Nuestra evaluación del “Debate de Todos”

Ocean Castillo Loría

Ocean Castillo Loría

En el presente análisis, evaluaremos el denominado “Debate de Todos”, convocado por el Tribunal Supremo de elecciones (TSE) y que se realizó los pasados días 7 y 8 de enero de los corrientes. Lo primero que hay que decir, es que si bien el formato mismo de la actividad, impedía el debate, en ciertos momentos, éste sí se presentó.

Por otro lado, una de las críticas que se realiza a este tipo de eventos, es que se enuncian las propuestas, pero no se habla de cómo implementarlas. Aquí el punto radica en el tiempo para contestar (1 minuto), pese a ello, algunos dicen, que lo que no se dice en un minuto, no se va a poder decir en dos o en tres.

Independientemente de ello, lo cierto es que ya encontramos discursos construidos en los candidatos, por ejemplo, Juan Diego Castro, llamando mentirosos a algunos de sus contendientes. Antonio Álvarez Desanti, insistiendo en su promesa, de la generación de 150 000 empleos o Fabricio Alvarado, centrándose en el valor de la familia.

Pese a esto, la primera parte del debate (La del domingo 7 de enero), pareció cansada en algunos momentos. La segunda parte se salvó un poco de este calificativo, en tanto, John Vega, del Partido de los Trabajadores, le puso “sal y pimienta” al debate.

Ahora bien, contrario a lo que muchos esperaban, Juan Diego Castro (PIN), en lugar de mostrar una imagen vehemente, trató de presentarse como pausado, calmado. Esto cambió en su escaramuza con Antonio Álvarez Desanti (PLN)

Con este telón de fondo inicial, vale la pena preguntarse: ¿Son los debates determinantes para la toma de decisión de voto?: depende de lo que presenten los candidatos o cómo lo presenten, pero no cabe duda de que en Costa Rica, desde la campaña 2013 – 2014, los debates resultan determinantes para mucho del electorado.

En la línea del análisis desde los medios de comunicación, cabe otro punto: la televisión y la radio, tienen un componente de entretenimiento: ¿Deben o no deben ser los debates entretenidos?: creemos que el factor entretención, depende del intercambio entre participantes: volvemos a decir, J. Vega, del PT, le puso condimento a la segunda parte del debate.

En lo que refiere al manejo del lenguaje verbal y no verbal en el enfrentamiento; en la primera parte se destacaron: Fabricio Alvarado de Restauración Costarricense y Antonio Álvarez Desanti del PLN; en la segunda parte, Stephanie Campos de Renovación Costarricense (Buena expresión y buen manejo de los tiempos).

Hay que decir, que en el caso de Alvarado y Campos, incide su formación profesional (Periodismo) y en el caso de Álvarez, su experiencia política como ex precandidato y ex candidato presidencial (PLN y Unión Para el Cambio, en su momento); para otros, más bien este postulante, se mostró acartonado.

Entremos ahora, en la mencionada escaramuza entre Álvarez y Castro: el segundo le dice mentiroso al primero, en razón de que Álvarez afirma, que Castro firmó, siendo Ministro de Justicia, el Código Penal, que hoy crítica; al tener la ventaja del cierre en este punto del debate, el candidato liberacionista golpea a Castro. La prueba de que el golpe surtió efecto, se ve en que el candidato del PIN, aclaró que la afirmación era falsa, a través de sus redes sociales, pero el medio “Crhoy”, probó lo contrario, el periódico “La Nación”, confirma el dato.

En el caso de Sergio Mena (Partido Nueva Generación), fue altamente vehemente, inclusive llegando por momentos a la gritería (Por eso perdió la voz en gran parte del debate); puede ser que la vehemencia, le haya sido útil, en el debate del TSE, de la campaña pasada, pero hoy es considerado uno de los grandes perdedores de la actividad.

Por su parte, la percepción que dejó Edgardo Araya, del Frente Amplio, es variopinta, para algunos, logró posicionarse, al ubicar a Álvarez y a Castro, como ex ministros del PLN, y por lo tanto, según él, responsables de muchos de los problemas del país. Para otros, esta estrategia, le hizo restar fuerza a sus propuestas.

