Profesión o empleo

Parehara

Oscar B. LLanes Torres

Oscar B. Llanes

La Diplomacia es una actividad profesional que nuestro tiempo exige, es un imperativo conforme el contexto actual, es necesario recordar la propia definición de esta ciencia y arte “La Diplomacia es la acción que los Estados soberanos poseen para ejercer las relaciones internacionales”, tienen diversas tareas específicas de la profesión, la REPRESENTACIÓN, la OBSERVACIÓN, la INFORMACIÓN, y la PROTECCIÓN a la sociedad nacional”, para realizar la difícil faena precisa la formación académica y práctica pertinente, el Estado debe asumir el protagonismo en la búsqueda de implementar el ejercicio profesional de la misma y marginar la pretensión del sector político y otros que obstaculizan el servicio a la patria, mediante la formación integral del funcionario público abocado a la rama de la diplomacia, que no se puede improvisar, carecer de las herramientas básicas de la profesión, así como, el perfil adecuado que obliga el ejercicio.

El sistema internacional supone que la ausencia de un servicio profesional aumenta la posibilidad del fracaso y perjudica los intereses nacionales, sin ella estaríamos en la “ley de la Selva“, estaríamos sujetos a las voluntades y las medidas de presión del más fuerte, en forma irremediable se impondría al más débil.

La diplomacia como actividad profesional tiene su lenguaje, su mejor herramienta, siendo la manera de conducir al Estado por la vía pacífica, la negociación, el consenso y el compromiso, es la óptica que evita y rechaza el uso de presiones de cualquier naturaleza, en una negociación de profesionales todos ganan, porque una parte de la discusión en una deliberación profesional tiene su ritmo, su tiempo y el logro de las pretensiones garantizan la sustentabilidad por quien usa debidamente el estilete, el mejor manejo del mismo en la batalla del esgrima diplomático, el perdedor o perdidoso, al no tener la ventaja del hábil uso de las herramientas , tarde o temprano, todos pagaríamos el precio de la improvisación y el mal manejo de las herramientas, se resentiría el sistema regional o internacional, estimulando la “incertidumbre y la inestabilidad” , estas situaciones crean un ambiente negativo y nocivo a las relaciones internacionales, repercute en el orden interno por la nula representatividad profesional, no permiten construir sólidos edificios de credibilidad fragilizando las relaciones internacionales, las relaciones de cooperación, de amistad, de interés común son todos esenciales para el ambiente paz y no crispación, las organizaciones internacionales regionales y universales, son escenarios políticos, donde prevalecen voluntades del poderoso que anulan las demandas de los débiles, por lo tanto, no es propio el escenario para la diplomacia profesional, sería bueno como oportunidad de ensayar la vocación, fortalecer el espíritu y el aprendizaje.

Las relaciones bilaterales es el campo apropiado, obtendrá logros el mejor preparado, cuando “la cabeza no piensa el cuerpo se resiente”, el sistema internacional tiene varios actores en este tiempo, la diplomacia debe armonizar voluntades dispares, intereses diferentes, vicios opuestos y carencia de virtudes, en ese ambiente se debe encontrar las soluciones que el diplomático profesional por su carácter de observador la detecta y la corrige, en ella se excluye la violencia y la presión, busca un denominador común que satisfaga a las partes, el diplomático debe conocer la geografía en que se encuentra negociando, conocer el alma del adversario, sus objetivos como Estado, las metas como nación, hoy las comunicaciones instantáneos se hacen más fáciles las tareas, evitando la intromisión de aventureros vanidosos y torpes.

El día a día de la función el profesional conoce y digiere con facilidad, el oportunista encara su día a día como trofeo, el de conquistar y lucir los logros, utiliza mecanismos que no son las más honorables y recomendables, el diplomático debe hablar con la verdad que es su herramienta principal.

LAMBARE, PARAGUAY

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Diplomático (J) y Profesor Universitario Paraguayo.

Parehara es una palabra en Guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, que significa mensajero


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.