Narcotráfico y violencia: una epidemia latinoamericana

COMPARTIR:

Agora*

Guido Mora
guidomoracr@gmail.com

Guido Mora

Va siendo hora de que los ciudadanos costarricenses nos tomemos en serio el tema del narcotráfico.

La venta de droga y la existencia de traficantes, al menudeo o al mayoreo, deben dejar de ser ignorados por los ciudadanos.

La incautación de más de 6 toneladas de droga en un contenedor en Puerto Limón, debe hacernos tomar conciencia de una realidad que nos está asfixiando: la existencia de grupos organizados que auspician, comercializan y promueven el consumo y el tráfico internacional de drogas desde este país.

El narcotráfico es una epidemia. Este flagelo ha invadido países enteros, ubicados entre Perú, Colombia, Bolivia, y los Estados Unidos, principal consumidor mundial de esa basura, portando muerte y destrucción donde se posiciona.

La violencia que genera la comercialización y el consumo de clorhidrato de cocaína es apabullante. No podemos continuar ignorando o evadiendo lo que ocurre en nuestros barrios y a nuestros vecinos.

Leía hace unos días en el diario El País de España, la transformación que en un año ha tenido el estado industrial, tradicionalmente seguro y próspero de Guanajuato en México, en donde, en enero de 2010, se contabilizaron 36 homicidios y en el mismo mes, del año 2020, producto de la lucha entre narcomafias, los homicidios pasaron a ser más de 4001 en el mismo período.

Esta epidemia que sufre nuestra economía y nuestra sociedad, en donde quienes manejan billones de millones de dólares tienen la capacidad de comprar miles de conciencias, amenaza con arrasar nuestra paz, la industria nacional, las empresas generadoras de trabajo y la vida de miles de jóvenes, entre 15 y 35 años, que representan una generación perdida y entregada vilmente estos grupos de delincuentes.

Es momento de hacer un alto en el camino y que el Gobierno realice los esfuerzos por instalar escáneres en los puertos, resguardar la inviolabilidad del marchamo en contenedores, y garantizar la seguridad de nuestros productos en los puertos y aeropuertos.
La Asamblea Legislativa debe aprobar con celeridad las leyes que permitan identificar y castigar a los grupos que se encargan del blanqueo de capitales, soporte económico de las narcomafias. Los diputados tienen la obligación ante el país y los costarricenses del futuro, de aprobar los instrumentos que permitan a las autoridades, combatir esta terrible epidemia que enfrentamos.

Los ciudadanos por nuestra parte, tenemos el deber de luchar desde nuestras trincheras, para recuperar los espacios públicos, nuestras calles y barrios. No puede ser que nos intimidemos con la presencia de motociclistas, portadores de muerte y dolor, que acaban inmisericorde e impunemente, con la vida de niños, jóvenes y adultos, muchos de ellos inocentes, o quiénes se vinculan con estos grupos, ante la promesa del dinero fácil.

Lo que ha ocurrido en Guanajuato, en donde en menos de 12 meses se pasó de la paz a la guerra callejera, debe llamar nuestra atención y alertar a los diversos sectores sociales, políticos y económicos, para despertar nuestra capacidad de asombro y hacer frente a las acciones delictivas que protagonizan estos grupos criminales.

Es hora de actuar y lanzar un llamado a la unión nacional, contra las narcomafias que amenazan con apropiarse de nuestra sociedad.

Actuemos ya, antes de que sea demasiado tarde.

Calificación: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…

* El Ágora era el centro de la actividad política, administrativa, comercial y social de la antigua Atenas.


COMPARTIR:

Revise también

Editorial

Editorial: La mejor noticia de la pandemia

Ese hecho que muy pocos destacaron es, quizá, la primera revolución que consigue mejorar el …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!