¿Qué nos pasó con la crisis?

Notas al tema

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Guillermo E. Zúñiga

En algunas participaciones públicas que he tenido en los últimos días, he dicho que, como país, no enfrentamos adecuadamente los retos futuros que nos impuso la gran recesión, que vivimos hace 10 años. Es más, pienso que aún estamos sufriendo los embates de esa crisis. Por tanto, entender este punto nos ayudará mucho a pensar el país hacia adelante.SIGNIFICADO. Estas cifras lo que nos dicen es que andamos muy lejos de las tasas de crecimiento que teníamos antes de la crisis. Después de esta tragedia, la economía nacional empezó a crecer a tasas menores y la tendencia ha sido a volverse más lenta. En este 2018 el crecimiento va a ser flojo también.

En el período “precrisis”, el desempleo y la pobreza fueron menores. En el año 2007 el desempleo fue 4,6% y la pobreza bajó a 16,7% (INEC). Después de la crisis, el desempleo se nos parqueó en un rango cercano al 10% y la pobreza volvió a los niveles previos, independientemente de la forma en que hagamos las mediciones.

Algo nos ocurrió que no nos ha permitido volver a los niveles pre crisis. Es claro que el ciclo económico nuestro está muy afectado por el comportamiento del ciclo de la encomia mundial. Sin duda, hay una alta correlación con el ciclo de la economía de los Estados Unidos. Pero los norteamericanos han superado bastante bien el impacto de la recesión.

Costa Rica también diversificó sus relaciones económicas, en particular con el establecimiento de relaciones diplomáticas con China y la firma de un tratado de libre comercio con los asiáticos. Es cierto que los chinos no crecen a las tasas del 10% o más que mostraron antes de la crisis, pero siguen siendo ser un motor de la economía mundial.

Puede ser también que Costa Rica haya desarrollado una integración comercial y económica mayor con los países de la región centroamericana, y que en conjunto la región esté generando sus propias sinergias, lo que exige una estrategia especial, pues lo que suceda en Centroamérica nos va a golpear y fuerte.

Desde luego, este comportamiento débil del aparato productivo ha tenido efectos en los resultados fiscales, tema que hoy nos tiene ocupados. Pero la pregunta a responder es cómo hacemos para crecer a tasas de al menos el 5,5% anual. Y aquí tenemos una tarea interna; una responsabilidad que está de nuestro de nuestro lado: es el diseño de nuestra política económica.

MEJORA COMPETITIVA. Siempre he pensado que lo que necesitamos es mejorar la competitividad y eso supone una “política económica integral” que no hemos impulsado. Durante mi gestión como Ministro de Hacienda le pedí al Banco Mundial que nos hiciera un estudio para mejorar la competitividad del país. En junio de 2009, en plena crisis, recibimos los resultados: el documento se llamó “Competitividad en Costa Rica”. Tal vez no es la panacea; pero sí una buena hoja de ruta que se debe mirar. Las autoridades impulsaron algunas de sus sugerencias; creo que todavía hay ideas que vale la pena rescatar.

CONCLUYO. Hay suficiente evidencia para pensar que no hemos enfrentado de forma efectiva los retos que la crisis nos planteó. Eso nos sigue impactando. Propuestas como la del Banco Mundial, remozadas, con visión integral de desarrollo, nos pueden ayudar. Todavía estamos a tiempo.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.