La homilía de Monseñor Salazar

Desde La Mina 2.0

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

En varios de los chats en los que participo la homilía de Monseñor ha sido motivo de muchísimas discusiones. Por qué si fue claro y conciso— preguntan algunos.

Debo reconocer que Monseñor se echó la homilía con buena voz y con buena dicción, bien hilvanada y pensada. Levantó ánimos y arrancó aplausos de tirios y troyanos y dijo cosas que uno esperaría que diputados o diputadas de oposición hubieran dicho.

Pero dijo cosas que por lo menos a mí no me gustaron, y no las esperaría de un Obispo.

-Palo a la prensa: hagan lo que yo digo y no lo que yo hago.

Exhortó a los medios de comunicación social a la mayor objetividad posible, para no caer en el amarillismo posible, que tanto daño hace a todos—dijo Monseñor.

Pero no dijo nada del montón de curas que comentan problemas nacionales con criterios formados de oídas, sin ninguna objetividad, en los que tampoco analizaron a profundidad el tema y simplemente opinaron a pulso, a lo que les palpitaba el corazón, sin recordar que son criadores de opinión. Comentarios amarillistas.

Y peor de los curas que se echan sermones a puro pulmón, sin estudiar, sin prepararlos y hacen comentarios que dan miedo, completamente amarillistas, que evidencian que ni por joder abrieron un libro de texto o se preocuparon por documentarse.

O sea: hagan lo que yo digo y no lo que yo hago. Yo esperaría de Monseñor que hubiera dicho: llamo a la prensa a tomar medidas como hemos tomado a la interno de la Iglesia: sustentar las opiniones en hechos, evitando amarillismo y apegándonos lo más posible a los protocolos comúnmente aceptados para informar.
-Las minorías y las mayorías

Y lo verdaderamente desafortunado del discurso de plaza pública de Monseñor para mi gusto fue esta frase: “No se puede defender derechos de minorías, ignorando derechos de mayorías.” Yo quisiera oír la opinión de los curas y jerarquía de la Iglesia en China, la India, Indonesia, Pakistán, Malasia…Yo siempre he creído que Jesús tomó la opción por los más débiles, por las minorías, porque si hubiera venido por las mayorías no hubiera tenido tanto eco.

Algunos dicen que no hay que sacar de contexto esa frase, que fue clara, que lo dijo fue que porque le dedica tanto tiempo la comunidad LGTBIQ y no a la mayoría de la gente. Mi respuesta es: por eso, porque son minoría, y como dijo una amiga por ahí: “…a las mayorías nadie las está silenciado, las minorías también tienen derecho a manifestarse…”

Que conste que yo no apoyo al Gobierno, que soy crítico duro, pero por qué no reconocer que Monseñor aprovechó la misa del 2 de agosto para echarse un discurso de plaza pública, y lo que es peor, sabiendo que nadie lo podía cuestionar. Se abusó del poder.

Yo soy de los que creo que en un Estado Laico y en la firma de un Concordato entre la Iglesia y el Estado Costarricense y soy de los que estoy seguro que hay oficinas del Estado que persiguen a la Iglesia (entre varias la Caja, solo por mencionar una) y que sectores de la prensa no hacen más que desprestigiar a la Iglesia.

Yo creo que la Iglesia es Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana. Soy católico. Pero, creo que a Monseñor Salazar se le fue la mano.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.