La responsabilidad de la fracción del PLN y la operación “tijeras”

Omar Rojas Donato

PLN

La fracción legislativa de mi partido Liberación Nacional, en los últimos días ha venido presentando un comportamiento que nos llena de esperanza y nos estimula a pensar que intentan cambiar su rumbo de acercamiento al desastroso gobierno PAC.

Durante mas de dos años los liberacionistas solo hemos visto una colaboración excedida de posiciones y algunos casos, miembros de fracción que han puesto el pecho por políticas impopulares, cuando debieron de ser los propios PAC quienes debieron asumir.

Con la salvedad de, uno y a veces dos integrantes de fracción, en la mayoría de los casos los liberacionistas, percibimos que el concepto de “oposición responsable” a rebasado el limite y que se ha caído en una “colaboración desmedida” al gobierno, >u>mas allá de simplemente votar algún proyecto.

Ahora que este irresponsable gobierno pretende recetar mas impuestos, nuestros diputados nos dicen que la propuesta no es equilibrada y que no darán los votos, que existe un desbalance de 80% impuestos y 20% recorte.

Creo que la posición de la fracción en este tema, es un indicador de no seguir de cerca de las ocurrencias fiscales del gobierno que solo pretende captar recursos por la vía más rápida “la clase asalariada y trabajadora” y que sea esta la que pague “platos rotos” que quiebran los políticos cuando gobiernan.

¡No resulta justo ni sensato, que los errores de los políticos, los pague el pueblo!

El gobierno no requiere de mas impuestos, lo que el gobierno necesita es gastar menos y ser mas profesional en cobrar los impuestos existentes.

El desastroso gobierno PAC debe de recortar el gasto, dejar de ser incapaz y ser ingenioso en cobrar mejor sus impuestos, pero sobre todo debe de pensar en un gran paquete de recortes a gastos innecesarios y en una gran reforma del Estado que busque y alcance la eficacia al menor costo posible, esa debe de ser la exigencia de la fracción – que el gobierno haga lo suyo.

El abandono al estado eficiente

Actualmente vemos como normal, casi como correcto, es más puedo asegurar que nos hemos acostumbrado, a la nefasta y a veces corrupta practica de aprobar presupuestos en donde se incluyen millonarias partidas en las instituciones públicas, para asesorías y consultorías para que nos digan. “como hacer las cosas” en lugar de simplemente “hacerlas,”

Hoy a los estudiosos de los problemas nacionales los irrespetamos por no cobrar, y por el contrario hemos desarrollado una ingrata actividad cual es pagarle a los “nuevos pensadores” por sus aportes. Con esa práctica intelectual insensata llenamos las instituciones de diagnósticos muchos reciclados, sobre lo que no se puede hacer, y dejamos de lado nuestro deber de hacer que las cosas como deben ser.

Seguimos favoreciendo un modelo de compras públicas donde, comprarle al que más caro venda, es la única opción, peor aún, se promueve la práctica de adquirir los bienes y servicios a los que ofrecen un margen de utilidad más alto en su propuesta (oferta) favoreciendo la corrupción y el amiguismo y un modelo en donde los mejores productos no pueden competir hacia la baja del precio, simplemente porque la discrecionalidad de los parámetros evaluativos permiten acomodar a “alguien” en particular, haciendo que gane aunque no sea el mejor, o aun siendo lo mejor, que gane con un margen desproporcionado de utilidad. Todo porque los políticos ya no nos preocupamos por atacar desperdicio y combatir la fuga inmoral de los recursos públicos.

Dejamos de promover la normativa necesaria para combatir el contrabando, sin exclusión alguna (medios, gremios y organizaciones) en general demuestran que son cifras multimillonarias lo que se deja de recaudar por la evasión y la elusión fiscal, que junto al flagelo del contrabando deterioran los ingresos del Estado, y mi partido se vuelve sospechoso porque sigue y continua sin levantar banderas eficaces y valientes para combatir esa clase de corrupción sobre los fondos públicos, porque la cárcel, un instrumento mundial, en Costa Rica no es un recurso para eliminar este crimen contra la sociedad.

Desarticulamos el MOPT pasamos de ser el Estado constructor al Estado contratista, hoy el kilómetro de carretera nos cuesta el doble, y liberación nacional en el más absoluto y sospechoso silencio.

Un Estado que desperdicia sus recursos públicos en excesos, que realiza compras al alza, y que no controla la evasión y el contrabando y que desperdicia sus escasos recursos, entre otros confusos actos administrativos, nunca puede ser eficiente y menos podrá llegar a mitigar el déficit fiscal que abruma su funcionalidad.

El límite de la oposición responsable

La ruta de nuestra fracción no debe ser simplemente manifestar que no existe equilibrio, -que tal si el gobierno nos presente la propuesta ajustada y equilibrada: 50% impuestos 50% reducción de gastos?

¡No! Nuestra fracción debe ser categórica en su posición, ni un céntimo de nuevos impuestos, la determinación debe de ser convincente, sin margen de duda, sin ambigüedades, solo pensando en que no es justo que los trabajadores terminen pagando los errores de los políticos.

La fracción debe de EXIGIR al gobierno, la presentación de dos grandes proyectos a) Paquete de reducción de gastos y b) Proyecto integral de reforma del estado.

Las acciones a exigir al gobierno

Llego la hora de que nuestros diputados con una firmeza inédita EXIJAN al gobierno una verdadera REDUCCION DE GASTOS. Todavía por increíble que parezca, los diputados de Liberación Nacional, puede rectificar el rumbo y evitar una nueva debacle electoral a nuestro partido y el riesgo de perder la paz social.

Sin causar despidos (salvo los justificados en puestos de jerarquía) se debe de empezar, con la operación recorte a todo lo que sea innecesario.

