Pandemia y campaña electoral

Chispazos

Fernando Fernández

Fernando Fernández

El diputado y secretario general del Partido Liberación Nacional (PLN), Gustavo Viales, presentó la semana pasada ante la Asamblea Legislativa un proyecto de ley mediante el cual pretende reducir el monto de la deuda política para las elecciones del 2020.

Mediante esta iniciativa se aplazaría por uno o dos meses el inicio de la campaña proselitista que, por ley, empieza el 6 de octubre del 2021 y finaliza días antes de las elecciones presidenciales y legislativas del 6 de febrero del 2022.

La decisión podría implicar el posponer el inicio del proceso de renovación de estructuras de los partidos políticos y el desarrollo de las asambleas internas, en los que se designan los candidatos de las agrupaciones.

Según Viales, lo que pretende con esta iniciativa es reducir gastos y aumentar las posibilidades de participación en competencia, bajo las condiciones más igualitarias y favorables a los partidos durante la campaña electoral, previendo que la pandemia no afecte sus procesos democráticos.

El secretario general del PLN advierte que es necesario indicar que ante la situación crítica que está viviendo el país a consecuencia de la pandemia, esto vendría a colaborar en un gran ahorro para el Estado, los partidos políticos y por supuesto, el bolsillo de los ciudadanos.

Al considerar que el país tiene problemas financieros urgentes, el presidente Carlos Alvarado mostró simpatía por el proyecto que impulsa Viales, y esto nos lleva a suponer que el proyecto goza de buen ambiente entre la mayoría de los diputados de las bancadas mayoritarias.

Paralelamente, pareciera que el citado proyecto “alborotó el panal” y han comenzado a perfilarse ya las primeras candidaturas en las diferentes agrupaciones que tomarán parte en el próximo proceso electoral, que culminará con la elección del próximo presidente de la República el primer domingo de febrero del 2022.

Dentro de ese “movimiento” de posibles precandidatos comienzan a asomar la cabeza viejos y nuevos pretendientes a la máxima magistratura de la República.

En el Partido Liberación Nacional podemos citar, por ahora, a las figuras de Antonio Álvarez Desanti, portador de un mensaje que podría catalogarse como conservador, y que apoyado por algún sector del empresariado, quien según parece, espera resultados de encuestas de género electoral para anunciar sus pretensiones.

También se cita al banquero y experto en finanzas Gerardo Corrales, de tendencia más neoliberal, y al actual diputado Carlos Ricardo Benavides, quien ya presidió la Asamblea Legislativa, quien busca afanosamente el apoyo del sector empresarial y de grupos conservadores al igual que Álvarez.

El expresidente José María Figueres ha manifestado también interés en volver a la lucha interna para aspirar a la candidatura por el PLN, con un mensaje más progresista que el de Álvarez, Benavides y Corrales. Posee liderazgo y carisma, aunque su baja popularidad, reflejada en las más recientes encuestas, aparece como un serio inconveniente en sus intenciones.

El exsecretario del PLN, Fernando Zamora, también conservador, ha venido llamando la atención del electorado sobre la necesidad de sacar del poder al PAC, y propone tesis que son de alguna manera novedosas y atractivas para el electorado interno de su partido.

El politólogo y analista Claudio Alpízar, quien para muchos encarna la figura del “outsider”, un político que emerge desde el seno del PLN pero que no ha desempeñado puestos públicos en administraciones anteriores, también ha mostrado interés por aspirar a la candidatura del PLN y pregona el rescate de los principios socialdemócratas de ese partido, un fortalecimiento del Estado Benefactor y la renovación de la estructura de esa agrupación política.

La línea arista también está trabajando en la búsqueda de una figura que encarne sus aspiraciones, y en principio se mencionó a Rodrigo Arias, hermano del expresidente Óscar Arias, quien fuera dos veces ministro de la Presidencia y diputado ante la Asamblea Legislativa, aunque voceros de esa tendencia habrían negado sus intenciones de aspirar a la candidatura de ese partido.

Finalmente, dentro del PLN se mencionan al diputado Roberto Thompson, quien fuera alcalde de Alajuela y al expresidente de esa agrupación, Guillermo Constenla.

En la Unidad Social Cristiana empieza a “asomarse” a la lucha interna el actual diputado Pedro Muñoz, quien está realizando una labor de “control de las estructuras del partido” y ha hecho un llamado la unidad del centro-derecha en coalición de todos los grupos cristianos.

El abogado y exdiplomático Roberto Suñol, quien fuera jefe de campaña del Doctor Rodolfo Hernández dentro del Partido Republicano Social Cristiano y candidato a la presidencia de la República, parece también dispuesto a dar la lucha interna en el PUSC para convertirse en candidato a la presidencia y representa un sector más pragmático que cree firmemente en un estado robusto y eficiente pero siempre subsidiario.

Finalmente volvería a aparecer la figura de Rodolfo Piza, quien falló en su intento durante la pasada elección, pero que, según allegados de su tendencia, no descarta volverse a lanzar.

En las filas del Frente Amplio solo se atisba por ahora al diputado José María Villalta como aspirante a candidato por ese partido, aunque podrían surgir nuevos aspirante en los próximos meses.

Dentro del Partido Acción Ciudadana, solo el diputado Welmer Ramos se propone aspirar a la candidatura de ese partido en las próximas elecciones, por ahora, aunque también se menciona a Román Macaya, actual presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social como posible aspirante a la candidatura de ese partido. Macaya ya lo intentó una vez.

Por las llamadas agrupaciones cristianas tal parece ser que Fabricio Alvarado, quien encabeza el grupo bautizado como Nueva República volvería a intentarlo, mientras que Carlos Avendaño, actual diputado, aspiraría por Restauración Nacional. No se descarta que emerja en las filas cristianas la figura de Eduardo Cruickshank, actual presidente legislativo que también aspiraría por los restauracionistas.

El Partido Republicano Social Cristiano lo intentaría nuevamente con el Dr. Rodolfo Hernández de candidato, enarbolando la que a su juicio es la auténtica bandera del socialcristianismo.

Y dentro de las filas libertarias ha emergido la figura de Eli Feinzaig como el líder que más representa esta tendencia política ideológicas, aunque no se descarta de Otto Guevara lo intente una vez más.

Tal y como me comentaba recientemente un amigo historiador, amante de la política, el mundo avanza hacia un sistema donde impere el progresismo social y esta será -sin duda- la bandera principal en la próxima campaña electoral.

Hagan sus apuestas.

0
0

Director de Cambio Político


Revise también

¿Por qué Josef Mengele es el criminal de guerra nazi más conocido?

¿Por qué Josef Mengele es el criminal de guerra nazi más conocido?

Richard Baer (comandante de Auschwitz, izquierda), Josef Mengele (en el centro) y Rudolf Höß (anterior …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.