Pasado o futuro de Liberación Nacional

COMPARTIR:

Fernando Berrocal Soto

Fernando Berrocal Soto

Congreso Nacional como ordena el Estatuto Orgánico realizar cada dos años o Jornada de Reflexión como prefiere llamarla el Ex Presidente José María Figueres, lo cierto es que al PLN le urge hacer un alto en el camino y que, sin exclusiones, los liberacionistas de todas las tendencias y foros de reflexión, nos reunamos y nos preguntemos: ¿Cómo debe ser la organización partidaria y qué ideas fuerza debe defender un partido social demócrata, como el PLN, en el tiempo concreto en que vivimos y de cara al futuro?

A menos de dos semanas de la próxima Asamblea Nacional en que se escogerá al nuevo Comité Ejecutivo Superior, tenemos dos tesis en el PLN: los que creemos en esa convocatoria y los que defienden que todo está bien y que no hace falta cuestionar mayor cosa, porque lo hecho por las dos últimas administraciones del PLN es lo mejor que le ha pasado al país y a los costarricenses, aunque 1.3 millones de ciudadanos votaran contra el PLN.

Las cosas en su lugar: las conclusiones del Congreso Daniel Oduber, que tanto se citan, se produjeron hace 10 años, antes de los últimos gobiernos del PLN.

La mayoría de sus conclusiones, en lo que al partido se refiere, nunca se pusieron en ejecución, ni se aplicaron en lo fundamental. Me remito a los hechos: el Congreso Daniel Oduber aprobó un Código de Ética y formuló una serie de reformas estatutarias para democratizar los procesos internos del PLN que nunca se han implementado, porque no fueron sometidas por los anteriores dos Presidentes y sus Comités Ejecutivos, a la Asamblea Nacional para hacer los cambios en el Estatuto Orgánico. Al PLN y a sus órganos funcionales, los han mantenido en el congelador del Balcón Verde.

En cuanto a las últimas dos Administraciones del PLN, se hizo sin duda un gran esfuerzo por incorporar inteligentemente a nuestro país en la economía internacional y esa fue una línea de acción positiva y necesaria que generó crecimiento económico y fue indispensable para paliar los efectos de la crisis económica internacional, pero a la vez se profundizaron las enormes diferencias de ingresos entre los que más tienen y los que menos tienen, haciendo de Costa Rica uno de los países más desiguales de América Latina. Ese cambio en el modelo de desarrollo, a su vez, generó una fuerte contracción en los sectores de ingresos medios y un peligroso déficit en el orden de las finanzas y los ingresos del Estado. Esa es la realidad nacional.

¿No deberíamos analizar ambas situaciones, la partidaria y la nacional? Sin vida y controversia interna, sin autocrítica, un partido político tiende a morir y eso ha venido pasando con el PLN. Por ello, convocar a un Congreso Nacional o a una Jornada de Reflexión del Liberacionismo, en estos primeros meses del 2015, es lo que debemos hacer, sobre todo cuando, además, hay una agenda de nuevos temas, algunos de ellos en materia de Derechos Humanos, sobre los que el PLN debe definirse desde una posición progresista y reformista. ¿O vamos a seguir opuestos a la fecundación in vitro y a los cambios culturales y científicos de nuestro tiempo, en pleno siglo XXI?

La disyuntiva es entre el pasado o el futuro de Liberación Nacional.


COMPARTIR:

Revise también

Heriberto Valverde

Desde la pandemia

Casos y Cosas Heriberto Valverde C. Esto de la pandemia y sobre todo el enclaustramiento …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!