¿Por quién votar?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Si no fuera por don Pepe Figueres que abolió para siempre el Ejercito Nacional y convirtió los cuarteles en museos, hace mucho que los militares habrían dado un cuartelelazo, como en cualquier otro país en América Latina. ¿Por qué no?

Hace 20 años y cinco gobiernos que caminamos para atrás como el cangrejo.

Nos salva una fuerte y extendida conciencia democrática construida por medio de la educación y que nos acompaña desde los viejos y brillantes liberales, así como la Seguridad Social y la institucionalidad democrática que nos heredaron el doctor Calderón Guardia, don Pepe y la extraordinaria Generación de 48, aunque al día de hoy la Constitución Política de 1949 urge de varias reformas.

El PAC y el Presidente Solís no entendieron que los 1.300.000 votos fueron un voto de rechazo al PLUSC y, desde el gobierno, convirtieron la promesa del cambio en una atroz mentira, lo que tiene aún más enfurecida a la ciudadanía y a la inmensa mayoría de costarricenses que, conscientes o no, ideológicamente se ubican en ese amplio y gran centro democrático y progresista que hizo el cambio a mitad del siglo pasado y gobernó cuando el PLN era de verdad social demócrata y el PUSC de verdad social cristiano.

Al país actual se lo está comiendo la corrupción que viene desde antes y el PAC que nos llevó a un escándalo sin precedentes en tres poderes de la República y un banco del Estado, debilitando peligrosamente al Poder Judicial. Estemos claros: sin plena independencia e integridad judicial, cualquier país democrático se derrumba y acaba en el autoritarismo o en el populismo.

La inseguridad ha llegado a niveles fuera de todo control. El asesinato de un Fiscal, por dos sicarios en moto, nos pone ante la realidad de Colombia en los terribles años de Pablo Escobar, inundados de droga y mafias de traficantes. La inseguridad está en un límite intolerable y hasta cobran peaje y atemorizan a los empresarios del centro de San José. Solo nos falta una epidemia de maras. Este año batiremos como país todos los récords de crímenes y asesinatos.

La infraestructura de carreteras colapsó. El GAM es un gigantesco caos, con presas interminables, alcantarillas desbordadas, calles inundadas y muchas horas perdidas para miles de honestos ciudadanos que pagan sus impuestos.

Sin embargo, cuando más necesitamos soluciones para hacer reformas consensuadas y generar empleo, la campaña electoral está disminuida por las campañas oscuras y de mano izquierda de dos candidatos en las redes sociales.

Costa Rica necesita un cambio de verdad y un liderazgo fuerte y rompedor que, a la vez, genere confianza nacional y sea capaz de enfrentar y acabar con la impunidad y la corrupción, así como negociar y concertar Acuerdos Nacionales y generar convergencias sectoriales básicas, o en el próximo gobierno el país entrará en una crisis de graves consecuencias negativas para Costa Rica.

El país está urgido de ideas y propuestas. No de insultos y manipulaciones. Decidir por quien votar en febrero, es un acto libre, soberano y responsable.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.