No me gustás…te insulto

Desde La Mina 2.0

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

L
Los últimos días un dentista del San Juan de Dios hizo un post “que se hizo viral”-como dijo él, dando a entender que no fue él quien lo hizo viral… que fueron otros…independientemente de quien hizo viral el post.

No quiero entrar a profundizar si la Diputada afectada en este caso (o la otra que dicen que también es agredida, creo que se llama Paola Vega) piensa igual o diferente a mi (claramente diferente) sino más bien comentar un poco sobre lo que debería implicar escribir un comentario como ese o similares…de los que abundan en las redes sociales.

Hago mías unas palabras que leí por ahí: “Yo pienso que hoy en día lo que nos pasa es que confundimos libertad de expresión con libertad de agresión” y ahí es donde está el problema, serio problema: la agresión.

Y más cuando algunos magistrados de nuestro país han dicho que los que participan en política tienen que ser más tolerantes y aceptar más insultos e incluso calumnias e injurias que la otra gente, o sea que la que no participa en política y creo, si no me equivoco, que esto no es solo para políticos sino para gente que se considera “de vida pública”: deportistas, artistas, periodistas….

Hay una gran discusión de alcance mundial —y falta más— sobre si endurecer las leyes para castigar los comentarios injuriosos, denigrantes, calumniosos y similares en las redes sociales, en principio creo que sí debemos tener leyes que sienten responsabilidades, evitando por supuesto la censura, pero sí que hagan que lo que se exprese en el medio que sea tenga algún grado de consecuencia (positiva o negativa) en quien lo emite.

No es posible seguir leyendo insultos homofóbicos, injurias contra políticos o deportistas o artistas, bulling contra gente que profesa un credo diferente al mío simplemente porque me da cólera lo que dice o porque no me gusta o simplemente porque me da la gana.

El espíritu de que digo lo que me da la gana TIENE que seguirse estimulando, solo que quien lo haga debe saber que lo que diga o escriba tiene que tener sustento, que tiene consecuencias, o de lo contrario sería acusado en un tribunal.

La pregunta que hago desde mi casa en La Mina, en Santa Ana, es si una ley que siente responsabilidades daría como consecuencia inmediata restricciones en la libertad de expresión o solamente –que es el fin—restringiría la libertad de agresión. ¿Usted qué opina?

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.