Reflexiones sobre las Cumbres de Santiago

COMPARTIR:

Carlos Manuel Echeverría

Carlos Manuel Echeverría Esquivel
Exdirector de Política Exterior

Me gustó la reunión de la CELAC y mucho la CELAC-UE. América Latina parece estar “enseriesándose”, aunque todavía falta por hacer, para ser un continente de naciones cada vez más autodeterminadas. La capacidad de integrarnos en la diversidad, una integración abierta apegada al multilateralismo, al ritmo de cada uno y respetando las diferencias entre uno y otro país, entre unos y otros subcontinentes, parece es lo que prevalece. Sin embargo, el pragmatismo hoy existente, no debe de ser tal, que nos aleje de valores claros, como lo son la práctica plena de los Derechos Humanos individuales y sociales internacionalmente reconocidos. El ejercicio del poder, tiene que ser como montarse en una rueda de Chicago; cuando se ejerce la actividad política se sube y se baja; y en algún momento, deja uno el carro para que otro se monte.

La CELAC se está convirtiendo en un mecanismo para convencer y no para confrontar; ese es el nuevo camino, el ilustrado. Recordemos siempre que al igual a como el dogmatismo termina matando todo, el pragmatismo extremo nos lleva a la quiebra ética y moral. La CELAC, sin caer en estridencias, parece estar llevando a la América Latina y el Caribe a menos contradicciones, a un centrismo flexible e integrador.

Así mismo, parecen estarse dando condiciones para cultivar una relación con la norteamérica anglosajona más equilibrada; una en que sin adoptar poses agresivas, los países latinoamericanos extendamos la mano hacia los EEUU, no con la palma hacia arriba, sino de medio lado, para estrecharla con la de ellos, en un apretón de manos que genere nuevas y positivas actitudes en todas las partes. Para que esa actitud sea sostenible, debemos realizar un esfuerzo extraordinario en el campo del desarrollo cientìfico y tecnológico, como lo han hecho los asiáticos; de lo contrario, seguiremos dependiendo de exportaciones de materias primas y alimentos sin procesar, lo que no está mal por un rato, pero como decía el maestro Prebish, es insuficiente para alimentar un desarrollo pleno. Si no mejoramos como lo hicieron los asiáticos, no se nos va a respetar con plenitud.

Algo notable también, es que las ideologias con planteamientos extremos estatizantes en cuanto a la forma de organizarse para producir, van dejándose de lado , para ser sustituidas por esquemas productivos más mezclados, que entienden las limitaciones del mercado y de la planificación, pero la necesidad de ambas herramientas combinadas y con sectores privados y laborales comprometidos unos con otros y con el desarrollo.

Hay que ponerle atención sin embargo, a generar las medidas que ayuden a paliar los costos de las tendencias oligopolísticas y en varios casos monopolísticas del capitalismo moderno, una realidad objetiva que no se combate destruyéndolo a aquel, pues sería ir contra la lógica evolutiva de la historia económica. Lo que se puede hacer es amainar sus embates y buscar formas de que el fruto de la potencia productiva capitalista, tienda a disfrutarse con mucho sentido social. La CELAC, puede jugar aquí un importante papel.

Respecto a Europa, al igual que es el caso con norteamerica, la relación debe de evolucionar -y ya lo está haciendo- a una más asociativa que dependiente. Sin embargo, las contradicciones y asimetrías no se pueden ignorar; algunas, como las de manejo político, son superables por los propios latinoamericanos y caribeños; se requiere coraje y claridad para hacerlo. Nos ocupamos mucho más que antes del componente social del desarrollo, aunque todavía falta; y en la política, tenemos que dejar que florezca el libre pensamiento y que todos, en todas las latitudes y con el debido respeto a las divergencias de pensamiento, tengan la misma posibilidad, mediante la institucionalidad apropiada, de participar plenamente en el ejercicio de los derechos políticos.


COMPARTIR:

Revise también

FANAL

FANAL: Análisis FODA

Elaboración: Lic. Rafael Barrientos Germé Comentarios: Arq. Oscar Rodríguez Mejías Datos Históricos La Fábrica Fábrica …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!