Oscar Martin de Freitas Llanes

Parehara

Oscar B. LLanes Torres

Oscar B. Llanes

Hijo mío, hoy hace 53 años que llegaste al mundo, era un día de intenso calor en Rio de Janeiro, Brasil, en aquella época capital de la Republica Federal del Brasil, sede de las Representaciones Diplomáticas acreditadas en aquel Estado, centro de las actividades de quien suscribe, el reloj marcaba 17:00 horas, la madre Edla Anselmo de Freitas LLanes(+), comenzaban los primeros dolores, era el primer y único hijo, las contracciones se acentuaban y preocupado y tenso, la recordada Emilia Grattoni Gómez llama un taxi y vamos los protagonistas al Hospital de Servidores del Estado, nos recibe un profesional médico paraguayo, lamentablemente, no recuerdo el nombre, el Doctor debe recordar la circunstancia, pues, estaba usufructuando una beca, juntamente con el Doctor Fretes Colnago en la misma situación de becario y en la misma Institución, amigo del suscripto, quien fue el cicerone para la ocasión, gracias Doctor lo recuerdo con estima y aprecio.

Ya instalada en la habitación destinada solicitan a este servidor retirarse hasta el día siguiente, el horario marcado 07:00 a.m., salgo lentamente, con el alma y la razón en conflicto, alegría por un lado y las responsabilidades que esperan, decido hacer el retorno a pie, distante de Leme, barrio de la residencia, pasando Flamengo, varios centros de diversiones, sobre la avenida que recuerda al famoso Club de Regatas del mismo nombre, bien al lado de la sede el Cine Opera que exhibía la película de Jame Bond, “El Magnífico Doctor NO”, eran las 21:30 horas, ocupo el lugar adecuado y asisto la historia nada interesante y hasta de contenido torpe y fantasía descomunal, quedé dormido sin horario definido hasta que a la madrugada un funcionario del cine ayudó a levantar, dirigirme a la residencia sin saber aun lo que pasara a la noche, llego a la casa a las 06:30 AM, llamo al hospital e informan que nació un varoncito, sano y de muchos cabellos, no recuerdo el peso pero el parto fue normal, el niño esta en la sala de los últimos cuidados para entregar a la mamá feliz, tendrá alta a las 11:00 horas AM, grito por la casa, salto, lloro, mi corazón radiante de contentamiento, llamo a mis compañeros de la Representación, algunos colegas de la Facultad, amigos cercanos, parientes expectantes en PARAGUAY, mis padres y hermanos esperando al primer nieto varón de los LLANES TORRES de ITA PARAGUAY, valga una anécdota del Hospital que narrara el Doctor paraguayo que realizó la operación, al nacer y dar el grito de llegada, dijo un médico brasileño, “más un brasileño” y el Doctor Paraguayo responde “no señor, más un ciudadano paraguayo de ley, su padre un funcionario de la Embajada “por lo tanto PARAGUAYO”.

Así pasó el tiempo y los dramas de la vida se suceden, los éxitos y alegrías también están en la alforja de recuerdos , circunstancias, logros, y el varón creciendo, madurando, amoroso y con un futuro extraordinario en lo laboral y académico, formando familia, iniciando la vida que tan poco duró, con tan solo 29 años una bala asesina le saca la vida para robar un auto que no llevó, el homicida se dio a la fuga eran las 19:00 horas, de aquel 16 de febrero de 1994, fatal día, fin de una existencia que se iniciaba feliz, cuando todo era bello, auspicioso, deslumbrante, padre orgulloso y muy feliz, el maldito plomo destroza la vida de mi hijo y los pedazos de recuerdos que quedan las almaceno en el alma consternada, sufrida, herida sin cicatriz, el mal que queda y acompaña no tiene remedio, no tiene cura, no tiene fin, será miembro eterno de la memoria hasta que el destino diga basta, las divinidades no tienen sentido, la espiritualidad paterna nadie comprende y los mensajes de confort ayudan pero el silencio de un dolor indescriptible solo sabe quién lo sufrió y nadie más.

LAMBARE, PARAGUAY

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Diplomático (J) y Profesor Universitario Paraguayo.

Parehara es una palabra en Guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, que significa mensajero



Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.