Las mil caras del coronavirus

COMPARTIR:

El Sereno

Alvaro Campos Solis
Campos.solis.alvaro@gmail.com

Alvaro Campos

Al igual quelos terremotos, los huracanes y toda tragedianatural, el coronavirus o covid-19 tienen una y mil caras. Algunas de esas caras resultan agradables porque ponen en evidencia la solidaridad, uno de los rasgos más hermosos que distingue al ser humano. Otra de esas caras deja al descubierto, a los cuatro vientos, la pequeñez moral de ciertos individuos que aprovechan de la circunstancia, como alguna emergencia que amenace laseguridad o la vida de grandes poblaciones, para engrosar un pocomás su abultada cuenta bancaria.

Veamos. La caraagradable la ofrecen esas personas que en medio de su pobreza se convierten en filántropos. Es decir, ofreciendo ayuda al semejante a pesar de sus limitaciones económicas, incluso quitándose el bocado de la boca. Es gente que llora a sus muertos y comparte el sufrimiento del vecino atacado por una enfermedad o sorprendido por una epidemia,una pandemia un terremoto, un huracán y otras manifestaciones violentas provocadas por la naturaleza o por el hombre, como son los incendios.

No menciono la tragedia de las guerras, por cuanto esas son producto de la ambición de ciertos individuos que conforman empresas y gobiernos, en las cuales los muertos y los heridos tienenun origen común: la pobreza. Gente que va a la guerra para, cuando regrese, recoger un bono, regalía, premio o pensión y asípoder disfrutar de una vida mejor.

En otras personas las grandes crisis de salud y seguridadlo que despierta en ellas es una ambición sin límites. Esel caso de los fabricantes y distribuidores de mascarillas, objeto hecho de tela o papel que nos permite evitar la inhalación de gases y sustancias que comprometen nuestra salud.Ahora es noticia que algunos comerciantes le aumentaron el precio hasta en un 400 por ciento a esa herramienta, aprovechando la demanda que requiere la población para la protección contra el coronavirus.

Olvidan que ese virus no excluye a nadie. No hace diferencia de sexo, color, condición económica y social. A los avaros, incluso, también se los lleva.

Lamentablemente, la avaricia es parte de casi todo ser humano, como quedó demostrado en Haití, en el 2010, cuando un fuerte terremoto mató a miles de personas lo cual provocó el agotamiento de los ataúdes y las bolsas plásticas para echar los cadáveres, cuando los cajones de cuatro tablas se terminaron. En el caso haitiano los precios de los ataúdes y las bolsas plásticas se fueron por las nubes.

Con el terremoto de Limón ocurrió algo similar. Todavía la tierra se sacudía cuando los víveres empezaron a subir de precio.

A ese comportamiento empresarial se le llama avaricia, uno de los siete pecados capitales establecidos por el asceta y ermitaño Evagnio el Póntico y aceptado por el Papa San Gregorio Magno a finales del siglo VI de nuestra Era. El citado Papa calificóesos pecados de vicios y les endosó un diablo diferente a cada uno de ellos.El de la avaricia era Mammon y el de la Lujuria, Almodeo. Los otros se conocen como soberbia, gula, pereza, envidia eira. Es evidente que todos esos pecados,incluido la avaricia, han perdido vigencia. Los tiempos han cambiado. Antes, para expulsar a los demonios la iglesia recurría al exorcismo. Ahora cada quien los practica de acuerdo con sus posibilidades.

Debe ser difícil legislar en contra de la avaricia y la ambición, pues entre los responsables de promulgar las leyes, es muy posible que haya defensores de la ley de la oferta y la demanda. Así es como nos hemos acostumbrado a ver como algo natural el aumento en el precio de los medicamentos sin que nadie mueva un dedo. Todo parece indicar que el afán de lucro es el alfa y omegade algunos individuos que manejan los hilos de la industria y el comercio a nivel mundial. No falta quien les aplauda su “visión empresarial”.

Sin embargo, conviene educar a la población para que en casos de extrema necesidad imponga la sanción social, lo cual significa no comprarle nada, ni un comino, al comerciante o industrial que acapare, esconda y luego aumente los precios, aprovechando una recomendación que alcanza a todo un colectivo social.

Otras caras del covid-19

Esta pandemia que hoy amenaza al mundo y que ha cobrado un significativo número de vidas humanas, también debe contener algún elemento positivo. En primer lugar, fortalecer la costumbre en las personas de mantener la mejor higiene personal y en segundo lugar servir como alarma para evitar la histeria colectiva. Conviene rechazar a los agentes del miedo. También a quienes procuran obtener alguna ventaja material de la crisis mundial.

El covid-19 pone en evidencia la fragilidad del poder económico que a su vez sustenta al poder político. Cuando las bolsas de valores de los países ricos empiezan a caer y amenazan con el desplome, al tiempo queel comercio y el turismo entran en crisis, es hora de ocuparse y preocuparse.Por supuesto que el ciudadano de a pie tiene poco o nada que hacer. La responsabilidad recae en los gobiernos para que el mundo no entre en caos. La señal mas ominosa aparece cuando los aviones permanecen en tierra, porque no hay pasajeros, los puertos y aeropuertos empiezan a cerrar sus puertasy los barcos de carga y pasajeros siguen anclados en bahía, acatando una orden de cuarentena. Se requiere de valor e inteligencia para ver la situación sin alarmarse

Tampoco debemos perder de vista que esa pandemia amenaza a todo el mundo por igual. A diferencia de otras enfermedades que solo se ensaña con los pobres de los países pobres, el coronavirus despierta la preocupación del poder mundial. Esa preocupación podría significar el descubrimiento en poco tiempo de una vacuna capaz de controlar esa letal enfermedad. Delo contrario nadie estará seguro si ya incubó y es portador ese virus con corona.

Calificación: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

COMPARTIR:

Revise también

Yayo Vicente

Las jirafas de Costa Rica

Pandemia Yayo Vicente Cuesta hablar de jirafas en el contexto costarricense. Para empezar son una …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!