La Patrulla de Bares: De pura raigambre guadalupana (Chicos Bar)

Especial para Cambio Político

SEMPER COMPOTATIUM

Y LLEGO LA PATRULLA DE BARES

Al rescate de la más noble de las tradiciones culinarias costarricenses: la boca
Enemigo mortal del karaoke y los bares de pipicillos

Patrulla de BaresMisión: Bar Chicos
Dónde: Guadalupe, 500 mt este y 50 norte de la iglesia católica (ver mapa)

Bsr Chicos

En el último concilio de la Orden Suprema de la Patrulla de Bares, estaba el punto de sugerencias de lugares nuevos para visitar. No crean, la tarea sencilla, para empezar, hay un reglamento muy estricto, y para que se de luz verde de adónde ir, hay que cumplir con el. Y esto no es algo tan sencillo como pareciera.

Primero que todo, dos de los puntos más importantes del reglamento, es que el bar no se haya visitado anteriormente, y el otro, que se haya hecho por parte de algún patrullero una “prepatulla”, es decir que alguien lo haya visitado con anterioridad y que lo recomiende para un patrullaje definitivo.

Después hay una deliberación y votación. Muchos bares se han propuesto, pero no todos han tenido el privilegio de ser visitados, como se dice “son muchos los llamados y pocos los elegidos”. También, y no menos importante, debe tener una tradición cantinesca, como ya saben nada de bares pipisillos.

Uno de los miembros de la orden, vecino de la comarca de Guadalupe, en el condado de Santa Eduviges, recomendó la hostería Chicos, conocida modernamente como Bar Chicos. El detallado informe del patrullero hizo que a más de uno se le hiciera la boca agua, de solo pensar en las suculentas viandas que ofrece, y deseando que la patrulla se programara lo más pronto posible.

Y por fin llegó el día…

Bar Chicos queda exactamente 500 mt al este y 50 al norte de la iglesia católica del lugar o a la tica (para los ya de la tercera edad) 50 mt al sur del antiguo Cine Reina, en el cruce Guadalupe-Moravia.

La taberna es de raigambre, desde tiempos inmemoriales ha existido, no exactamente en el mismo lugar, antes estaba muy cerca, a la vuelta, sobre la calle principal de Guadalupe, llamada ahora radial, en el puro cruce a Moravia. Solo que antes era una cantina, y ahora tiene un nombre más sofisRestaurante, bar y marisquería Chicos“. Y eso no fue lo único que cambió, realmente el lugar es otro, pasando de un local viejo de madera, a uno moderno.

Gracias al dios Baco, el lugar mantuvo la excelente cocina y bocas que le eran característicos. La oferta es muy surtida, 33 de las regulares y 8 de la sección de mariscos, junto con un apartado de adicionales como “pico de gallo” o porciones extra de arroz (grande y pequeña).

La cata empezó con el tradicional chifrijo, llamado en esta comarca chifrito, boca que ya es toda una tradición en cualquier bar del país; en esta oportunidad se pidieron dos variantes, uno normal con todo y otro sin arroz (vaya uno a saber porque un patrullero decidió pedirlo así); cualquiera de las versiones, estaba sencillamente espectacular, con una ración generosa de crujientes chicharrones, tortillitas fritas, y frijoles que más bien parecían cubaces; y todo acompañado con una rodaja de aguacate, algo que ya es una rareza, más que todo por su costo. La ración es tan grande, que uno de los patrulleros tuvo que pedir una porción adicional de arroz, para poder terminar con los frijoles y el chicharrón. El Arroz con Camarones con muy buenos camarones, con una guarnición de puré de papas, con ensalada de repollo y zanahoria al que le ponen encima “pico de gallo”, hay que tener cuidado con el porque es picante, aunque no mucho, esto un detalle a considerar, por que hay algunos que no les gusta. El Arroz con Carne también es bueno, con la misma guarnición anterior, los olores son pocos, lo que es pasable para quien no le gusta que le pongan en la comida (aunque no lo crean hay gente así). El Taco de Queso, o mejor dicho los tacos, porque la porción es de cuatro, normales, únicamente acompañados de una hoja de lechuga, con una salsa rosé. La estrella de la noche fue definitivamente el Taco de Carne, boca para el más exigente de los patrulleros, son dos generosos tacos de carne mechada, con la tortilla bien tostada, que casi rebalsaban el plato donde los sirvieron; llenos repollo y salsas hasta más no poder; los de la Taquería Mexicana no les llegan ni a los tobillos, con eso les decimos todo. Las Alitas a la Diabla deliciosísimas, vienen bañadas en salsa de BBQ, acompañadas de salsa ranch y apio; nos recordaron aquel viejo anuncio de KFC que decía “como para chuparse los dedos”. Después de semejantes comilonas, solo quedó espacio para unas Yuquitas Fritas y unas Salchipapas que resultaron, a pesar de su sencillez, bastante cumplidoras. El estómago no daba para más, pero había que sacrificarse para cumplir con la cuota de bocas, así somos los patrulleros…

El lugar está muy bueno, eso si, hay que tener cuidado, pues los fines de semana hacen el temido karaoke, con el agravante que es del tipo pachanga, incluso así se llama. Fuera de ese detalle, el servicio es muy bueno, la comida muy variada y rica, a un precio justo, y también hay menú de restaurante por si desean un plato más fuerte.

Bsr Chicos

Si quieren conocer un poco más, pueden visitar la página de “faisbuc” del lugar.

Evalúe esta crónica: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…
PATRULLA DE BARES

LLOREMOS POR SIEMPRE POR LA EXTINTA SAINT FRANCIS
¡LA BIRRA EN VASO SIN HIELO! ¡NI A PICO DE BOTELLA!

Combatiente declarado contra los sports bar
Los aborrecibles Pancho’s, Millenium, Yugo de Oro Cinco Esquinas y el Valle de las Tejas dichosamente de Dios gozan

VALETE ET INEBRIAMINI

Facebook beer



Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.