Que mae tan IN-SO-POR-TA-BLE*

Volví a Suiza No. 21

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

Cuando estaba güila (uuuuuuuuuuu hace tantos años…) un día, jugando de “combate”, uno de esos matones de barrio, hoy sería un bully, me quitó el casco, yo furioso le reclamé y con mi mejor acento liberiano de entonces le dije: devolveme mi casjjco, y empezaron las burlas y burlas, que nica regalado, que nica…y yo muy serio dije: no, yo habló así porque mi abuelita es francesa…

“Castrosalazar: no me jodás, para que tanto cuento, ¿tu abuelita? No jodás, tu bisabuela, ¡jugando a francés! Qué mae tan ridículo, ¿y para qué tanto cuento?—me inquirieron desde adentro.

—Suave, suave— lo que pasa es que estoy por estos días en Francia y….

“Castrosalazar: qué tiene que ver….podrías estar en cualquier lado y echar el mismo cuento, no te das cuenta que ya cansás con esa vara de origen francés…¡actualizate, mae, actulizate! Que pereza mae…”—me regañaron.

—…es que a pesar de eso, que desde carajillo el tema Francia ha sido importante en mi familia, tomé un tren desde Lausanne a Marsella, y fue un agüeve tras agüeve, balde de agua fría tras balde de agua fría, los trenes franceses feos, viejos y sucios, nada les funcionaba y cuando llegué a Lyon a cambiar de tren, para seguir a Marsella, casi caigo en cruz, lo juro por esta… —dije

“Castrosalazar: que cuento tan aburrido…abreviá”—me dijeron

—Era tal el aterro de gente, la poca limpieza y gente fea “viéndome” con ojos de qué le quito a ese polo de mierda que se bajó del tren que viene de las montañas (dicho sea de paso los suizos son vistos como polos montañeses con plata, yo solo venía en el tren….ni suizo, ni polo, ni montañés, ni con plata ), tanto miedo me dio que busqué donde esconderme, encontré un palito, estaba aterrorizado….

Desde

“Castrosalazar: ¿miedo al aterro de gente? ¿gente fea? ¿gente fea? ¡Racista de mierda! ¿solo porque tienen ascendencia del norte de África? ¿No te das cuenta que son igualiticos a vos?¿a qué jugás?

Y traté de seguir con el cuento: los trenes si bien feos van descue…

“Castrosalazar: ¿dijiste que te dio miedo? ? A cochinada de hombre, ¡Achará cuerpo! Compré perro mae…que pendejo…No sé si te has fijado —porque yo si lo hago siempre— que la gente te tiene miedo, sí, oí bien: LA GENTE TE TIENE MIEDO A VOS, ¿acaso no viste la doña de la estación, la blanquita como la leche, con los ojos de miedo que te veía, te veía con ojos de ´me va asaltar´?”—me dijeron con fuerza y malacrianza

No le di bola. Los trenes franceses si bien feos van descuechados, a 285 kph, pa’mis adentros me decía: —si le dan el mismo mantenimiento a los frenos y al motor que a los baños y a los asientos estamos jodidos todos ustedes—

“Castrosalazar: vos que jugás a mae leído, que lees de todo para estar informado…¿no has leído que Francia tiene uno de los mejores sistemas de trenes del mundo?—me recordaron.

Llegué a Marsella, y recordando un incidente güeso –que casi termina en ¨mecos¨– que tuve con un taxista en Bruselas hace algunos años porque pedí un taxi para que me llevara como a un kilómetro de la estación me dije:—¨ese trago no lo tomo de nuevo¨ había leído que el hotel quedaba a un minuto de una estación del metro, así que tomé el metro: ERRRRRORSSSSSSS, ERRRRRORSSS DE ERRRRORESSS.

“Castrosalazar: ¿ERRRRORSSSS?, ¿ahora estás jugando a Cartago (del otro lado del río Lagarto se le dice así a cualquier persona que viva de San Ramón a Paraíso)?

El metro más sucio que el tren, más solo y más lleno de gente fea, Y SÍ LO SÉ: PARECIDA A MI, que me veían con ojos de asaltarme, sin mascarillas…covid, covid, covid, covid… me acordé de Perdidos en el Espacio…“peligro Mauricio Castro, peligro”…..solo maes, ninguna mujer por ningún lado……

De inmediato: me revisé mi máscara a ver si estaba bien colocada en un acto reflejo…

Desde

Acto seguido “otié” el panorama, me hice un chequeo mental para ver que me podían robar y concluí que todo, TODO, y me busqué un lugar para reducir mi vulnerabilidad, como dicen los manuales y recomendaciones de seguridad.

En el lugar, seguramente pensando igual que yo, había una muchachita achucuyada como un pollito…me acerqué a preguntarle si esa línea del metro era la correcta, porque no quería andarme moviendo en falso porque parecía a “María chunches” (por aquello de ay María se vino con todo lo que tenía…), la muchacha tan oscura como yo, cuando notó que ¨mi francés¨ no era de ahí, me contestó que sí era la línea adecuada y casi que se me tira encima para que la cuidara….
“Castrosalazar: que mae tan cansón y tan pendejo, ¡que expresiones tan racistas!”—me dijeron.

Llegué a mi destino sano y salvo y por eso puedo contar este cuento.

Debo reconocer que tenía años de años de no sentir tanto miedo, creo que la última vez fue pasando vacaciones veraniegas, antes de entrar a clases —como se hacía antes— cuando por error cogimos el último bus del Puerto a Chacarita, que era la última parada y lugar de destino, y la cazadora iba a Chacarita pero no por la calle principal, sino al otro lado del cementerio, y para poder llegar a la casa de veraneo de unas primas la opción era atravesar el cementerio o devolverse lo andado, imagínense: a medianoche, todo oscuro, pasando en medio de tumbas…cagado del susto, corriendo sin ver nada, así me sentí en este viaje.
“Castrosalazar: ves que sos un pendejo….”—me dijeron

“Castrosalazar: en resumen… ahora te sentís suizo, ves a los franceses por debajo del hombro y a la gente de tu color la ves como peligrosa, dispuesta a asaltarte….con razón dicen que decía Víctor Hugo: que se cuiden los perros del perro que se vuelve lobo”—me dijeron con fuerza a modo de regaño.

No le hice caso, me hice como el que no oí nada, simplemente me dije para mí: –Suiza es más limpio, la gente recoge la caca de los perros, es más ordenado, más seguro, más fresquito y no hace este calor playero como aquí, no hay tata gente con cara de querer asaltarme, es el primer mundo aquí es como el tercero….—

Castrosalazar: te oí, se te olvida que siempre te oigo aunque no hablés, solo una cosa te digo: estás, además de pendejo y racista….insoportable, que mae tan IN-SO-POR-TA-BLE”, ¿que te estás creyendo?—

*Tanto me asusté que aun hoy no pude acomodar bien mis ideas ni revisar bien la ortografía ni la coherencia del relato… Désolé 


Revise también

UPAD 2.0

Luis Castrillo Marín En febrero del año pasado el Poder Ejecutivo costarricense publicó en el …

2 comentarios

  1. Gustavo Elizondo

    Vio mae, aquí nos asustamos cuando nos montamos en el bus de La Carpio o de Conce, donde por cierto hay gente maravillosa, no solo chapulines. ¡Usted hasta donde fue a asustarse! Gracias Mauri, con usted ya conocemos Suiza y Francia, tal como son, no solo como salen en las postales.

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.