¡Maldito racismo!

COMPARTIR:

Chispazos

Fernando Fernández

Fernando Fernández

Me niego a creerlo. Que por un supuesto billete falso de $20 un desalmado policía haya dado muerte por asfixia al afroestadounidense George Floyd, mientras tres gorilas más colaboraban en su muerte o presenciaban el “espectáculo”, en un claro ejemplo del racismo más abominable; me deja anonadado, sorprendido, desconcertado…

Y claro está, la reacción de ira, indignación y repudio por la muerte de Floyd en la ciudad de Minneapolis a manos de Dereck Chauvin no se hizo esperar generado un tajante rechazo, en Estados Unidos y en el mundo entero, por los excesos policiales contra la población afroestadounidense.

Según informaron los principales medios de comunicación de los Estados Unidos, Floyd, de 46 años, fue abordado por un grupo de policías que estaban tras la pista de un “sospechoso” por el delito de falsificación.

Versiones oficiales apuntaron más tarde que el hombre se resistió a bajar de su vehículo, pero, cuando lo hizo, un oficial lo dejó en el suelo y presionó su rodilla contra su cuello por casi 9 minutos hasta causar su muerte.

Buena parte de lo que ocurrió después se ha visto en medio mundo a través de diferentes vídeos grabados por teléfonos de ciudadanos que circulaban por el lugar de los hechos y por cámaras de seguridad de la zona. Hasta tres policías inmovilizaron a Floyd en el suelo, boca abajo, presionándolo con sus rodillas. Chauvin mantiene esa presión en el cuello, pese a las súplicas del hombre, que alega que no puede respirar, durante ocho minutos y 46 segundos.

Y según las últimas noticias, hoy, por sexto día consecutivo, las protestas, los toques de queda, los saqueos y la ira sacuden a Estados Unidos de un extremo a otro: de Nueva York a Los Ángeles, de Florida a Seattle e, incluso, en las cercanías de la Casa Blanca. Las manifestaciones se han extendido por más de 75 ciudades de toda la Unión.

Por casi una semana, las marchas han continuado tornándose en enfrentamientos con la policía, quema de autos y actos violentos e incendios, y como consecuencia, las autoridades locales han decretado toques de queda en más de 40 ciudades y han desplegado la Guardia Nacional, la fuerza militar de reserva que EE.UU. usa para situaciones de emergencia en unos 15 estados.

Según le aseguró a la BBC Darnell Hunt, decano de ciencias sociales en la Universidad de California en Los Ángeles, los disturbios de esta semana en Estados Unidos son los más graves que se reportan en el país desde 1968, cuando Martin Luther King fue asesinado.

Y con sobrada razón. El racismo y la discriminación constituyen un ataque a la esencia de la dignidad de las personas porque intentan dividir la familia humana, a la cual pertenecen todos los pueblos e individuos, en categorías de las cuales algunas se consideran más valiosas que otras.

La historia ha demostrado, en repetidas ocasiones, que cuando se permite que la discriminación, el racismo y la intolerancia echen raíces en la sociedad, destruyen sus mismos fundamentos y la dejan dañada durante generaciones.

Y encaminarse hacia un mundo en el que no exista el racismo no es tarea fácil. Requiere voluntad política y un compromiso a largo plazo. Y es muy poco lo que se ha avanzado hasta ahora, y con demasiada lentitud.

En esta época en la que cada vez hay más interacción entre personas de orígenes diferentes, y en un contexto de intensificación de la conciencia política y del activismo cívico en el mundo, las estrategias comunes ganan en eficacia cuando se ven ancladas en la protección y la promoción de los derechos humanos universales sin ningún tipo de discriminación.

Y es que la historia no miente; durante más de 400 años, más de 15 millones de hombres, mujeres y niños fueron víctimas de la deplorable trata transatlántica de esclavos, uno de los capítulos más negros de la historia de la humanidad. Lo cierto es que Estados Unidos tiene un historial único de violencia contra la población afroestadounidense.

Lleva razón el exjugador de baloncesto Kareem Abdul-Jabbar al denunciar hace poco más de un día que el racismo “institucional” presente en la sociedad estadounidense, “es más mortal que la COVID-19”, asegurando que los afroamericanos están “al límite” porque han vivido durante muchos años “en un edificio en llamas”.

El exbasquetbolista de Los Angeles Lakers llamó a reflexionar sobre el vídeo de la muerte de George Floyd manifestando que “si eres blanco, al momento del vil asesinato probablemente murmuraste un horrorizado ‘oh, Dios mío’, mientras sacudías la cabeza ante la cruel injusticia. Pero si eres negro, probablemente te levantaste de un salto, maldiciendo y gritando ‘¡otra vez!’”.

“No quiero ver tiendas saqueadas ni edificios incendiados. Pero los afroamericanos han estado viviendo en un edificio en llamas durante muchos años, ahogándose con el humo a medida que las llamas ardían cada vez más cerca. El racismo en Estados Unidos es como el polvo en el aire. Parece invisible, incluso si te estás asfixiando, hasta que dejas entrar el sol. Entonces ves que está en todas partes. Mientras dejemos entrar la luz, tendremos la posibilidad de limpiarlo. Pero tenemos que estar atentos, porque siempre está en el aire”, advirtió.

El policía asesino Derek Chauvin fue detenido el pasado viernes, acusado de “homicidio involuntario” por su responsabilidad en la muerte de George Floyd. Este desalmado policía comparecerá hoy lunes por primera vez ante un tribunal. Cualquier tipo de condena… se quedará corta.

“Mañana, como ayer y hoy, en los Estados Unidos, el Estado seguirá asesinando impunemente a los negros, latinos, mujeres…. Lo que no sabemos es si la desbordante “convulsión social” expresada en los últimos días, frente al asesinato de Floyd, tomará alguna forma política y/o ideológica sostenible en el tiempo”. (Ollantay Itzamná, Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos).

¡Maldito racismo, cuando acabarás por Dios!

0
0

Director de Cambio Político


COMPARTIR:

Revise también

Lina Barrantes

EL covid como las armas: muerte en espacios de confianza

Monólogos con Pelé * Lina Barrantes Castegnaro La Fundación Arias para la Paz, desde hace …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!