Periodistas confundidos

El Sereno

Álvaro Campos Solís
campos.solis.alvaro@gmail.com

Alvaro Campos

La bronca intermitente e interminable entre el presidente Chaves y algunos medios informativos o algunos medios con el presidente Chaves parece que confunde a algunos periodistas, en particular a colegas que ya están pensionados. La confusión consiste en que si el mandatario lanza críticas contra los empresarios de ciertos medios informativos los colegas de mi generación creen se está refiriendo a ellos.

La información publicada por el periódico digital CRhoy, el miércoles 3 de agosto, uno de los más acérrimos críticos de la administración Chaves Dobles, dice: “esta vez sus ataques los llevo a los insultos, pues al referirse a varios medios de prensa los trato de “ratas”.

Resulta inexplicable esa resistencia a entender que el pleito está planteado desde que el ciudadano Rodrigo Chaves se postuló como candidato presidencial. Desde ese momento, los empresarios no tuvieron la menor consideración con aquel aspirante y, literalmente, le echaron encima toda su maquinaria. Una vez que Chaves llego a Zapote, la persecución se ha hecho más intensa.

La consigna fue evitar que Chaves Dobles alcanzara la Primera Magistratura de la Nación. Los empresarios perdieron el pulso. Los periodistas que nos han relevado ni perdieron ni ganaron, siguen laborando conforme a un contrato de trabajo.

Echarles la culpa a los periodistas, por lo que publican los periódicos seria como endosarle la culpa a la partera cuando el niño nace feo.

Ahora esos periodistas de la vieja guardia se rasgan las vestiduras por el comportamiento irrespetuoso del presidente que primero acuñó el término “prensa canalla” y tan solo el pasado miércoles comparó a la prensa con las ratas. Los colegas le piden al presidente Chaves que sea respetuoso con los comunicadores y con su investidura.

A mi me preocupa y me daría mucha pena que un día sea la gente del pueblo la que llame “ratas” a los periodistas.

Dios quiera que en nuestro país no surja nunca un libro con el título “prensa inmunda” como el que circula hoy en México, en el que se consigna el entramado y componendas entre funcionarios públicos y empresarios mediáticos para robarle el dinero al pueblo azteca.

Mis colegas, cuya buena fe no cuestiono en absoluto, están convencidos de que toda crítica oficial contra las empresas informativas lesiona la libertad de expresión. Con ese fundamento piden, exigen, el pronunciamiento de los ex presidentes del Colegio de Periodista de Costa Rica. Poco les falta para acudir a la tristemente célebre Sociedad Interamericana de Prensa, cuya esencia es velar por los intereses de los empresarios y de paso perseguir hasta su desaparición a los colegios de periodistas.

Lamentablemente ninguno de nosotros los periodistas tuvo las agallas para cuestionar al Diario Extra que durante cuatro años se lanzó abiertamente en contra de la administración Alvarado Quesada, al punto que solapada o abiertamente apoyó las huelgas sindicales y los movimientos de protesta con fines político-electorales que en conjunto le causaron un daño de enormes proporciones al país.

La coyuntura que surge entre el presidente Chaves y las empresas informativas sirve a otros propósitos. Alguna gente ve la posibilidad de subirse al carro de la política, aunque sea en partidos políticos en estado de coma, con tal de colocarse en el lugar indicado que le permita aparecer, por lo menos, como aspirante a diputado.

Con respecto a la opinión expresada por diputados de oposición tiene una significación relativa, ya que parte de su trabajo es criticar al gobierno de turno. Es lo mismo que hacen aquellos colegas que en administraciones anteriores ocuparon la jefatura de prensa de Casa Presidencial y en la Asamblea Legislativa.

Ojalá que la Junta Directiva del Colegio de Periodistas de Costa Rica no caiga en la trampa de pronunciarse sobre un problema que no le atañe al gremio, salvo a aquellos colegas que aún no logran digerir el veredicto del pueblo en las urnas electorales.

Periodista

Revise también

Copernico

Nicolás Copérnico, padre de la astronomía moderna

Por Juan Jaramillo Antillón Ahora que el mundo, gracias al nuevo telescopio estelar, observa con …

Un comentario

  1. Gustavo Elizondo

    Don Álvaro, con todo el respeto que le tengo, pero creo que está perdiendo el rumbo de la objetividad en defensa de lo indefendible. Aprendí de mi papá, un ex combatiente del 48, a rechazar cualquier cosa que se parezca a dictadura, donde la prensa simplemente se acalla. Ejemplos los tenemos en Venezuela, Nicaragua y El Salvador, jamás desearía que mi país se parezca a ellos. Bien lo dijo Voltaire «Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo».

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.