Respecto a la pregunta, acerca de dar nombres sobre un futuro gabinete, Castro (PIN) y Mena (PNG), sí dieron algunos nombres, otros, prefirieron evadir diplomáticamente la pregunta, en tanto, no se pueden dar el lujo de “enfriar sus cuadros” (Es el caso de Álvarez Desanti, en el PLN)

Por cierto, que, como ya lo hemos dicho, muchos de los candidatos ya tienen sus discursos construidos. En el caso del candidato verdiblanco, insistió en su promesa de 150 000 empleos, lo que para mucho electorado es una promesa tradicional (Inclusive, otros candidatos han atacado al PLN, diciendo que “ya bajaron la promesa, con Johnny Araya, se habían prometido 500 000”; en redes sociales, algunos dicen que “creían que este tema ya se había resuelto con el DR – CAFTA”)

También participó en la primera parte del debate, el diputado Mario Redondo, candidato del Partido Alianza Demócrata Cristiana (PADC); de él, puede rescatarse, que por su experiencia como legislador, conoce bien la gestión pública.

En otro orden de cosas, es interesante, cómo al cierre del debate en cada parte, una niña y un niño respectivamente, le preguntan a los candidatos: ¿Por qué quieren ser presidentes de Costa Rica?; en la primera parte, quizás solo Juan Diego Castro le responde a la niña, otros se dirigen a sus padres para obtener su voto (Fabricio Alvarado); en la segunda parte del debate, al niño, le contesta muy bien Rodolfo Piza (PUSC) (Quien por cierto, ya abandonó el ser tan “dicharachero”)

En la primera parte del debate, quizás por la ausencia de Carlos Alvarado (PAC), hubo pocos ataques al gobierno, creímos en principio, que Álvarez (PLN) iba a asumir ese rol, tal y como había intentado un acuerdo en uno de los debates de la precampaña de su partido, para ese fin, pero eso no sucedió. A pesar de esto, Fabricio Alvarado (PRN) y Castro (PIN), sí atacaron a la actual administración.

Ahora bien, dado que en la primera parte del debate, hubo muchos diputados, en su rol de candidatos presidenciales (Oscar López (PASE); Fabricio Alvarado, Álvarez Desanti; Edgardo Araya (Frente Amplio)); esa parte del debate, tuvo un fuerte “tono legislativo”, donde algunos pedían o reconocían apoyos a sus proyectos de ley. Fue el caso de López, con su proyecto de impuesto de 10 colones a la cerveza, para financiar el sistema de pensiones de la CCSS.

De esa primera parte del intercambio entre los candidatos presidenciales, cabe destacar que en materia de seguridad, Juan Diego Castro, presentó propuestas concretas, mientras que Álvarez Desanti, que pudo haber lucido más en la materia, se dedicó a hablar, de lo que había hecho y no de lo que pensaba hacer.

Viendo con más detalle, la segunda parte del debate, repetimos, J. Vega, del PT, fue el que puso el condimento, en esta segunda mitad del evento, no más de arranque, atacó la pensión de la madre del candidato del PUSC, Rodolfo Piza, quien tuvo que reaccionar al respecto.

Es interesante, que ante la pregunta de futuros gabinetes, en esta segunda parte, precisamente Rodolfo Piza, resaltó la participación de Edna Camacho, con lo cual refleja la presencia liberal o neoliberal, dentro de su equipo de trabajo. Esto es normal en la oposición tradicional al PLN: una mezcla de liberales y socialcristianos (Administraciones Echandi, Trejos y Carazo)

Punto aparte merece la mención que hizo Piza, del Lic. Vladimir de la Cruz de Lemos, como potencial parte de un futuro gabinete. Esto es clave, porque el Lic. De la Cruz, es analista o comentarista político para diversos medios de comunicación, por lo que la mención de Piza puede generar en ciertos estratos del electorado, el que se interpreten ciertos análisis o cometarios del historiador, como “sesgados”, aunque no lo sean (Aquí cabe recordar que, en la campaña anterior una “familia de analistas políticos”, mostraba cierta tendencia en sus análisis hacia el PAC; y al final, uno de ellos ocupó un alto cargo en materia de política exterior, en parte de la administración Solís Rivera)

En el caso, por ejemplo de Stephanie Campos de Renovación Costarricense, ella, más que nombres, habló de características del gabinete, destacando: integridad, idoneidad y capacidad, lo cual, podría ser relativamente interesante, para un sector del electorado, que busque un “gabinete operativo”.

