Los viejos nuevos en la política

Ocean Castillo Loría

Ocean Castillo Loría

En la campaña de 1993 – 1994, en el Partido Liberación Nacional, se dio lo que se llamó «la revolución de las caras nuevas». Con ella, quienes habían tenido un liderazgo político (fue el caso de don Carlos Manuel Castillo), tenían que dar «el paso a un lado», ante la emergencia de una serie de rostros y liderazgos nuevos.

A esta altura de la campaña 2021 – 2022, se está dando un fenómeno muy interesante (en política solo hay una ley: la del cambio permanente); resulta que, el electorado, no está buscando rostros absolutamente nuevos (lo que fue el caso de Claudio Alpízar en el PLN)

No… ellos, lo que están buscando son «rostros que reflejen, cierta experiencia política», pero que no sean parte de la polarización de la «Era PAC»: si bien es cierto, Figueres Olsen, apoyó al PAC, en la segunda ronda del 2018, no es actor activo de esa polarización. Es más, Figueres Olsen, estuvo fuera del país (las razones de esa ausencia, son: «harina de otro costal»); Asimismo, la «memoria flaca del costarricense», juega en su favor: mucha gente no sabe o no recuerda (cosa irónica), los eventos de su gobierno (1994 – 1998) o como en la precampaña 2017 – 2018, se planteaba como el «hombre con huevos» (Así lo dijo él), capaz de tener mano fuerte, para resolver los problemas del país.

En el caso de doña Lineth, ella fue vicepresidente, del gobierno de don Abel Pacheco (2002 – 2006), alguien que llegó al poder, sin saber para qué lo quería, con grandes capacidades comunicativas, pero sin idea de «lo que se estaba metiendo».

La inestabilidad de ese gobierno, concretó, que lo más noticioso fuera: ¿A quién irá a sacar don Abel del gabinete?, cosa que se tradujo en «el abrazo del Presidente», como símbolo de despedida (Recuérdese o sépase que, el eslogan de la campaña de don Abel fue: «La hora del abrazo»).

La ignorancia del Presidente, era de tal nivel, que como deja constancia el ex precandidato presidencial, Rolando Araya, en su libro: «Testigo de Excepción», el mandatario le contó que, estaba muy tranquilo porque un «grupo de muchachos jóvenes», le estaba negociando el DR-CAFTA.

Ahora bien, regresando a la actualidad: hemos visto que la contrastación histórica, sirvió de poco en evitar la candidatura de Figueres Olsen. Pero con la postulación de Lineth Saborío, cabe preguntarse: ¿Cuál fue su papel y cuáles fueron sus aportes en el cuatrienio que estuvo en el gobierno?

Punto aparte (Y esto no lo digo como analista, sino, como elector): yo no confío en estos «viejos nuevos» en nuestra política: ¿Por qué?:

– Erwen Masís, cuestionó a Saborío en un debate, sobre su posición inicial, respecto a algunos temas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS); cosa en la que doña Lineth, tuvo que ceder.

– Saborío en las formas, semejaba el centro, el respeto, la honestidad; mas en materia de conocimiento de la realidad nacional, total ignorancia, falta de actualización; de ahí que su discurso, sea muy general (Al mejor estilo de su “maestro”, Abel Pacheco, quien, por cierto, no la apoyó en la contienda); valga decir, que no expuso nada, sobre tópicos como la agricultura o el desarrollo económico.

– Saborío nos parece análoga de Abel Pacheco (Tan es así, que en su discurso de aceptación del triunfo en la convención del PUSC, dijo, que presentaría sus ideas en su programa de gobierno, es decir, la generalidad de su discurso, no tiene hoja de ruta)

– Saborío ha ganado la consulta interna del PUSC: le bastó su imagen de madurez y ecuanimidad. lo cual, refleja la maleabilidad del electorado (No se gobierna a punta de imagen)

– Conclusión: a esta altura de la campaña 2021 – 2022: ni liderazgos, ni ideas en el PUSC.

Y en el caso de Figueres Olsen:

– Conforme a su narrativa, haría girar al PLN, un poco hacia la izquierda. Cuando se revisa su planteamiento programático inicial, refiere a la defensa de lo que se denomina: “Capitalismo progresista”, nuestra hipótesis, por la vía de la contrastación histórica, es que, esta es una mera pose, en el fondo, de llegar al poder, gobernaría conforme al economicismo. Recuérdese que en la campaña de 1993 – 1994, Figueres Olsen, hablaba de hacer volver al PLN a sus principios y luego concretó el “Pacto Figueres – Calderón”, que profundizaba el modelo monetarista.

– Se rumora, que el proyecto de Figueres Olsen, obedece a intereses políticos poco democráticos en términos de distribución de la riqueza, con lo cual, se afecta el ideal de la política como servicio. Pero no solo eso, se profundizaría la desigualdad, de la que poco o nada se preocupa el monetarismo.

– En el economicismo que posiblemente presente el PLN, se pierde sentido de los principios ideológicos de la socialdemocracia.

– Bajo las altas expectativas que genera su discurso, sumado a las realidades del multipartidismo legislativo, Figueres Olsen, entrará en una dinámica de conflicto – conciliación, en el que, olvidará sus: “mega – metas gubernamentales”, posiblemente volvería el hoy candidato, al tema de la “ingobernanza” como justificación (Así lo hizo, por lo menos, hasta antes de firmar el Pacto Figueres – Calderón)

– Así, en términos, del “descarnado realismo político”, un futuro gobierno del PLN, tendría en el Presidente de la República, a una especie de cabildero o comisionista del “capitalismo global”. Esto alimentaría la crisis de nuestra democracia. Es decir, los intereses particulares, por encima de los intereses patrios.

– El comando de campaña y el hoy candidato Figueres Olsen, ganaron, haciendo vencer la emoción y la irracionalidad: “Nos interesa más el futuro, que ver el pasado”.

– Ahora bien, el candidato del PLN, cumple un objetivo que parece de familia, opuesto a las ideas de don Pepe: “vivir de la política”, sea en el partido que fundó su padre o fuera de él, sea en la política costarricense o en la política internacional.

En resumen, sigo siendo (como lo escribí al terminar la convención del PLN, en mis redes sociales), un «socialdemócrata independiente», pero ante todo, un elector indeciso, que, al ver cómo se va conformando la papeleta presidencial a febrero del 2022, se rasca la calva y dice, como don Ramón, el del «Chavo del 8»: «¿Pos hora?”.

Revise también

Gaza

Entre la muerte y la destrucción: el último conflicto con Israel revela la magnitud del sufrimiento en Gaza

Entre la muerte y la destrucción: el último conflicto con Israel revela la magnitud del …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.