Noticias Falsas

Freddy Miranda Castro

Freddy Miranda

Estudios científicos de sicología social, señalan que dos las grandes formas de socialización de los seres, son valores que todos consideramos negativos. Me refiero a la mentira y el chisme. Todos mentimos todos los días y a todos nos fascinan los chismes y los repetimos.

En general existe en los seres humanos una gran predisposición a la negatividad. La mayoría de las personas ve demasiadas cosas malas y no suficientes buenas.

Como señala Jonathan Haidt, si estuvieran ustedes diseñando la mente de un pez ¿Le harían responder con la misma fuerza a las oportunidades como a las amenazas? De ninguna manera. El coste de perder una pista que señala la comida es bajo: hay muchas probabilidades de encontrar otros peces en el mar, y un solo error no conducirá a la hambruna. Sin embargo, el costo de perder la señal de proximidad de un depredador puede ser catastrófico. Se terminó el juego, fin de la transmisión para esos genes. Teniendo en cuenta que la evolución no diseña, sólo selecciona variaciones de cuerpos y comportamientos que trabajan mejor que otros en su nicho ecológico respectivo. Uno de esos principios es que lo malo es más fuerte que lo bueno. Las respuestas a amenazas y disgustos son más rápidas, más fuertes, y más difíciles de inhibir que las respuestas a oportunidades y placeres. Ese principio llamado predisposición a la negatividad aparece en toda la sicología.

De tal forma que la mentira y la falsedad son parte intrínseca de la humanidad y se expresa por todos los medios que estén a su disposición. Quién más miente y falsea es quién tiene más poder y más que perder, es un mecanismo de protección. Así que los medios de prensa que hoy se rasgan las vestiduras por las mentiras falsas, la han usado desde su fundación. Solo que internet y las redes sociales democratizaron la posibilidad de que todos podamos propalarlas a una velocidad similar o mayor que los medios, a miles e incluso millones de personas. Ya no existe el monopolio de la mentira, la falsedad o las medias verdades, para divulgarla urbi et orbi que antes solo tenían la prensa, la radio y la TV.

En la política, la guerra y el amor, la primera victima es la verdad. Dado lo anterior depende de cada uno a qué le brinda veracidad y que decide contribuir a propalar. Controlar las redes sociales o internet sometiéndola a un control gubernamental so pretexto de contener “fake news” solo conduciría a un mundo distópico en que el que la libertad de pensar y expresarse desaparecería. Es el debate público y el nivel general de educación de la población el que debe decantar la verdad de la mentira. En 1984 George Orwell mostró el insondable horror al que se puede llegar, cuando un poder central controla toda la vida en sociedad, incluida la definición de qué es verdad y qué no. Les dejó una opinión de Orwell al respecto antes de su muerte en el ya lejano 1950:

“Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta nunca con fidelidad cómo suceden las cosas, pero en España vi por primera vez noticias de prensa que no tenían ninguna relación con los hechos, ni siquiera la relación que se presupone en una mentira corriente. (…) En realidad vi que la historia se estaba escribiendo no desde el punto de vista de lo que había ocurrido, sino desde el punto de vista de lo que tenía que haber ocurrido según las distintas «líneas de partido». (…) Estas cosas me parecen aterradoras, porque me hacen creer que incluso la idea de verdad objetiva está desapareciendo del mundo. A fin de cuentas, es muy probable que estas mentiras, o en cualquier caso otras equivalentes, pasen a la historia. ¿Cómo se escribirá la historia de la guerra civil española? (…) Sin embargo, es evidente que se escribirá una historia, la que sea, y cuando hayan muerto los que recuerden la guerra, se aceptará universalmente. Así que, a todos los efectos prácticos, la mentira se habrá convertido en verdad. (…) El objetivo tácito de esa argumentación es un mundo de pesadilla en el que el jefe, o la camarilla gobernante, controla no solo el futuro sino también el pasado. Si el jefe dice de tal o cual acontecimiento que no ha sucedido, pues no ha sucedido; si dice que dos y dos son cinco, dos y dos serán cinco. Esta perspectiva me asusta mucho más que las bombas, y después de las experiencias de los últimos años no es una conjetura hecha a tontas y a locas.”

“Mi última novela [1984] no constituye un ataque contra el socialismo o el Partido Laborista inglés (al que yo sostengo). Quiere describir las perversiones a las que se ve expuesta una economía centralizada y que ya han sido realizadas parcialmente por el comunismo y el fascismo. Yo no creo que el género de sociedad que describo vaya a suceder forzosamente, pero lo que sí creo (si se tiene en cuenta que el libro es una sátira) es que puede ocurrir algo parecido. También creo que las ideas totalitarias han echado raíces en los cerebros de los intelectuales en todas partes del mundo y he intentado llevar estas ideas hasta sus lógicas consecuencias.”

Noticias falsas


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.