La ética en tiempos de Liberación Nacional

Bazar digital

Carlos Revilla M.
crevilla@cambiopolitico.com

Menudo socollón le ha dado al Partido Liberación Nacional (PLN) la campaña publicitaria de su precandidato Fernando Berrocal. Y el socollón ha sido en ambos sentidos, el de crítica a la campaña, pero también el de la crítica que hace la campaña.

Ante la crítica a su campaña, Fernando Berrocal hizo una defensa de esta. No es mi intención referirme directamente a esa campaña, ya se ha dicho bastante en redes sociales y otros. Pero si me interesa hablar de un punto en esto de Berrocal.

Los detractores de la campaña se han dedicado a atacarlo a él (Berrocal) y a los spots publicitarios, pero no dicen nada de los argumentos del porqué se hizo de esa forma y que Berrocal expone en su defensa.

Se puede hablar cualquier cosa de la campaña publicitaria y de Berrocal (seguramente ciertas), pero eso no le quita que mucho de lo que él dice en su defensa sea cierto. Efectivamente —como él dice— se juzga con una doble moral, y hay mucha corrupción, y en resumen esos son los argumentos dados del porque se escogió ese tipo de campaña. Y sobre este tema, hay que reconocer que muchos liberacionistas se hacen los rusos (me incluyo entre los liberacionistas, aunque no soy de los que se hacen los rusos).

Hace unos días hablaba con unos amigos sobre don Walter Coto, a raíz de una idea muy buena de su autoría sobre la presentación de un proyecto de ley para crear lo que él llama una pensión consumo. Y uno de mis amigos comentó que porqué le dábamos “pelota” a Coto si se había ido del Partido.

Pero, ¿recuerdan porqué se fue Coto del PLN? Les voy a refrescar la memoria, cuando el era precandidato, y se hizo la convención interna para elegir al candidato, hubo un fraude enorme en su contra. Y aunque el participó de la posterior campaña electoral del PLN, terminó saliéndose del partido. Estamos hablando de alguien que fue Secretario General. Actualmente apoya a Johnny Araya, pero que yo sepa formalmente no se ha reintegrado al partido.

Igualmente, ¿recuerdan porqué se fueron Luis Guillermo Solís (también Secretario General) y Mariano Figueres? También se los recuerdo por si se les había olvidado: una gran cantidad de irregularidades en elecciones internas de sectores y movimientos. En ese entonces se denunciaron cerca de 200 mesas electorales con graves irregularidades, pero el Tribunal de Elecciones Internas del PLN rechazó todas las impugnaciones.

La verdad creo que el PLN (dirigencia mayor) nos está debiendo montones. Como es posible que nueve años, si nueve después de presentado y siete de estar aprobado el Código de Ética por el Congreso Nacional (órgano máximo del PLN) aún no está vigente, porque —quien sabe la razón— no quieren presentarlo a una Asamblea del partido para que se apruebe formalmente.

Y es que esto del Código de Ética es esencial, dado que ante la ausencia de capacitación y formación que abandonó el partido hace ya muchos años, debe entonces existir un instrumento que diga como se deben comportar los miembros del partido.

Quiero finalizar con algo positivo, este próximo lunes se reinaugura el Instituto de Capacitación y Formación Política Rodrigo Facio Brenes del PLN. ¿Será esta la luz al final del túnel? No se, pero por lo menos es algo para celebrar, después de tanto abandono en esta materia. Por lo menos podemos decir que el nombramiento del polítólogo Claudio Alpizar como su director es garantía de que se harán las cosas bien.

EVALÚE ESTA COLUMNA
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comentar en Facebook

Relacionado:

Revise también

FANAL

Fábrica Nacional de Licores: Herencia patriótica de Juanito Mora

Por Manuel Delgado Es el edificio civil más antiguo del país. Quedan ruinas de algunos …

Un comentario

  1. Johnny Soto Zúñiga.-

    Efectivamente, lo expresado por Carlos Revilla es muy cierto. El PLN como partido estructurado, sexagenario, organizado y según las encuestas el más grande del país, debería ir a la vanguardia en los temas éticos y eso se lograría con la aprobación de un Código de Ética, donde se enumere claramente y taxativamente las transgresiones éticas y morales, con sanciones claras y determinadas. Ahorita los estatutos y reglamentos del PLN son muy generales y yo diría hasta difusos en esta materia, poco determinados los ilícitos y sus sanciones. Se trabaja conforme a denuncias que la gente cree puede haber ilicito en la actuación de los militantes o dirigentes, pero a veces es solamente por un interés particular o para hacerle daño a una persona. Por otra parte cuando un militante del partido está en etapa de investigación en el Ministerio Público, su actuación está en proceso de investigación y no es fácil juzgar a un militante si ha cometido o no un supuesto delito. La carga de la prueba está en el Ministerio Público y no puede obtener sino es parte, por lo tanto los procesos avanzar lentamente y vemos que duran años para finalmente elevar a juicio y que se emita un sentencia sea sancionatoria o absolutoria. Por lo tanto el PLN y sus órganos deben actuar en forma transparente, respetando el Debido Proceso, que la Constitución Política y la Convención de los Derechos Humanos dicta. Lo referente al Código de Ética es un tema que debe profundizarse, porque algunos podrían tomarlo para establecer Tribunales de Inquisición, o que no se permita la Objeción de la conciencia, o simplemente actuar como tribunales de conciencia para sancionar de buenas primeras a un militante o dirigente partidario.-

Responder a Johnny Soto Zúñiga.- Cancelar respuesta

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
A %d blogueros les gusta esto: