Honduras un asalto descarado

Freddy Miranda Castro

Freddy Miranda

Imagínese que yo le asalto con un arma y le robo la cartera. Usted acude a la policía y le dicen: “No venga a protestar aquí. Haga el favor y le entrega a Don Freddy, su reloj, su anillo de matrimonio; todas sus ropas y agradézcale porque le dejó con vida”.

Eso es lo que está pasando en Honduras. Salvador Nasralla ganó las elecciones claramente. Pero el Tribunal Electoral, que en la campaña anterior declaró ganador a Juan Orlando Hernández (JOH) con un poco más del 50% de las mesas escrutadas y menos de un 5% de diferencia sobre su contendora; Xiomara Castro, en esta elección actuó diferente. El mismo tribunal, detuvo el conteo de votos cuando Nasralla ganaba con una diferencia del 5,5% y más del 57% de las mesas escrutadas. El presidente del tribunal electoral; es un personaje sometido a JOH; que le nombró a su hija como vicecanciller de Honduras. El descaro es tan absoluto, que ni les interesa guardar apariencia alguna de imparcialidad. A partir del parón del conteo, ocurrió el milagro de los panes y JOH empezó a repuntar hasta pasar a Nasralla, mientras más de 5 mil actas de mesas ganadas por la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, pasaron a condición de cuestionadas por irregularidades y no fueron contabilizadas. El candidato del Partido Liberal a contrapelo de sus propias autoridades partidarias reconoció su derrota y el triunfo de Nasralla. El fraude es tan asquerosamente evidente que, hasta el General Retirado Romeo Vázquez Velásquez, quien le dio el golpe de estado a Mel Zelaya, reconoció su derrota electoral y el triunfo de Nasralla.

En la historia de Honduras solo el dictador Carias tuvo tanto poder como el que acumula hoy JOH. Controla el Congreso; controla los tribunales de justicia; controla el Tribunal Superior de Cuentas; la fiscalía y hasta en el antiguo partido de oposición Liberal; tiene al frente personas que le son afines. Cuenta con una guardia pretoriana bajo su absoluto control, además de la policía y el ejército. Declaró que su partido nacional estaría al frente de Honduras por los próximos 100 años, algo así como la dictadura perfecta que estableció el PRI en México, pero en versión catracha, es decir peor aún. A tal extremo ha llegado su control que tiene a la OEA comiendo de su mano en un engendro que se llama MACCIH (Misión de apoyo contra la impunidad y la corrupción en Honduras) algo así como un remedo de la CICIG de la ONU en Guatemala. Pero JOH no quería allí una CICIG; necesitaba una mascarada que le sirviese de cobertura y la OEA siempre obsequiosa se prestó para el juego. Es tal su descaro que acaba de aprobar una ley de secretividad; así como se oye, que le permite declarar secreto de Estado lo que a él se le ocurra, por un plazo de 30 años. Y la OEA no vio nada.

Al igual que sus observadores en las actuales elecciones lo único que han buscado es que se acepte la declaración de ese remedo de Tribunal de Elecciones y cada uno se vaya calladito y sin protestar para su casa. Ha tenido más dignidad la Misión de Observadores de la Unión Europea. La OEA es una vergüenza; que mide con varas distintas a los gobiernos en dependencia de su color ideológico.

Lo increíble es ver a ese corifeo que incluye a la prensa mercenaria del gobierno, casi toda; a todas las iglesias y al cuerpo diplomático llamando a detener las protestas contra el fraude, porque la violencia nada arregla. Pero ni a putas dicen que la violencia la inicia el gobierno desde arriba contra la población al romper de forma absoluta todas las normas democráticas e imponer sus atropellos de forma descarada. De abajo solo reaccionan contra la violencia oficial y allí se desatan todos los demonios y furias contenidas por la iniquidad y la miseria en que los gobiernos de Honduras han mantenido a la mayoría de la población a lo largo de su historia. El riesgo es que éste sea el punto de quiebra y que los cuasi esclavos se rebelen con furia contra sus opresores y arrasen con todo sin contención alguna. La única alternativa para que ello no ocurra es que se acepte la voluntad popular expresada en las urnas electorales y se le entregue la Presidencia de la República al legítimo ganador, Salvador Nasralla Salum.

Evalúe este artículo: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.