En términos teóricos, sobre el tema de los debates, se recomienda a los participantes, “no mencionar a los ausentes”, esto, porque la mención no deja de darles espacio en la mente del votante. Pese a ello, J. Vega, mencionó en varias ocasiones a Juan Diego Castro (Aún más, para un sector de la audiencia, la constante mención del empresario Juan Carlos Bolaños, por parte de Vega, era contraproducente); el candidato del PT, también habló de Álvarez Desanti, con un buen sarcasmo, al decir que éste, había leído el programa de gobierno del PT, sobre la defensa del salario mínimo.

En materia de seguridad, quien logró una mejor síntesis fue Rodolfo Piza (“Mano dura a la delincuencia, mano solidaria a los necesitados. Debe tenerse presente que, quizás Antonio Álvarez Desanti, intentó lograr eso en su spot televisivo de “En seguridad, mano dura y mano inteligente”) Lo cierto es que en esta materia, Carlos Alvarado del PAC, reflejó que continuaría, con la “mano suave”, en ese tópico.

En el ámbito del combate al déficit fiscal, Piza (PUSC), subrayó el tema de la imperiosa necesidad de “una regla fiscal”, el Dr. Rodolfo Hernández, del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), expresó lo mismo, perdiendo oportunidad de diferenciase de su competidor y volviendo a probar la unión de tesis socialcristianas y liberales o neoliberales.

Sobre este tema del déficit fiscal, Otto Guevara (ML), repitió sus tesis neoliberales: bajar el gasto, no impuestos y fue el único que retomó un tema viejo: la venta de activos del Estado (Debe recordarse que, este punto fue de casi – consenso entre los ex presidentes de la República, reunidos por convocatoria del gobierno de José María Figueres Olsen (1994 – 1998); el único que se opuso fue don Rodrigo Carazo Odio (RIP))

A esa altura del debate, otro que planteó alternativas ya vistas, fue Carlos Alvarado (PAC), quien habló de convocar una concertación nacional, para llegar a acuerdos en materia fiscal. Aquí cabe recordar los fracasos del Foro Nacional sobre deuda interna (Administración Figueres Olsen) y el proceso de Concertación Nacional (Miguel Ángel Rodríguez (1998 – 2002)) En este punto, J. Vega, del PT, lanza una de sus frases candentes: “Evasor pescado, evasor expropiado”.

En lo que refiere a las preguntas entre precandidatos, Piza le interroga a Guevara, sobre la posibilidad de un gobierno de coalición, lo interesante es que por primera vez en sus campañas electorales, el libertario acepta la idea, bajo la tesis, de que no sea presidente de la República.

Pero no solo en eso coincidieron Piza y Guevara, resulta que el primero aceptó que él y el libertario, concordaban en “los principios de libertad”, pero punto seguido, Piza,”se cura en salud”, al decir que le gustaría que Otto enfatizara más, en el tema de la solidaridad y la seguridad.

Por otro lado, una de las pocas veces, en las que Stephanie Campos de Renovación Costarricense se mostró débil, fue cuando John Vega, del Partido de los Trabajadores, le pide su propuesta para evitar tantos femicidios en Costa Rica. Para ello, Vega, saca una bandera con el lema: “Ni una más” y le hace la pregunta. Campos no resultó tan clara en la respuesta, Vega sí planteó una solución integral al tema. Además, debe anotarse, esto de sacar la bandera, lo que en debates pasados se le ha complicado a postulantes (No podemos olvidar, como Eugenio Trejos, hoy embajador en Honduras, siendo candidato del FA, tuvo serías dificultades para sacar una bandera mediana de una de las bolsas de su saco, en medio de pleno debate en canal 13)

En el campo de las ripostas, el Dr. Rodolfo Hernández, logró puntos, al decirle a Carlos Alvarado del PAC, que no le había contestado la pregunta y no solo eso, sino, que el PAC ahora estaba lleno de cuestionamientos (El “Cementazo”); Hernández aprovechó para atacar a Piza, al decir que también era inadecuado eso de “votar por algo” (Eslogan de la campaña del PUSC); pero Hernández no se vio bien, ante la contradicción que le planteó Campos (PRC), sobre la posición respecto al matrimonio gay. Alvarado (PAC), trató de recordar débilmente su vínculo con el ex Presidente, Calderón Fournier (1990 – 1994), pero no lo logró.

