Por la boca muere el pez…

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

A muchos políticos de los últimos tiempos, se les puede decir y recordar aquel viejo refrán popular de que “por la boca muere el pez” y que el expresidente Luis Guillermo Solís, enfrentado al abismo radical entre lo que decía cuándo era oposición y lo que hizo cuando llegó al gobierno y al poder, sintetizó en aquella frase memorable: “no es lo mismo verla venir que bailar con ella”.

Tal vez por ello y con toda la razón, porque no se puede defender lo indefendible, el fundador del PAC ha decidido renunciar a la vida pública nacional y refundirse en el silencio de su cargo como representante en el BCIE.

Confieso que a mí me dio una cierta pena ajena ver a la Canciller de la República al borde de un ataque de nervios, como el título de la famosa película española, en su comparecencia ante la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público. Conste que tengo un personal aprecio por Epsy Campbell y por su familia y respeto por su trayectoria y luchas en la Asamblea Legislativa.

Igualmente, y lo afirmo con objetividad, no tengo duda alguna de que Ottón Solís, que es un excelente economista, hará un muy buen papel en el BCIE y que, por esa vía, el país y toda la región centroamericana se beneficiarán con proyectos de desarrollo económico y generación de empleo.

Lo que pasa es que el PAC hizo, en oposición, de la ética y la moral pública una razón de ser y a esos principios y valores se los llevó el viento y la necesidad.

Desde la acera de enfrente, no considero que en ello haya ninguna victoria política. Todo lo contrario. Es una derrota política para el país y para la política.

O el caso del ex embajador ante la ONU y ex precandidato del PAC, que se hizo despedir y pagar prestaciones millonarias, para de seguido asumir el alto cargo de Ministro de Información. Ahí la mula definitivamente botó a Genaro.

Cuando era Diputado decía pomposamente: “Nuestro Servicio Exterior tiene que estar ajeno a las influencias políticas. El clientelismo político nos pone en una posición débil en el concierto de las naciones”. Ahora, como vocero gubernamental, anuncia y defiende los controversiales nombramientos en el Servicio Exterior de los antiguos ministros del primer gobierno PAC.

Sí, definitivamente, por la boca muere el pez y también muchos políticos.

Estemos claros: Lo hizo también el PLN y el PUSC. Ahora lo hace el PAC y ampliado a los nombramientos internos en la Cancillería de la República. La excepción que es legal, se hizo regla al nombrar tantos embajadores políticos.

La ciudadanía se pregunta: ¿Cuál es la diferencia? Absolutamente ninguna. Excepto las rajonadas éticas del pasado y la rasgadas de vestiduras cuando se era oposición, porque ahora que se es gobierno el discurso es otro y al revés.

Es el triunfo definitivo del Tartufo en el cínico y humorístico teatro de Moliere.

Pregunta ingenua: ¿O será que así es la política? Algunos pretendemos que no.

Evalúe este artículo: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Ninguna calificación todavía)
Cargando…
Comentar en Facebook

Relacionado:

Revise también

Leiner Vargas

Emprendimiento y empleo, urge reactivar economía

Reflexiones Leiner Vargas lvargas@una.ac.cr Uno de los elementos centrales de la sociedad y la economía …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!