La droga del Sur…

…¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

La Oficina de Aduanas de Bélgica reportó que el 16% de la cocaína decomisada en ese país proviene de Costa Rica. Solo nos superan Ecuador con 20% y Brasil con 26%. De Colombia proviene el 13%. Como nuestro país no es productor de cocaína, se concluye que toda esa droga proviene del Sur.

En los últimos 12 años, nos transformaron en bodega y principal centro estratégico de logística y tránsito de las mafias del narcotráfico, lo que ha generado el altísimo nivel de todos los índices de criminalidad en Costa Rica.

Ese 16%, equivalente a 7 mil toneladas de droga incautada, es solo una parte de la cocaína enviada a Europa. Otra parte se envía por España y por el norte de África. Hay que sumar, además, la droga con destino a México y los Estados Unidos. Y… la droga que se queda para el mercado interno. Eso sí nos da una idea realista del enorme volumen de trasiego de cocaína por Costa Rica.

Estamos en el medio del más infernal, lucrativo y criminal de los negocios.

Nos transformaron en una inmensa bodega, centro de logística y tránsito de la droga que viene del sur y esa realidad objetiva exige apoyo y fuertes estructuras logísticas, recursos humanos y cómplices nacionales, con efectos devastadoras por el consumo interno de droga, violencia, asesinatos, corrupción y el enorme sicariato que azota a nuestra sociedad.

Tal vez no hemos llegado al extremo de Honduras, cuyo presidente de la República ha sido denunciado por recibir en su campaña política dinero del narcotráfico en un Tribunal de Justicia de los Estados Unidos. Pero cuidado si no andamos cerca y ese dinero sucio y mafioso se nos mete de lleno en las elecciones municipales de 2020 y las nacionales de 2022.

La ambición de poder político no tiene límites y hay antecedentes. Aquí y en todas partes del mundo.

La decisión de no aceptar ni poner a funcionar los escáneres chinos en Limón hizo posible el masivo envío de droga a Bélgica en cargamentos de banano y de piña. ¿Se ha investigado a fondo este hecho? No. ¿Por qué? Sin respuesta.

Hace 12 años, con 75 toneladas de cocaína incautadas, detenidos importantes capos colombianos y la investigación muy cerca de sus conexiones nacionales, advertí y denuncié firmemente al país lo que nos estaba sucediendo.

Doce años después, y ahora con los carteles mexicanos encima, lo que más duele de este largo proceso de entrega y gravísimo deterioro nacional, además de los fríos datos estadísticos y el grado real de su penetración y poder, es que toda esta realidad y sus devastadoras consecuencias sociales y humanas se vean como algo normal y noticia de todos los días. No muchos se inmutan del sicariato, los asesinatos de mujeres y hombres, violencia y corrupción, las destructivas adicciones en todo el tejido social y la ausencia de una efectiva política estatal integral, preventiva y represiva, de lucha contra el narcotráfico.

¿Hasta cuándo?

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.