La ideología de género

De José Calvo

José Calvo

José Calvo

Se ha desatado una furiosa discusión sobre el “género”, que se debería propiamente llamar el sexo, ya que género es un accidente gramatical, y ayuda mucho en la discusión mantener el significado de las palabras. Por eso no se puede aclarar el concepto de empleo en la distribución de la riqueza, en el caso de la Renta Pública Garantizada.

Si uno fuera un poco paranoide podría creer que la presente furia sobre el sexo es una conspiración neoliberal para mantener a la gente alejada de las cosas actuales importantes: como la distribución de la riqueza y el desempleo. O podría ser también una intromisión de la naturaleza, diseñada para remediar el problema ambiental que tiene que ver directamente con la población humana en irrupción.

El problema de la discusión es el sexo, que en los mamíferos está tan indefinido que lo machos tienen tetillas que delatan un pasado heterosexual. Los homosexuales sufren de una discriminación terrible. Pero ¿cuántos sexos hay? Existe el tradicional de mujeres y hombres: que se subdividen en varios grupos según aparentemente, la cantidad de hormona que tengan. Y están los homosexuales, aunque estos se dividen en varias clases, según sus preferencias. Y están los que les gustan ambos sexos. Los homosexuales humanos son terriblemente discriminados.

Pero lo que verdaderamente está bajo el ataque de la “ideología de género” ahora, es la familia; que sí tiene varios defectos, como todas las instituciones humanas. Como la democracia, que se ha vuelto una cuestión de partidos con maquinarias electorales de a dedo. Como el gobierno, dominado por “el funcionariado”, que es un aliado del 1% de la clase empresarial y que está empeñada en la mala distribución de la riqueza. Como la sociedad sin castas, que creó el Gulag para imponer la voluntad del número uno. Como el poder de Hitler, que tomó con solo una maniobra del Reichstag pero quitarlo les costó la vida a decenas de millones de personas. En la islita paradisíaca ya vamos casi por dos asesinatos por día, y hay un muerto diario por accidentes de tránsito: que es otra forma de violencia asesina.

La familia es por lo menos tan vieja como la especie, y existe desde antes de que los humanos se dieran cuenta de la concepción. Es posible que esa institución no se pueda destruir sin destruir al género humano. Era necesaria para que alguien se quedara al cuidado de lo hijos y forrajeando, cuando los hombres se iban de cacería. Y de no quedarse las mujeres cuidando los hijos y forrajeando habrían tenido que quedarse los hombres: la selección no fue un asunto deliberado, conspiratorio, aunque influyó mucho que las mujeres eran mas débiles: lo que no importa en nuestro mundo actual.

Hace apenas 10,0000 años andábamos todos forrajeando. La vida era entonces corta y brutal, como lo es ahora para el mundo subdesarrollado

El actual sistema de la familia necesita la colaboración activa de las mujeres, quienes generalmente están de acuerdo con sus maridos en la necesidad del castigo corporal, que es menos cruel que quitarle al hijo el cine, y que tiene la inmediatez que no tiene quitarle el cine, La mera desaprobación de la conducta inadecuada, no surte ningún efecto, y nos da la idea de impotencia. Cuando se le quitó a la familia el recurso del castigo corporal, se la debilitó y se la hizo ineficaz para la corrección de las faltas de la conducta; aunque es verdad que en algunas familias prevalecía el sadismo; la familia sin embargo no puede estar sometida a la tutela del régimen político, y cuando el régimen político ha querido hacerse cargo de la educación de lo hijos, ha sido un fracaso, como el de la sociedad sin clases.

De seguir así, se van a explorar todas las posibilidades de acabar con los machos. El avance de la biología hace razonable estudiar las posibilidades de la partenogénesis, que sin embargo necesita de los machos periódicamente para producir los huevos de la hivernación.

Pero no hay que darle demasiada importancia al calentamiento de la ideología de género. La mayoría de las personas están muy a gusto en los roles sexuales que les tocaron (la discriminación) y no van a poner en peligro su confort revisándolos, a pesar de los inconvenientes que tengan.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.