Y que no nos digan, (como algunos economistas andan proclamando), que no se puede. Por que como decía, nuestro querido don Pepe: ……“¡para hacer posible las cosas, lo único que hay que hacer, es hacerlas!”

Entre otros aspectos:

  • Plaza vacante que quede, plaza que debe desaparecer presupuestariamente, con el acompañamiento (cuando corresponda) de una reasignación de labores.
  • Dejar de pagar disponibilidades cuando no se requiere.
  • Dejar de pagar dedicaciones exclusivas sin requerirse.
  • Cortar las horas extras (salvo en las responsabilidades de seguridad y combate de índole sanitario).
  • Dejar el salario escolar solo a quienes tiene hijos en escuela.
  • Cancelar todas las asesorías de servicios profesionales.
  • Cancelar todas las partidas millonarias por consultorías.
  • Cancelar todas las partidas por cualquier extremo profesional (para eso existen los profesionales de planta).
  • Que el gobierno tramite un proyecto vigoroso y enérgico que mitigue y combata la evasión, la elusión y el contrabando.
  • Que el gobierno tramite una reforma al sistema de compras del Estado para que este compre calidad, siempre buscando el mejor precio (licitaciones a la baja).
  • Reducir y limitar los sueldos de los altos jerarcas al 50%.
  • Eliminar los puestos (botella) muchos sin cartera y peor aún sin responsabilidad practica y menos operativa.
  • Exigir un proyecto de actualización del otorgamiento de las exoneraciones que permita reducir algunos innecesarios privilegios
  • Recorte sustancial de las partidas de viajes al exterior.
  • Recorte sustancial a las partidas de gastos de atención a los supremos poderes – Exigir al gobierno un plan de reducción de alquiler de espacios (edificios) que permitan aplacar el exorbitante pago por alquileres, reubicando otras dependencias en espacios comunes (hoy el tele trabajo lo permite)
  • Exigir una propuesta integral que obligue a ajustar los valores declarados de bienes e inmuebles y traspasos de activos para que los que más tienen se ven obligados a cancelar y tributar por valores reales y no como sucede hoy.
  • Exigir una propuesta que obligue a cruzar los valores de escrituras inscritas en el registro (hipotecas y cualquier otro tipo de operación) con la base declarativa tributaria de quienes se ven beneficiados de dichas transacciones.
  • Recorte más que sustancial a la publicidad millonaria del gobierno, que tiene por propósito quedar bien con los medios y esperar complacencia ante la ineptitud de gobierno.

Y lo más importante se debe de exigir al gobierno un proyecto de REFORMA DEL ESTADO que conlleve a eliminar la duplicidad de funciones y de objetivos, y reunifique labores y personal en otras instituciones afines, con el propósito de ser más eficaz y desarticular una estructura paralela de jerarcas con salarios millonarios por hacer lo mismo.

El precio de lo impopular lo paga el partido

A nuestra actual fracción hay que reconocerle buenos aportes, como lo son el control de los abusos desmedidos en el derecho a huelga, (aunque en otros aspectos sobre huelga se excedieron), las iniciativas por mejorar la calidad de la educación, los aportes por fortalecer las alianzas publico privadas, las iniciativas por fortalecer el turismo, y el fortalecimiento al combate de mafias de narcotráfico y algunos otros aspectos mas, en medio de la crisis económica y de salud.

Pero en esta nueva y desmedida propuesta del gobierno, de un nuevo paquete de impuestos insensatos, que son absolutamente impopulares, nuestra fracción liberacionista tiene la oportunidad histórica de desmarcarse del gobierno y dejar que ellos asuman el costo político.

Es el Gobierno el que debe decir cómo y dónde se debe de reducir el gasto, pero la exigencia para que la planten debe de ser nuestra y sin la más mínima consideración, si el gobierno no se preocupó por contener el gasto y por el contrario los ha aumentado, entonces no deben tener consideración de nuestra fracción y menos el beneplácito por nuevos impuestos, que además están llenos de ocurrencias que terminaran empobreciendo aún más a las familias costarricenses.

Por el contrario, la fracción de mi partido, debe de ir en defensa de las mayorías, recuperar la confianza perdida en estos años y con más razón en defensa de los más necesitados, como históricamente fueron el fundamento del apoyo de siempre a liberación.

Tampoco debe permitir que se destruya la clase media, porque sería como destruir la obra de Liberación Nacional.

No se puede, negociar y menos admitir nuevos impuestos, el gobierno debe plantear el paquete de reducción de gastos, y un verdadero plan de reforma del estado costarricense, sin ello solo estaremos en presencia y avalando una inmoral ocurrencia en perjuicio de la ciudadanía.

Tampoco podemos complacer, a quienes hacen llamados a aprobar impuestos, solo para quedar bien con el FMI, ya que solo estarían contribuyendo a la descomposición social del país.

Paralelo, a todo ello deberá exigirse un paquete de reactivación económica y generación de empleo.

Señores (as) diputados (as) liberacionistas, en manos de ustedes quedaran que este país no se descomponga, y en manos de ustedes quedan que nuestro partido, no desaparezca como opción real de volver al Gobierno de la Republica, toda vez que de fijo quienes voten nuevos impuestos serán castigados el primer domingo de febrero del 2022.

Compañeros Liberacionistas, diputados (as) ……… en sus manos queda la patria, y el partido, o el grito agónico e incontrolable de las mayorías, y el mayor castigo electoral de nuestra historia partidaria.


Revise también

Decodificar el plebiscito chileno

Decodificar el plebiscito chileno

Javier Sajuria El plebiscito y los apabullantes resultados en favor de una nueva Constitución son …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.