Limitar las tasas de usura

Desde La Mina 2.0

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

He leído bastante sobre el tema. Unos opinando a puro pulmón, sin base alguna, otros con datos muy bien sustentados. Unos a favor de poner límite a todo y otros a que siga todo por la libre, unos que solo al comercio y algunos que no se lo pongan las tarjetas de crédito.

Yo soy de los que cree que se tienen que limitar el interés a todo crédito, incluidas las tarjetas de crédito. No por un tema técnico, muchos menos económico, sino más bien por un tema ideológico, para decirlo más sencillo, por política. No es posible que gente se enriquezca de las necesidades de otro. No es posible que la gente pague hasta más de 3 veces la tasa activa

No por nada es que el sector del que se tiene peor opinión en la región es del sector financiero, del sector bancario, no preciso en estos momentos el nombre de la encuesta, pero lo leí hace algunos años.

No se trata tampoco de una pelea entre banca pública y banca privada. Se trata de fijar con calma una tasa de interés, que el mero hecho de hacerlo es una acción política, pero debería fijarse de forma lo más cerca a la técnica y lo más lejos de la política.

Porque por querer hacer una paloma podría terminar haciéndose un zopilote—como decía nuestro pueblo antes (ahora se ha demostrado hasta la saciedad el valor incalculable que tienen los zopilotes en el ecosistema).

No viene al caso en estos momentos discutir sobre la banca privada y la banca pública, porque yo creo que en la práctica, en el campo, la diferencia es poca. Unos dicen que la banca privada enriquece a sus dueños y la pública no, que todo se reinvierte.

La banca estatal no es el IMAS y mucho menos el ejército de Salvación. En la banca pública hay mucha gente que tiene comportamiento de empresa privada, y ojalá fuera por la búsqueda de eficiencia…Mi padre siempre nos dijo: si quiere ganar como empresario privado conviértase en empresario privado o trabaje para la empresa privada, el Gobierno no puede pagar lo mismo ni dar los mismos beneficios, uno es para lucrar y el otro para garantizar el acceso de todos los ciudadanos a los servicios.

La repartición de la deuda en el país, según la encuesta de hogares se distribuye así (el cuadro lo tomé de G. Corrales):

Cuadro Desde La Mina

Viendo ese cuadro se concluye que hay que regular las tasas de interés de las empresas comerciales, los prestamistas, y por supuesto de las tarjetas de crédito. Las entidades financieras están reguladas. La gente compra electrodomésticos sin importar el interés, busca la cuota que pueda pagar y ahí donde el interés es leonino.

¿En cuánto se debe fijar el interés? La respuesta se la dejo a los economistas. Pero por ahora lo que importa es que el Estado intervenga y regule lo que tenga que regular, no pareciera lógico ni justo que se apliquen intereses cercanos al 50% en tarjetas de crédito y mayores en los otros sectores.

Yo estoy de acuerdo en que la gente haga plata, pero no así.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, promedio: 4,83 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.