Industria farmacéutica alemana deja atrás el boom de las vacunas

dpa
Empleados de una empresa farmacéutica trabajan en una máquina mezcladora de geles en una sala blanca. Tras el lucrativo negocio de las vacunas contra el coronavirus, la industria farmacéutica alemana espera tiempos más difíciles, ya que el sector prevé para 2022 una caída de casi el cinco por ciento de las ventas y del 1,8 por ciento de la producción. Foto: Hendrik Schmidt/dpa-Zentralbild/dpa

Berlín, 9 ene (dpa) – La industria farmacéutica alemana espera tiempos más difíciles tras el auge económico proporcionado por el negocio de las vacunas contra la pandemia de coronavirus, a tenor de las previsiones de la asociación del sector VFA.

Mientras los efectos de la pandemia se desvanecen, el sector siente la presión de los costes y el encarecimiento de la energía. En 2023, las ventas caerán casi un cinco por ciento y la producción un 1,8 por ciento en comparación con el año anterior, según cálculos de la VFA a los que tuvo acceso dpa.

El empleo se estancará en 118.000 personas tras el fuerte crecimiento de los últimos años. La VFA advirtió contra la competencia exterior y pidió reformas en el sistema sanitario.

«Las materias primas químicas se han encarecido entre un 30 y un 40 por ciento con la crisis energética», dijo a dpa Claus Michelsen, economista jefe de VFA, quien, además, señaló que el negocio de las vacunas contra el coronavirus se está enfriando.

El golpe de efecto del fabricante Biontech, con sede en Maguncia, que sacó al mercado la primera vacuna contra el coronavirus aprobada en Alemania, había contribuido a que la industria farmacéutica germana volviera a brillar y había dado un fuerte impulso al sector. Según la VFA, la facturación aumentó un 6,5 por ciento el año pasado y la producción un 3,6 por ciento.

Según declaraciones anteriores de la asociación, la industria seguirá obteniendo beneficios de las vacunas contra el coronavirus en los próximos años, aunque la demanda está disminuyendo a medida que la pandemia remite. El Gobierno alemán anunció recientemente que cancelaría amplios suministros.

Además, el sector se ve presionado por las normativas. El ministro de Salud, Karl Lauterbach, hizo incrementar los descuentos que las empresas deben conceder a las entidades del seguro obligatorio para 2023. Con ello se pretende limitar el gasto en el sistema sanitario.

El endurecimiento de estos descuentos costó a la industria más de 1.500 millones de euros (1.600 millones de dólares), informó la VFA, que representa a 47 fabricantes de medicamentos que emplean a 94.000 trabajadores en Alemania.

«2023 será un año de retos para la industria farmacéutica», afirmó Han Steutel, presidente de la VFA. «Por un lado, los elevados precios de la energía y los productos intermedios pesan sobre la industria y, por otro, las condiciones marco se están deteriorando enormemente debido a la nueva legislación», agregó.

La VFA alertó de que no había que desaprovechar el impulso del éxito de Biontech. «Debido al empeoramiento de las perspectivas, las empresas farmacéuticas están frenando las inversiones en investigación y desarrollo, que luego ya no se reflejan en la producción en los años siguientes», sostuvo Michelsen, quien prevé que las inversiones en el sector caigan un 2,3 por ciento este año.

En materia de patentes y ensayos clínicos, Alemania se está quedando atrás, a su parecer: China ya ocupa el quinto puesto mundial, por detrás de Alemania, segunda tras Estados Unidos, líder. «Si continuamos el desarrollo de los últimos años, China superará a Alemania en pocos años», afirmó Michelsen.

Michelsen expresó que también China es rápida en la realización de ensayos clínicos de medicamentos con grandes grupos de pacientes y que, en este campo, Alemania retrocedió al sexto puesto en 2021.

El sector farmacéutico no es una de las mayores industrias de Alemania, pero alcanza un alto valor añadido e invierte mucho dinero en investigación y desarrollo.

Al mismo tiempo, se considera que el sector es menos susceptible a los ciclos económicos. Mientras que la producción química cayó un diez por ciento en 2022 debido al encarecimiento de la energía, la producción del sector farmacéutico siguió creciendo notablemente.

Revise también

Micit

Costa Rica culmina proceso de apagón analógico

Costa Rica se convierte en el primer país Latinoamericano en completar transición a la televisión …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.