¿Qué nos pasa?

COMPARTIR:

El Rincón de Charlie

Carlos Roberto Martínez U.

Carlos Roberto Martínez

Cada día se puede observar que nosotros, los costarricenses hemos vuelto al “porta mi …”, cuando deberíamos continuar con lo que se inició cuando decretaron el confinamiento voluntario y necesario. Cuando se inició la emergencia provocada por el Covid-19, y que por las noticias que llegaban a nuestras fuentes de información provenientes de muchos países, nuestros ciudadanos le dieron importancia a la peligrosidad del virus y su pandemia.

Pasados los días movimientos solidarios se iniciaron, para ayudar a los que no tenían, muchos se abusaron, de la bondad de los demás, recibiendo lo que en realidad no necesitaban, pues tenían medios económicos para comprar. Pero eso es el espejo de lo que sucede con los programas sociales de nuestro país donde muchos se cuelan sin necesitar, como decía un amigo mío los parásitos sociales que quieren vivir a costa del estado sin dar nada para merecerlo. Y hablan por todos lados de corrupción siendo los peores de todos.

Pasados los días, las indecentes redes sociales se llenaron de críticas a las personas encargadas de la salud de nuestros conciudadanos, que la pandemia era una mentira, que no había necesidad del confinamiento, que la economía del país quebraría, y sin embargo día a día leían las noticias de otros lares donde el Covid-19 hacia estragos, pero como somos diferentes, aquí no pasaría nada, criticaban a los gobernadores de otros lados, pero pedían a los nuestros que hicieran lo mismo que ellos. La basura publicada por parte de los participantes en las redes sociales, venció a resistencia y entonces en lugar de dar el papel primario a la salud de los costarricenses, se pasó a dárselo a la economía. Y ahí están los resultados, nos estamos cayendo de pique.

Las autoridades, deberán iniciar un planteamiento nuevo, para la lucha contra el Covid-19, y para ello tendrán que crear nuevas normas de la relaciones sociales y laborales en nuestra nación.

1.- Para evitar la emigración ilegal, se deberán revisar los centros laborales urbanos y agrícolas, y el patrono que se vea mezclado en contratación ilegal, se le cierre el centro laboral y se le condene conforme a las leyes a multas y de ser posible a cárcel. Aquí no debe haber contemplación alguna.

2.- Los centros laborales que ya han trabajado con los programas de “trabajo en casa”, saben que la productividad ha sido en muchos casos superior a las expectativas que se tenían, y por lo tanto deben continuar con ello, mientras la pandemia continue, y porque no después de ella.

3.- Una de los acontecimientos más importantes que nos ha dejado la pandemia, es que los señores del sector turismo se dieron cuenta que existen los costarricenses, y ofrecen paquetes especiales para ellos. Ello con el fin de poder poner a funcionar su negocio. Ya no tendremos que pagar 5000 colones por una café. El sector de turismo, tendrá que esperar algún tiempo para recibir a extranjeros, debido a las medidas sanitarias internacionales, por lo que abrirse a los que si los pueden mantener ahora, es un paso adelante.

4.- La economía costarricense puede levantarse, pero olvidémonos de que le corresponde al estado levantar tal o cual sector, es a cada uno de los empresarios que le corresponde levantar de nuevo sus empresas, una dura labor pero si se puede. Para ello, los municipios, las oficinas gubernamentales, deberán de poner menos trabas a los tramites y el asunto de los impuestos deberá ser revisado. Las pequeñas empresas han sufrido, pero se han mantenido una gran mayoría, y debemos volver al antiguo lema que hace muchos años logró cambiar nuestra economía: COMPRE Y USE LO QUE COSTA RICA PRODUCE.

5.- Parece demasiado optimista, pero estos acontecimientos pueden hacer, que nuestra sociedad se vuelva más solidaria, mas unida, menos codiciosa, donde los costarricenses retornen a sus orígenes, y vuelvan a ser los ticos pura vida de siempre, no el que muchas personas han querido implantar, volver al tico del güipipía, el tico que no se avergüenza de su país, ese que abolió el ejército, el que defendió a los centroamericanos de una invasión extranjera. El tico que sabe levantarse en la adversidad, y volver a empezar.

6.- No se trata de sentimentalismos, nuestro pueblo, nuestra gente tiene valor, muchos han callado ante las penurias, pero han encontrado una mano amiga, solidaria, que les ha ayudado a pasarlas, que ha compartido con ellos, lo poco que tienen, pero que sabe que se puede hacer por el beneficio, del vecino, del amigo, del hermano. Por ello la pregunta de que nos pasa ?. Cuando cada uno de nosotros, nos la respondamos, habremos logrado entonces tomado las fuerzas, para que juntos, como un gigante que somos unidos, salir adelante, más fuertes y unidos como debemos estar.

0
0

COMPARTIR:

Revise también

Yayo Vicente

Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra…

Por Yayo Vicente Estamos ya en el segundo tiempo de la pandemia, siendo optimistas, nos …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!