La mesa retonta

Freddy Miranda Castro

Freddy Miranda

Luis Chavarría el sempiterno líder sindical de UNDECA, salió lanzando sapos y culebras contra la Contraloría General de la República porque resolvió que no hay quite para la Caja y que debe cumplir con lo aprobado en la Ley de Reforma Fiscal, como los demás mortales.

Según Chava la Contraloría es una provocadora y el gobierno es de facto, una dictadura a pesar de que obtuvo el 61% de los votos en las pasadas elecciones. Pero las elecciones democráticas para Chavarría deben ser un decorado burgués que no tiene ninguna importancia, tampoco la tiene la alternancia en el poder. Él tiene décadas de estar atornillado al mando de UNDECA y que nadie le hable de alternancia o transparencia. Él no cree en esas monsergas de la democracia liberal. Escuchándolo decir esas cosas como si de una sentina se tratase, me acordé de una entrevista que le hicieron en 2012 en el programa de la televisión cubana, “Mesa Redonda”.

Según Chava Costa Rica estaba en el 2012 a las puertas de una situación revolucionaria, era como un enorme prado reseco que la más mínima chispa de descontento iba a incendiar. En tanto Cuba era el paraíso soñado, el país de los sueños realizados. Un país en el que los trabajadores no pueden hacer huelgas, porque allí ya no hay contradicciones de clase y todo es armonía entre los trabajadores y sus sempiternos líderes gobernantes. Aunque los salarios sean de 30 dólares al mes y menos; allí reina la paz y nadie protesta. Además todos los sindicatos le pertenecen al único partido existente y gobernante, por lo que todos son felices y comen perdices, y por supuesto nadie se quiere ir de ese edén proletario, si no que son más bien legiones de trabajadores extranjeros los que se quieren ir para allá. En fin como dijo Einstein: “Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo”.

En tanto Costa Rica único país del mundo donde se puede ir a huelga indefinidamente sin que te rebajen el salario. En el que hay empleados que ganan no 30 dólares al mes como en Cuba, sino hasta 30 mil dólares al mes en la querida CCSS. Donde los señores del poder que tanto odia Chava, como Oscar Arias le clavaron a esa institución más 10 mil empleados botella, bajo la Presidencia de Eduardo Doryan con lo que UNDECA vio reverdecida sus finanzas. Pues aquí Chava solo ve tenebrosos augurios. Será acaso porque a esa institución la tienen a punto de quiebra los sindicatos que defienden unos privilegios salariales insostenibles e inexistentes en ninguna otra parte del mundo.

La CCSS era el Cisne de la seguridad social costarricense. Ahora es el patito feo. Una institución costosísima cuyos objetivos de atender la salud de los costarricenses han sido trastocados por la de servir a la aristocracia gremial que allí reina y mora como si de su feudo particular se tratase, mientras la salud y la atención médica del pueblo llano se deteriora cada día. A la Caja no le hace falta plata, lo que necesita es que no se la roben desde adentro. No obstante la han transformado en una aspiradora insaciable de billetes, no para comprar medicinas y equipos, si no para pagar privilegios y gollerías inimaginables. El costo de las tropelías burocráticas de la CCSS para esquilmar el bolsillo del pueblo, traen como consecuencia cierre de pequeños y medianos emprendimientos, desempleo y frustración en un país donde intentar abrir un pequeño negocio es más difícil que agarrar un arco iris por la cola. Bueno a lo mejor a Chavarría se la hace su historia y logra a punta de huelgas y cierres, doblegar la voluntad de los nacionales costarricenses y llevarlos hasta una utopía como la de su adorada Cuba.

Por algo el pueblo de la isla llama a esa programa de la TV cubana, “La Mesa Retonta”.

Evalúe este artículo: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 3,67 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.