La otra final: alemana Puma vs. Nike en la Eurocopa de fútbol

Por Michael Donhauser y Hannes Breustedt (dpa)

dpa
Kasper Rorsted, director ejecutivo de Adidas, sostiene un ejemplar del “Uniforia”, el balón oficial de la Eurocopa 2020. Foto: Christian Charisius/dpa

Herzogenaurach (Alemania)/Beaverton (EE.UU.), 10 jul (dpa) – Desde hace décadas, los grandes torneos del fútbol internacional no solo se centran en la emoción, los goles, la victoria y la derrota, sino también en el dinero, especialmente para los proveedores de indumentaria de los equipos.

Los fabricantes de artículos deportivos, como los alemanes Adidas y Puma o el estadounidense Nike, aprovechan estos eventos para presentar las últimas modas e innovaciones deportivas a una audiencia de millones de personas.

Según la leyenda, los botines diseñados por Adi Dassler contribuyeron al “milagro” de la victoria de Alemnia en el Mundial de Suiza en 1954, y fueron a su vez la antesala del triunfo comercial de la marca.

Hoy en día la venta de camisetas aporta la mayor parte del dinero a las arcas de las empresas de artículos deportivos. El impacto directo de un gran torneo como la actual Eurocopa de fútbol es relativamente modesto para los fabricantes de calzado deportivo, que entretanto se han convertido en grandes empresas.

Sin embargo, el espectáculo es un escenario importante, sobre todo gracias a sus elevadas cifras de audiencia y a la publicidad que rodea a los jugadores, en la que Adidas y Nike, en particular, entablan desde hace años una competencia feroz.

“El beneficio comercial de la Eurocopa es previsible, eso estaba claro desde el principio”, señala una portavoz de Adidas, con sede en Herzogenaurach, en el sur de Alemania. No obstante, añade que con o sin la Eurocopa, 2021 será un buen año para Adidas.

Según la portavoz, tras la cancelación del campeonato y otros eventos deportivos el año pasado debido a la pandemia del coronavirus, la gente está contenta de que por fin haya vuelto la actividad.

“El deporte tiene una enorme visibilidad y alcance y es otra razón por la que el fútbol es estratégicamente muy importante para nosotros como categoría”, destacó.

El director ejecutivo de Adidas, Kasper Rorsted, calcula que los ingresos de su empresa este año por la Eurocopa y los Juegos Olímpicos podrían ser de entre 50 y 70 millones de euros (59 y 83 millones de dólares).

Incluso durante el año de pandemia en 2020, la facturación de Adidas fue de unos 19.800 millones de euros (23.400 millones de dólares).

Si bien su gran rival, Nike, no dio detalles sobre sus ingresos relacionados con los eventos deportivos, en total la empresa facturó en el año fiscal hasta finales de junio 44.500 millones de dólares, lo que supone un aumento interanual de hasta el 19 por ciento a pesar de la crisis del coronavirus.

Para Adidas, la venta de camisetas no ha ido como se esperaba. Las de la selección alemana, que incluso había establecido su cuartel general durante el torneo en las instalaciones de la marca, quedaron colgadas en las tiendas tras la temprana eliminación del equipo de Joachim Löw.

Por ello, las camisetas blancas o negras ya están disponibles en la tienda online del segundo mayor fabricante de artículos deportivos del mundo por 45 euros (53 dólares). Hace unas semanas, los aficionados todavía tenían que desembolsar al menos 90 o incluso 130 euros.

La marca alemana, que tenía ocho equipos contratados para la Eurocopa, apunta que inicialmente la demanda fue muy buena. Tras la convincente victoria de Alemania contra Portugal, incluso se dispararon las ventas, sobre todo la camiseta con el nombre de Robin Gosens.

“El equipo está jugando también los partidos clasificatorios para el Mundial de Qatar con las camisetas actuales, y creemos en el éxito del equipo. Por eso, las camisetas seguirán estando a la venta”, subraya la portavoz.

Las caras son más felices en Puma, el rival de Adidas en la pequeña Herzogenaurach. El fabricante de artículos deportivos tenía cuatro equipos contratados como proveedores en la Eurocopa: Italia, Austria, Suiza y la República Checa y todos llegaron a las rondas eliminatorias.

Además, Italia está en la final y tiene muchas posibilidades de convertirse en campeona de Europa.

“En general nos alegramos de que, tras una pausa tan larga, los aficionados puedan volver a vivir el deporte y de que el ambiente haya mejorado notablemente. Esto también tiene un efecto positivo en la demanda de camisetas”, señaló un portavoz de la empresa.

Es probable sin embargo que la campeona en indumentaria sea Nike. La compañía estadounidense redujo el número de clubes de los que es proveedora y ahora solamente equipa a unos pocos exclusivos como el Barcelona, el París Saint-Germain, el Liverpool, el Inter de Milán y el Leipzig.

En la Eurocopa ya ha llegado a la final al vestir al exitoso equipo inglés, rival de los italianos este domingo. En la cuna del fútbol, la euforia que rodea a la final es enorme, lo que seguramente impulsará fuertemente las ventas.

El mayor fabricante de artículos deportivos del mundo es también el principal proveedor del torneo: 9 de los 24 participantes llevaban camisetas Nike, entre ellos el defensor del título, Portugal, con su superestrella Ronaldo, y el campeón del mundo, Francia.

Además, los estadounidenses tienen otro as en la manga: Brasil, uno de los finalistas de la Copa América. Su rival, Argentina, viste Adidas.


Revise también

América Latina y el mandato exportador

América Latina y el mandato exportador

Francisco Cantamutto Martín Schorr Economistas ortodoxos y neodesarrollistas tienen un punto de acuerdo: América Latina …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.