Redadas en Alemania contra derechistas que planeaban golpe de Estado

dpa
Grupos especiales de la policía de dirigen a un pabellón de caza en el este del país durante las redadas contra sospechosos de preparar un golpe de Estado. Foto: Bodo Schackow/dpa/Archivbild

Berlín, 7 dic (dpa) – Un soldado alemán en activo, una jueza berlinesa y un miembro de una familia de la nobleza se encontraban entre las decenas de sospechosos detenidos hoy en redadas a escala nacional contra un grupo ultraderechista que supuestamente pretendía derrocar al gobierno alemán.

Las redadas, en las que participaron unos 3.000 agentes de policía, tuvieron lugar en 11 de los 16 estados federados de Alemania así como en Austria e Italia. Se registraron unas 130 localidades. Un sospechoso -un antiguo oficial del ejército- fue detenido en Italia, cerca de Perugia.

Los sospechosos pertenecían a un movimiento terrorista anónimo vinculado al denominado movimiento Reichsbürger (Ciudadanos del Reich), según comunicó la Fiscalía Federal, encargada de investigar casos de terrorismo.

Los Ciudadanos del Reich rechazan fundamentalmente el Estado, sus representantes electos y todo el sistema legal, según la agencia alemana de inteligencia interior.

Su ideología se nutre de teorías conspirativas, suelen creer en la pervivencia de la Alemania imperial o nazi, bajo un Reich alemán basado en las fronteras anteriores a la Segunda Guerra Mundial.

El soldado en activo estaba destinado en la plantilla del Mando de Fuerzas Especiales (KSK) de las Fuerzas Armadas, dijo a dpa un portavoz del Servicio de Contrainteligencia Militar (MAD). Según la información obtenida por dpa, se trata de un suboficial.

La casa del soldado y su oficina en el cuartel Graf Zeppelin, en el estado suroccidental de Baden-Wurttemberg, fueron registradas en el marco de las redadas.

Entre los sospechosos también se encuentra una jueza de Berlín y exdiputada del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania, Birgit Malsack-Winkemann. Según informó hoy el tribunal, la magistrada dejará de desempeñar sus funciones judiciales habituales.

Uno de los cabecillas, ahora en prisión preventiva, es Heinrich XIII, conocido como Príncipe Reuss de Greiz.

Este hombre de negocios de 71 años del estado central de Hesse habría sido el presidente del comité central del grupo, con el objetivo de convertirse en un «futuro jefe de Estado» en caso de golpe de Estado.

Al parecer, trató de ponerse en contacto con funcionarios rusos como parte de su aparente intento de erigirse en líder. El Kremlin negó el miércoles cualquier implicación en el movimiento.

Los miembros del movimiento Reichsbürger suelen negarse a pagar impuestos y están convencidos de que Alemania está dirigida por miembros del llamado «Estado profundo», una teoría de la conspiración que también prevalece en otros países.

La agencia de inteligencia alemana calcula que el movimiento cuenta con unos 21.000 adeptos.

Se dice que el punto de partida de la investigación hecha pública hoy fueron los vínculos entre miembros del grupo desbaratado e integrantes de los llamados Patriotas Unidos en Alemania.

Los miembros de Patriotas Unidos detenidos en abril están acusados de querer secuestrar al ministro de Salud, Karl Lauterbach, por las restricciones dispuestas para frenar la pandemia de covid-19.

Veintidós de los detenidos están acusados de pertenecer a un grupo terrorista, mientras que otros tres son sospechosos de apoyar a la organización.

Además, hay otros 27 acusados en relación con el caso, según la fiscalía. Trece de los arrestados se encuentran en prisión preventiva.

Los miembros fundaron el grupo a finales de noviembre de 2021 a más tardar. Al parecer, estaba muy organizado, con un «consejo» de toma de decisiones, que incluía departamentos como justicia, asuntos exteriores y salud.

«Los miembros del ‘consejo’ se reunieron regularmente en secreto desde noviembre de 2021 para planificar la pretendida toma del poder en Alemania y el establecimiento de sus propias estructuras estatales», precisó la fiscalía federal.

Además del ‘consejo’, el grupo contaba al parecer con un brazo militar. «Este brazo militar está ahí para construir un nuevo ejército alemán», dijo el fiscal federal Peter Frank a la prensa en Karlsruhe.

«Según nuestras averiguaciones, el objetivo de la asociación es eliminar el orden estatal existente en Alemania, el orden democrático libre básico, utilizando la violencia y los medios militares», dijo Frank, añadiendo que también estaban motivados por la «ideología QAnon».

Los supuestos planes para derrocar al gobierno revelaron «el abismo de una amenaza terrorista», según la ministra del Interior, Nancy Faeser. Los autores estaban «impulsados por fantasías golpistas violentas y teorías conspirativas», dijo.

«Los militantes de los Ciudadanos del Reich están unidos por su odio a la democracia, a nuestro Estado y a las personas que defienden a nuestra comunidad», declaró.

Los líderes parlamentarios de los tres partidos de coalición -los socialdemócratas, los verdes y los liberales también condenaron el movimiento en una rueda de prensa conjunta.

«Nos tomamos muy en serio lo que hemos vivido hoy. El terrorismo de extrema derecha es uno de los mayores peligros para nuestra democracia», declaró la jefa de la bancada parlamentaria de Los Verdes, Katharina Dröge.

La operación fue una de las mayores desplegadas contra extremistas en la historia de la República Federal de Alemania. Los agentes se incautaron de abundante material.

Revise también

Micit

Costa Rica culmina proceso de apagón analógico

Costa Rica se convierte en el primer país Latinoamericano en completar transición a la televisión …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.