Independencia y el Día Internacional de la Democracia

Promoción social

Luis Guillermo Coto Moya

Luis Guillermo Coto Moya

Costa Rica representa la Democracia más antigua de América Latina y figura como la 21 más antigua del mundo. La fecha del 199 aniversario de la independencia de Costa Rica coincide con la celebración del Día Internacional de la Democracia que fue decretado por la Organización de las Naciones Unidas.

A partir del año 2008 cada 15 de septiembre se festeja el Día Internacional de la Democracia, para la promoción y protección de este sistema político y forma de gobierno, momento propicio para reflexionar sobre la situación y los avances de la Democracia.

Dos palabras griegas componen el concepto de democracia: “demos” que significa pueblo y “kratos” que significa gobierno, es decir, democracia es el “gobierno del pueblo”. Una definición simple y concreta, pero muy alejada de lo que se expresa en la realidad.

Resulta evidente observar que la práctica de la Democracia es tan diversa, variable, cambiante, y difusa, tanto como los modelos de democracia que dicen “privilegiar” diferentes gobiernos de la región latinoamericana.

Pareciera que la cuestionada y deficitaria gobernabilidad dentro del ejercicio de la democracia en muchos países de América Latina, da muestras evidentes de no representar buenas“escuelas de Democracia”.

Existe un desencanto generalizado con las formas tradicionales de gobernar, así como con el ejercicio de la acción política. La ciudadanía da cuentas de grandes insatisfacciones con respecto a la forma de gobernar de las diferentes democracias de la región.

El Segundo Informe sobre Democracia en América Latina, titulado “Nuestra Democracia”, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización de Estados Americanos (OEA), analizó las democracias de América Latina y señalo que la región atraviesa el período más prolongado de regímenes democráticos y designación de autoridades mediante elecciones, sin embargo, también se advierte la frustración ciudadana ante la enorme desigualdad de riqueza y el poder, una débil participación popular en los asuntos públicos, persistente corrupción pública y privada, creciente inseguridad ciudadana y erosión del Estado de Derecho.

Ante el “retroceso de la democracia” manifestado en varios países de la región, se debe poner especial atención en la concentración de la riqueza, la exclusión, y desigualdad social, así como falta de democratización para el diálogo y el debate público, económico y social. Los valores de la libertad, el respeto a los derechos humanos y el principio de la celebración de elecciones periódicas por sufragio universal, son elementos esenciales para el fortalecimiento de la democracia.

Ahora bien, en la mayoría de los países latinoamericanos se arrastra un rezago significativo en la calidad de las democracias, así como una crisis sistémica de factores políticos, económicos, financieros, sociales, culturales, ambientales y morales. Esta situación se ha incrementado con la crisis sanitaria derivada del impacto del SARS-CoV-2 a causa del COVID-19.

Esta nueva condición pone a prueba la capacidad política, estratégica y funcional de los representantes de la sociedad política, como depositarios temporales de la confianza de los ciudadanos, para ejercer la gestión de gobierno, respetar y fortalecer los cimientos de la Democracia.

El Secretario General de las Naciones Unidas – Antonio Guterres señala en alusión a la democracia en la situación actual: “La democracia es crucial para asegurar el libre flujo de la información, la participación en la toma de decisiones y rendición de cuentas. Los Estados tienen que respetar y proteger, entre otros derechos, la libertad de expresión y de prensa, la libertad de información y la libertad de asociación y de reunión, dentro de la situación actual de pandemia”.

Todas aquellas acciones tendientes al control de la circulación de información, reprimir la libertad de expresión y la libertad de prensa en un contexto donde ya se está reduciendo el espacio cívico, así como el aplazamiento de las elecciones, plantean graves problemas a la Democracia y a la confianza en el modelo democrático.

El Día Internacional de la Democracia es una oportunidad para recordar que la democracia se debe centrar en el bienestar de las personas. La supremacía del interés general por encima de los intereses particulares debe ser parte de la agenda pública para el desarrollo.

La evolución de la democracia es tanto un proceso como un objetivo, y solo con la participación y el apoyo plenos de los gobiernos, sector público, privado y la sociedad civil, y la ciudadanía en general, el ideal de la democracia podrá convertirse en una realidad.

Los derechos consagrados en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y en instrumentos de Derechos Humanos posteriores que abarcan los derechos de los grupos (por ejemplo, los pueblos indígenas, las minorías, las personas con capacidades diferentes, adultos mayores, mujeres) son igualmente esenciales para el fortalecimiento de la democracia.

Costa Rica se encuentra en la celebración del año previo al Bicentenario de vida independiente, condición que nos debe llevar a revisar, reafirmar y fortalecer las bases de nuestra democracia, reforzando el debate, el diálogo político y social entre los diferentes actores públicos, privados y sociales, con el objetivo de identificar de manera conjunta, el modelo a seguir para el fortalecimiento de los principios de nuestra democracia.

Es fundamental que la institucionalidad política tenga la capacidad para adaptarse en este nuevo y complejo escenario, dando respuestas a las demandas de una ciudadanía, más movilizada, empoderada y exigente, que no consiente la discreta capacidad del Estado y los gobiernos de turno.

Pretender fomentar una sociedad moderna, solidaria, civilista, con equidad y justicia social, presupone la existencia de prácticas sociales apegadas a valores que reconozcan la ideología del interés general por encima de los intereses individualistas de personas o grupos corporativizados.

Para lograr buenos resultados en la gestión política y en la gestión pública se requieren gobernantes y funcionarios que posean valores y conductas íntegras, quienes en su condición de depositarios temporales del poder, deban privilegiar la ética pública, la efectividad y transparencia en su gestión.

Es necesario considerar que en tiempos de incertidumbre la gestión de la “cosa pública” va más allá de la gestión del gobierno de turno, para lo cual se requiere del alineamiento de los diferentes actores, para accionar en lo público desde la gestión de los diversos intereses colectivos de la sociedad.

Se deben controlar las prácticas mercantiles que han penetrado la gestión de lo público y que propician altos niveles de corrupción, mediante el usufructo y negociación personal con los bienes públicos.

La ética y la moral aplicada a la función pública implica el servicio eficiente a la ciudadanía, además de contar con mecanismos de control de la arbitrariedad en el uso del poder público, un elemento clave para la creación y el mantenimiento de la confianza en la administración, sus instituciones y en la Democracia.

Existe el desafío de mantener y mejorar el capital público acumulado en la evolución de la Democracia Costarricense, lo cual obliga, a repensar el liderazgo político que promueva la confianza en la ciudadanía, así como en las instituciones de Estado y la funcionalidad de la Democracia, para que apuntale las bases para el bienestar social de Costa Rica.

Estamos en una nueva etapa donde es necesario que el Estado renueve su propia institucionalidad para poder servir mejor al desarrollo; en las ideas del filósofo Francés Jean Paul Sartre: “La Democracia tiene responsabilidades profundas con aquellos que habilitan en ella y su mayor responsabilidad por supuesto es, la educación, la distribución del ingreso, que nadie pase hambre, que nadie sea un analfabeto y posibilidades de trabajo para todos…Si la Democracia no puede dar esto, algo está fallando”.

0
0

Revise también

Carlos Manuel Echeverría

Ganar -ganar y la capacidad de soñar

Progresemos Carlos Manuel Echeverría E. Estamos en una situación respecto a las finanzas públicas cuyos …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.