Política, ética y periodismo

…¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Después de la pregunta por el ser y la existencia, el tema de las relaciones entre la ética y la política constituye un capítulo fundamental de la filosofía, en todas las escuelas de pensamiento e innumerables libros de ética y política.

También es tema de excepcionales obras de teatro. El Tartufo del inmortal Molière, nos presenta a unos personajes farsantes, mentirosos e hipócritas que viven, engañan y practican una doble moral, autoproclamándose a la vez la quintaesencia de los valores éticos y enjuiciando a los otros con la ferocidad de su lenguaje inquisitorial.

La política y todos los partidos políticos están llenos de esos Tartufos.

Siempre he creído que lo moral y éticamente correcto es asumirnos a nosotros mismos como seres humanos imperfectos y pecadores que, a lo largo de la vida, cometemos muchos errores, pero que siempre podemos perdonar, mejorar y crecer como personas y ciudadanos, engrandeciendo así la política.

Así entiendo las relaciones entre la ética y la política. De una manera muy sencilla y directa. Es una cuestión intrínseca de valores, principios y lealtad.

Por ello, siempre me produjo una profunda desconfianza el partido político que, proponiendo un cambio político, se transformó en una Santa Inquisición.

Hasta que sus engaños y mentiras los descubrió la santa libertad de prensa. En especial, destaco el papel fundamental de Extra, al servicio de la veracidad y la objetividad de los hechos y dándole espacio a todos los actores, sin excepción, para hacer sus denuncias y sus descargos, como debe ser y en contraste con otros medios de prensa que solo ven una parte de la historia.

La última entrevista al Tesorero del PAC es demoledora, sobre la ética de la cúpula del PAC y su fundador Ottón Solís y sobre las cuentas que se le deben pedir al hasta ahora intocable y magnánimo Tribunal Supremo de Elecciones.

Corrupción seguramente siempre ha habido en Costa Rica, pero en los últimos 20 años y seis gobiernos (dos del PUSC, dos del PLN y dos del PAC) la corrupción ha tocada a las cúpulas de todos los partidos políticos, al Poder Ejecutivo, al Legislativo y al Judicial, a las Municipalidades, a dos bancos estatales, a varias instituciones públicas esenciales y ahora al Tribunal Supremo de Elecciones.

La falta de ética está matando nuestra política nacional.

No me gusta ni justifico ninguna cacería de brujas. Menos la campaña de odio y desprestigio que utilizó el PAC como arma política para llegar al poder y al gobierno. Pero lo que bajo ninguna circunstancia puede suceder en nuestro país es que prevalezca la impunidad. Eso es igual o peor que la corrupción.

Tan grave como la corrupción es la impunidad. Si líderes y dirigentes políticos del PUSC y el PLN han pasado por los Tribunales de Justicia, llegó la hora de la verdad para Ottón Solís y la cúpula del PAC. Así lo exige toda la ciudadanía.

La palabra la tiene el Ministerio Público.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.