Para no solo llorar…

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Aún de las peores crisis se debe siempre sacar lecciones positivas, para modificar lo que está mal y enrumbar el país de una mejor forma, por caminos seguros y dentro del Estado de Derecho. Así es la vida en democracia. No hay que perder nunca el ánimo nacional.

El negativismo o despotricar contra todo, como sucede en las redes sociales, sólo conduce a profundizar las crisis y crear peligrosos caldos de cultivo y exasperación que, en América Latina, han dado origen a experiencias trágicas y dolorosas y a malas soluciones extremistas de derecha y de izquierda o a populismos fracasados.

¡Cuidado con Costa Rica! Este país vale mucho.

1.- El Ministerio Público despertó de su letargo de varios años y la Fiscalía General, junto al OIJ, han asumido un necesario y estricto protagonismo en la defensa del Estado de Derecho, como debe ser. Incluso reabriendo viejas causas abandonadas que eran como espinas clavadas en el costado más sensible de esta sociedad. El país exige que se cumpla un principio fundamental del sistema democrático: la ley es igual para todos, sin excepción.

2.- El Poder Judicial ha sido objeto de un fuerte remezón y, después de varios intentos fallidos, se está hablando en serio de la necesidad de una Reforma Judicial. Hay un proyecto redactado por el jurista y maestro Walter Antillón, acogido para su trámite legislativo por el FA y que plantea una tesis que muchos hemos defendido: la separación de las funciones estrictamente judiciales de las administrativas y la creación de un Consejo de la Judicatura.

Se cuestiona, a la vez, el sistema de nombramientos de los Magistrados que se ha politizado totalmente, lo que es nefasto. Se están proponiendo requisitos indispensables, aumentando los años de servicio en el Poder Judicial o en el ejercicio libre de la abogacía y la Academia y estableciendo parámetros estrictos éticos y profesionales y fórmulas de elección para calificar y elevar el nivel intelectual y profesional de los elegidos a la Corte Suprema de Justicia.

3.- La ciudadanía esta justamente indignada y, en medio de una campaña electoral atípica y con espacios totalmente abiertos e inciertos, un grupo de Diputados, en la Comisión Especial de Investigación, le han demostrado al país que no todo está perdido y que todavía hay reservas y energía suficiente, aplomo y firmeza, para enfrentar desde la política los delitos de corrupción y enfrentar con mano dura la impunidad. Incluso personajes políticos cuestionados se han tenido que apartar del proceso electoral y renunciar a sus aspiraciones. Faltan todavía algunos que lo hagan o sean obligados a hacerlo.

El país está exigiendo honestidad y rectitud, como condición esencial a los políticos y, en la vida pública, la exigencia superior y esencial de transparencia, se está imponiendo sobre la opacidad y la manipulación del poder. Y esta vez, estoy seguro, no habrá privilegios ni impunidad en los Tribunales de Justicia.

Se respetará el debido proceso y se impondrá el Estado de Derecho.

Todo esto es un gran progreso institucional y político para Costa Rica.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.