Llega el año decisivo de Flick al frente de la selección alemana

Por Klaus Bergmann, Arne Richter y Jan Mies (dpa)

dpa
De izq. a drcha.: El entonces entrenador de porteros Andreas Köpke, el ex seleccionador nacional Joachim Löw y su asistente Hansi Flick sostienen la copa durante la celebración en Alemania de la victoria de su selección en el Mundial de Brasil 2014. Foto: Markus Gilliar/GES/DFB/Pool/dpa

Múnich, 30 dic (dpa) – Hace ocho años, Hansi Flick alzó la copa del Mundial de Brasil 2014, como segundo del entonces seleccionador Joachim Löw, y en 2022 quiere ser el responsable de que Alemania logre un nuevo título, el 18 de diciembre en el estadio de Lusail, en Catar.

«Entregarse cuando es necesario» es el lema que Flick inculcará a sus jugadores en todos los encuentros del nuevo año. El técnico de 56 años quiere formar una unidad y ejemplificar el espíritu de equipo: «Solo se puede tener éxito juntos. Y así es como actúo».

Como entrenador, Flick ha defendido un fútbol atractivo, victorias y títulos desde su laureado paso por el Bayern Múnich. Y como seleccionador nacional tuvo un inicio fulgurante, con un récord de siete victorias en siete partidos internacionales.

Sin embargo, Flick solo puede garantizar una cosa para el primer Mundial que se celebra en invierno: preparar a la selección de la mejor manera posible.

Todavía hay muchas incógnitas en el ámbito deportivo, ya que el cuadro de participantes no está completo y Flick no sabrá quiénes serán sus rivales de grupo hasta el sorteo del 1 de abril en Doha.

Pero eso no cambia su valoración básica: «Quien esté mejor preparado jugará el mejor Mundial. Un torneo de la Copa del Mundo en medio de la temporada es un reto completamente nuevo para los 32 equipos clasificados».

Flick prefiere no prometer demasiado a los aficionados, que han vuelto a encariñarse con su selección a la vista de su gran comienzo tras las decepciones de la última etapa de la era Löw: «No se pueden garantizar los títulos».

La última clasificación de selecciones de la FIFA de 2021 sitúa a Alemania, cuatro veces campeona del mundo, en el duodécimo puesto, por detrás de Estados Unidos y por delante de Suiza. «Somos el aspirante que quiere ganar algo», dijo Flick.

En los primeros puestos se encuentran Bélgica, Brasil, Francia, Inglaterra, Argentina, Italia y España. Los finalistas de la Eurocopa del año pasado, Italia e Inglaterra, serán la prueba en la Liga de las Naciones, antes de centrarse en Catar.

«Tenemos que dar el siguiente paso allí», exige Flick. Hungría es el tercer rival del grupo de la competición europea. Como «ideal y atractivo» describió Flick el resultado del sorteo: «Podemos medirnos con los mejores de Europa».

Antes de hacer pública la lista de la selección, la Liga de las Naciones será un barómetro de la situación de cara al Mundial. Previo al gran bloque de partidos internacionales con cuatro encuentros a principios de junio, Flick desea realizar una concentración. «Dependemos de la buena voluntad de los clubes», reconoció.

«Volver a la cima del mundo»: esa fue y sigue siendo la tarea que le asignó a Flick el director de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Oliver Bierhoff, cuando aquel asumió su cargo en agosto, tras la eliminación en octavos de final de la Eurocopa contra Inglaterra.

El capitán Manuel Neuer señaló el Mundial como su objetivo personal incluso antes del debut de Flick. «Ahora queremos atacar», dijo por su parte el delantero Serge Gnabry después de la exitosa clasificación para el Mundial.

Flick es un experto en torneos. Tras sus ocho años como asistente de Löw, conoce la dinámica de un Mundial. Un torneo tiene diferentes fases, según Flick. A partir de los cuartos de final, las cosas se ponen realmente en marcha: «Cuando estás en octavos de final, la enorme presión desaparece. Todo lo que viene después es una repetición».

En Navidad, Flick quiso «relajarse en el sofá» de su casa. El aumento de la actividad a partir de enero debe producirse por etapas. El seleccionador tendrá que esperar hasta el comienzo de la primavera europea para los primeros días de trabajo. Leroy Sané y sus compañeros no volverán a vestir la camiseta nacional hasta el 26 de marzo contra Israel en Sinsheim.

Flick y su cuerpo técnico no se quedarán de brazos cruzados hasta entonces. Además de la observación constante de jugadores rivales en el Mundial en los estadios de la Bundesliga, habrá tareas de trabajo desde la sede. «Mantener el contacto con los jugadores entre las convocatorias es uno de nuestros proyectos», explicó Flick.

El seleccionador alemán ha utilizado a 31 jugadores en sus primeros siete partidos, incluidos cuatro debutantes Florian Wirtz (del Bayer Leverkusen), David Raum (del Hoffenheim), Karim Adeyemi (del Salzburgo austriaco) y Lukas Nmecha (del Wolfsburgo). Los máximos goleadores fueron Timo Werner (5), Gnabry y Sané (4 cada uno).

Pero Flick solo puede llamar a 23 hombres para el Mundial, por eso confía en una mezcla de experiencia y audacia juvenil, y en un sólido bloque del Bayern en torno a sus principales figuras, Neuer, Joshua Kimmich, Leon Goretzka, Thomas Müller y Sané.

«El Mundial es el punto culminante de 2022», según Flick. Sin embargo, de cara al cambio de año, el seleccionador alemán expresó también otro anhelo en un vídeo de la DFB: «Para 2022, deseo que tengamos al coronavirus y la pandemia bajo control, que volvamos a la vida normal».


Revise también

dpa

Entre visión y realidad: la industria automotriz en la CES

Por Thomas Geiger (dpa) La Torre Eiffel brilla más que en París, la antigua Roma …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.