Otro que aprovechó, fue, una vez más J. Vega del PT. Carlos Alvarado, le pregunta sobre el tema del aborto y el primero, aprovecha (En un giro discursivo mortal), el acusarlo de que siendo Ministro de Trabajo, reprimió a los trabajadores de JAPDEVA y luego, como parte de la radicalidad de su propuesta, habló de derogar la Ley de Concesión de Obra Pública.

Una de las propuestas interesantes, en materia de ordenamiento en el transporte público, fue del mismo Vega, quien habló de evaluar a los autobuseros (Aprovechando para atacar la compra de bonos, por parte de un empresario del sector al PIN); decimos que la propuesta es interesante, porque organizaciones de defensa de los derechos del consumidor, han intentado introducir el tema de la evaluación de la calidad, en los modelos tarifarios del transporte público.

En otro orden de cosas, algunos analistas y comentaristas políticos, han hablado ampliamente, sobre el tema del populismo en la campaña, pero la remembranza a Trump, no la trajo el candidato que muchos esperaban. Fue Otto Guevara (ML), quien al hablar de combate a la pobreza, dijo que los extranjeros no iban a recibir ayudas. Por cierto que, nos pareció interesante la idea libertaria, de que el trabajador cotice, por el tiempo real de trabajo.

En términos de estrategias, resultó muy claro que tanto el Dr. Hernández como J. Vega, tenían entre sus objetivos, que Carlos Alvarado no se posicionara a lo largo del debate, por su parte repetimos, la candidata Campos (PRC), nos parece resultó de las grandes ganadoras del debate, no solo por su estilo, sino, porque ella lleva la doble postulación de candidata a diputada por Heredia, por lo que el debate le daba amplia exposición.

El reverso de esta moneda, es Otto Guevara (ML), al que muchos analistas y comentaristas políticos, ubican en una zona de confort (Consciente de que ya está derrotado, más desde el escándalo del “Cementazo”), pero entonces, la palabra no sería confort, sería resignación. Mostró una imagen de derrota, sin la vehemencia del pasado.

J. Vega (PT), mostró sencillez, fue la “voz de denuncia” en el debate, con lo que buscaba pescar en las aguas de los “indignados”. Por cierto que, él también cayó en un claro populismo, al decir que “su gobierno acabaría con el desempleo”.

En el caso de Carlos Alvarado (PAC), cabe una doble lectura: para nosotros lució lento, pero para otros analistas, más bien se vio aplomado y pese a los golpes recibidos por el Dr. Hernández y por J. Vega, sus exposiciones se vieron bien estructuradas.

Rodolfo Hernández del PRSC, ha mejorado en relación a participaciones anteriores, no es extraño que haya recibido entrenamiento de su cuerpo asesor. Lamentablemente, todavía muestra una imagen trastabillante y dubitativa (Esto se vio así, hasta el grado, de que en el chat del espacio donde el TSE estaba trasmitiendo el debate, algunos participantes dijeron que Hernández parecía alcoholizado); el doctor se esforzó y logró golpear a Piza, pero éste, no le hizo caso. El candidato del PRSC logró exponer propuestas concretas.

Piza no se mostró para nada conflictivo (¿Tratando de imitar la estrategia que en su momento, siguió Luis Guillermo Solís?); además se mostró ordenado en sus exposiciones y no cambió de estilo (¿Ceñido a su entrenamiento?), el problema es que ese estilo, es poco o nada emotivo, lo que es su gran defecto.

En esta segunda parte, hubo más polémica (¿debate?), que en la primera parte del evento. Igual, en ambas partes, se vieron algunas coincidencias programáticas.

Ahora bien, en teoría, se supone que los candidatos se van auto valorando respecto a su papel en los debates, referidos a su situación en el proceso electoral. Parece que esto lo tuvo claro J. Vega (PT), pero no fue contemplado ni por Piza (PUSC), ni por Hernández (PRSC)

Finalmente, hay que decir que los participantes en la segunda parte del debate “De Todos”, tuvieron la ventaja de ver la primera parte del evento.


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.