de la sangre y determinan así el valor de SpO2.

El procedimiento se basa en el hecho de que la sangre muestra diferentes colores dependiendo de su condición.

La hemoglobina saturada y cargada de oxígeno es de color rojo brillante y absorbe la luz roja en particular. La hemoglobina insaturada aparece de rojo oscuro a azulado y absorbe principalmente la luz en la gama de infrarrojos.

En pruebas prácticas, el Apple Watch 6 arroja valores prácticamente idénticos a los de un pulsioxímetro especial en la punta del dedo.

El Series 6 no es un aparato medicinal

Los médicos afirman que todo está en orden si los valores oscilan entre 93 y 100 por ciento. Pero si aparecen valores más bajos permanentemente, se debería buscar asesoramiento médico.

La propia Apple destaca esta función solo como una aplicación para fitness y bienestar y advierte de no inferir acerca del estado de salud a partir de estos resultados.

Esto también tiene que ver con el hecho de que el reloj quedaría enmarcado bajo condiciones legales mucho más estrictas si Apple declarara el reloj como dispositivo médico.

Al contrario del control de la frecuencia cardíaca, que fue presentado con el Apple Watch 4, el pulsioxímetro no debe ser activado con una aplicación particular sino que funciona en segundo plano, como por ejemplo a la noche para realizar un análisis del sueño.

También es nuevo en el Apple Watch Series 6 otro altímetro, que ahora trabaja de forma constante en segundo plano durante el funcionamiento normal del reloj y es mucho más preciso que los que venían en los modelos anteriores.

Los altímetros no solo son útiles para planificar los entrenamientos de los montañistas o ciclistas, sino que también permite medir con mayor exactitud actividades diarias como el uso de escaleras.

Sin grandes diferencias en el rendimiento

Apple ha mejorado su procesador principal S6, que se supone es un 20 por ciento más rápido que su antecesor.

Sin embargo, en la vida diaria no se observa una diferencia de rendimiento respecto del Series 5. Solo se percibe un poco más fluido el habla de Siri, el asistente de voz inteligente.

El nuevo procesador, según Apple, es más eficiente en el ahorro de la energía. Pero en la práctica aquí también se notaron apenas diferencias. El nuevo procesador probablemente se pondrá a prueba en uno o dos años, cuando se instale WatchOS 9 ó 10.

El Apple Watch Series 6, con carcasa de aluminio de 40 milímetros, está disponible a partir de los 418 euros (494 dólares), mientras la versión más grande de 44 milímetros cuesta 447 euros (528 dólares). En tanto, el Watch SE se puede conseguir a partir de los 291 euros (344 dólares).

dpa


Revise también

Google

Mucho en juego para Facebook y Twitter en las elecciones presidenciales

Por Michelle Quinn Monika Bickert, directora de gestión de políticas globales de Facebook, Nick Pickles, …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.