Reconstruir el diálogo nacional

¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Lo que está de moda en el país es ponerse radical, de uno o de otro lado. Defender posiciones a últimas consecuencias. A eso hemos llegado y pareciera que ese es el espíritu nacional del presente: la confrontación y no el diálogo.

Opino todo lo contrario. Creo que hay que reconstruir el diálogo nacional con los sectores y creo, firmemente, que ese es el camino democrático y la vía costarricense hacia el desarrollo integral de nuestra sociedad.

Y no lo digo solo como una concepción teórica y abstracta. Lo digo como una realidad y una experiencia que viví y en la que me correspondió actuar directamente, en medio de la peor crisis económica que haya vivido el país, como fue la de los años ochenta. Esta, la del 2018, no llegó a aquellos niveles.

Estoy completamente a favor de las reformas estructurales que necesita el país, pero creo que el liderazgo y las ideas necesarias para avanzar, no solo deben proceder de la Casa Presidencial y la suma de votos del PAC, el PUSC y el PLN que controlan el Congreso, sino de un proceso de convencimiento, en que participen todos los sectores del país y no solo los partidos políticos.

También los representantes de los empresarios y los trabajadores, las cooperativas y los solidaristas.

En una democracia tiene que haber oposición y este país es de todos. Esas son dos premisas esenciales que nunca debemos olvidar, ni disminuir, ni menospreciar. Sobre esa dialéctica es que se forja el destino de un país.

Lo que se avanzó con la aprobación de la así llamada reforma fiscal, fue tan solo un pequeño paso y ni siquiera las calificadoras internacionales le dieron mucha importancia, porque de todas formas bajaron la calificación país y eso tendrá implicaciones externas muy serias para Costa Rica en el 2019.

Lo que sigue este año es mucho más fuerte y lo cambios que necesita la estructura del Estado Costarricense y el régimen de privilegios en el sector público, debe manejarse con mucha capacidad política y eso pasa por abrir un diálogo constructivo, serio e inclusivo con todos los sectores, a nivel nacional.

La así llamada reforma fiscal del 2018 debió manejarse con mucho mayor capacidad política. El impuesto del 1% a la canasta básica no aporta casi nada y el argumento de la trazabilidad no es de recibo. Ese 1% y mucho más, debió salir de los sectores económicos de más ingresos y de un efectivo control en aduanas y en la gran evasión fiscal y tributaria probada que existe en el país.

Aquí nadie ha ganado mucho. Ni el gobierno y sus aliados políticos pueden hablar de un triunfo político excepcional, porque no lo es y, por el contrario, apenas se le pegó un pellizco al problema fiscal. Tampoco ganaron mucho los sindicalistas ante la ciudadanía. Y sobre todo…hay mucho que hacer por Costa Rica y el país es responsabilidad de todos, sin excepción, ni discriminaciones.

Arrancando enero, reconstruir ese imperioso diálogo nacional debería ser la gran prioridad de la Casa Presidencial.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Una respuesta a Reconstruir el diálogo nacional

  1. Gustavo Elizondo 03-01-2019 en 11:51 am

    Me extraña que don Fernando indique que la trazabilidad no es de recibo, que lo diga Avendaño se lo perdonamos por su ignorancia, pero viniendo de don Fernando, nos extraña; sería bueno que investigue un poquito más.

    Responder

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.