Quo Vadis PLN

COMPARTIR:

Claudio Alpizar Otoya

Claudio Alpizar

¿A dónde fue a parar el PLN?

¿Qué fue del otrora todopoderoso PLN?

¿Qué fue del partido responsable de la fundación de la Segunda República?

El Presidente del Partido Liberación Nacional -Guillermo Constenla- ha definido la participación del diputado verdiblanco Daniel Ulate en una actividad del PUSC como “un acto de traición, inadmisible e intolerable”. ¡Que exageración!

Por su parte el excandidato a la presidencia Antonio Álvarez Desanti, quien promovió a Ulate para que llegase a la Asamblea Legislativa, describe su participación en la actividad del PUSC como algo “imperdonable”.

¿Deberá morir por ese grandísimo pecado?

La Fiscal del PLN acude con prontitud -como no sucede nunca con cosas relevantes- a pedir al Comité de Ética de este partido la investigación del caso, y este Comité con una “eficiencia” sin precedentes, se pronuncia contra Ulate:

¡Matadle!

La resquebrajada Fracción Legislativa del PLN separa de inmediato al diputado Ulate y con determinación gritan:

¡A la horca el traidor!

En el PLN de hoy por cuidar las nimiedades, dejan que las cosas realmente importantes trasciendan sin la atención del caso. Recientemente hicieron una amnistía para perdonar grandes pecados políticos; para que todos aquellos dirigentes que se había ido o que no fuesen liberacionista, de la noche a la mañana lo volviesen a ser, sin importar la gravedad de sus ofensas o de sus actos.

¿Cómo se define hoy un liberacionista?

En el PLN de hoy poco importan las lealtades con los amplios sectores que siempre fueron su sustento y apoyo, eso no se evalúa. No importa que los maestros, solidaristas, cooperativistas, campesinos, sindicatos y la clase media costarricense le tengan una gran factura de reclamos políticos por haberlos abandonado como prioridades.

Algunos diputados actuales pueden con arrogancia apropiarse de la verdad absoluta y otros pueden afirmar no tenerle miedo al pueblo, y nada sucede para ser llamados al orden, para ser tildados de traidores por actos intolerables. Todo lo contrario, esas cosas si se perdonan, pero una nimiedad como la presencia de un diputado joven en una actividad de otro partido sí es un “pecado mortal” que obliga a despedazarlo y a declararle su muerte política inmediata.

¡Háyase visto mayor ridículo e inconsistencia!

Pero aquellos que hablaron pestes del partido, que dejaron tirada una contienda electoral y que han sido señalados con fuertes argumentos por corrupción o por mediocridad, son perdonados con una ridícula amnistía; sin importar que todo ello acrecienta en los ciudadanos la percepción de que la cleptocracia y la kakistocracia se apoderaron del PLN, eso es irrelevante.

¿Qué más tendremos que ver de aquellos dirigentes “liberacionistas” que buscan asegurarse de que el PLN muera? ¿Qué más ingenio tendrán para espantar seguidores?

Hoy los TORQUEMADAS hacen de una pequeñez una inquisición, los TARTUFOS se muestran con una profundidad inusual y junto con los “incorruptibles” ROBESPIERRES crucifican en forma conjunta a un joven por una inocentada e irrelevante acción.

Así se monta todo un teatro, pretendiendo que por ello serán evaluados por su alta ética y autoridad moral para recuperar la honra del PLN, la que muchos de ellos(as) han pisoteado con frecuencia en el presente y el pasado.

En el PLN hay gente extraordinaria, preparada y comprometida, pero para su desgracia no son quienes hoy dirigen los destinos del decano de la política nacional, no son las caras visibles de un partido que hoy actúa y funciona a “tontas y a locas”.

Politólogo


COMPARTIR:

Revise también

FANAL

FANAL: Análisis FODA

Elaboración: Lic. Rafael Barrientos Germé Comentarios: Arq. Oscar Rodríguez Mejías Datos Históricos La Fábrica Fábrica …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!