La prensa y su visión

Parehara

Oscar B. LLanes Torres

Oscar B. Llanes

Esta semana la sociedad se encuentra en un ciclo de angustia, zozobra, los medios de difusión acelera nuestros latidos coronarios, los medios auscultan sus preferencias, el continente de extremo a extremo tenemos a los pobladores en asustada emoción, en cada geografía, la nuestra, el vecino, el más distante, todos padecemos de una prensa que alguien dijo con acertada curiosidad “el periodismo y el mal, es una golosina mediática”, desde la más temprana hora del día se abren los micrófonos, brillan las pantallas, hojas coloridas cargadas de letras e historias, páginas con grandes titulares que anuncian bodas, defunciones, fiestas con el erario público, se cuenta que Mercosur ya tiene su Santa, la bahiana (brasileña) Hermana Dulce de los Pobres, que las monarquías están en crisis, la mantienen su simbolismo, las ideologías, que la ideología es una religión de laicos, que Chile sufre una confrontación inimaginable, que se incendian los vehículos del transporte público, se asaltan y se saquean mercados, que la sociedad está a la deriva, se declara el “toque de queda” que nos recuerda las ignominiosas dictaduras, que en el Ecuador se enfrentan, no se quiere creer esto de un pueblo tan pacífico, en todos los rincones existen exacerbados acontecimientos, en otros puntos del vasto universo las personas se desplazan forma violenta, tenemos más de quince millones de personas que son obligadas a dejar sus raíces, buscar amparos en otras geografías, dejando de lado su territorio, sus costumbres, sus creencias, sus idiomas, sus aromas y sabores.

En ese marco cotidiano que se inicia a la madrugada los medios lanzan sus dardos, sus políticas editoriales, debemos providenciar un fiscal de los medios, una especie de ombudsman, que tenga la potestad de intervenir cuando un medio utiliza un lenguaje tóxico, excitando emociones de jóvenes y adultos, que eduque al auditorio que están cómodamente instalados en casa, se requiere información y no mera comunicación sin ningún rigor que ilustre, que distraiga que enseñe, que la sociedad está cansada de episodios que en nada contribuyen para el crecimiento espiritual de la misma.

El poder público debería mantener una discreta vigilancia, no queremos censores, nunca, que es la más ingrata de las funciones en las dictaduras, pues, impide la creatividad que se produce en un ambiente de libertad consciente y se cubre de belleza provocando sensaciones de interés individual y colectivo.

Estos debates sobre la Prensa y su visión como la de medir la temperatura social y los mensajes enviados a la sociedad en todos los formatos, recuerda un poco al filósofo-esclavo, cuando a requerimiento del Rey, quien solicitara que alimento dar a los visitantes, el filósofo, respondió, que el mejor alimento es “la lengua” por el simbolismo que conlleva, como el órgano del lenguaje, es capaz de mudar conductas, posturas, tradiciones, ser de paz o de conflictos, es para enviar mensajes de amor, de fraternidad, de entendimiento, para fomentar el convivio sano y equilibrado que es lo que deseamos los destinatarios de los que producen los medios.

LAMBARE, PARAGUAY

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Diplomático (J) y Profesor Universitario Paraguayo.

Parehara es una palabra en Guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, que significa mensajero


Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.