Honduras en llamas

Geraldina Colotti entrevista a Gilberto Ríos, Dirección Nacional del partido Libre

Foto: Criterio.hn

Muertos, heridos y una tensión creciente entre los manifestantes que piden la renuncia del “narcopresidente” Juan Orlando Hernández (JOH), y las fuerzas de represión. Honduras se enciende, dando lugar a una situación que, según varios analistas, es preinsurreccional. Manuel Zelaya, presidente de Honduras de 2006 a 2009 y fundador del Partido Libre, invita a los militantes a continuar la protesta hasta el final.

Hace diez años, en la noche del 28 de junio, Zelaya fue víctima de un golpe de Estado por parte de las Fuerzas Armadas que lo tomaron por la fuerza y lo deportaron, aún en pijama, a Costa Rica. Detrás de ese golpe, como admitirá Hillary Clinton en su libro de Memorias, estaba la mano de Estados Unidos, con la intención de mantener el control sobre el país que alberga la base militar más grande de América del Norte en el continente. Ahora la situación social es explosiva.

Es desde finales de abril que el país se ve sacudido por las crecientes protestas de diversos sectores sociales, golpeados por las políticas neoliberales de un gobierno que se ha impuesto con el fraude y está involucrado en numerosos escándalos de corrupción. Los policías también están en huelga. Muchos de ellos se negaron a apuntar con armas a los manifestantes y denunciaron la falta de personal, los turnos dobles y los bajos salarios. El jueves, el presidente Hernández convocó a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad en la que participaron los jefes de los tres poderes estatales, las fuerzas armadas y la policía, con la cual se abrió una mesa de negociaciones para eliminar de la protesta un combustible peligroso. Pero las manifestaciones no se detienen. Lo hablamos con Gilberto Ríos, líder del Partido Libre.

Una situación explosiva. ¿Cómo surgió esto?

Estamos completando un ciclo de diez años, iniciado por el golpe de estado contra Manuel Zelaya, el 28 de junio de 2009. Un ciclo durante el cual Honduras fue aplastada por políticas neoliberales que han habido una violenta aceleración en los últimos meses. Muchos sectores han sido privatizados: telecomunicaciones, electricidad, agua, puertos y aeropuertos. En este sentido, Honduras se utiliza como laboratorio latinoamericano de neoliberalismo, para probar los mecanismos de privatización y convertirlo en un modelo. Hubo varios momentos y diferentes crisis que coincidieron con los plazos electorales: desde la represión de 2013, seguida al primer triunfo del partido Libre, hasta la de este año implementada contra los sectores que se manifestaban para exigir derechos, como los estudiantes, o contra esa parte de la ciudadanía que protesta contra la corrupción desenfrenada y la impunidad. También muy importante fue la protesta contra el fraude electoral de 2017, reprimida violentamente. La gente ha estado luchando por un cambio estructural del modelo neoliberal durante diez años y para liberarnos de la dependencia de los Estados Unidos. Una década en la que la deuda externa alcanza los 16.000 millones de dólares. El presupuesto estatal para gastos sociales se redujo drásticamente luego de la visita del Fondo Monetario Internacional en marzo de este año. Primero que todo, dijo el FMI, la deuda externa debe ser pagada, y por esta razón el gobierno ha comenzado a reducir el presupuesto para la educación y la salud, a despedir masivamente a maestros y médicos, y de allí surgieron las movilizaciones.

¿Cuál es el papel de los Estados Unidos?

En el fraude electoral de 2017, la participación de EE. UU. fue muy evidente, la acompañaron y protegieron, ya que consideran a Honduras un país de gran importancia a nivel geopolítico. Tenemos tres fronteras terrestres, nueve marítimas. Somos el país de América Central más cercano a Cuba, con una amplia frontera también con Nicaragua, y somos una importante retaguardia para planificar los ataques a Venezuela. No olvidemos que en Honduras existe la base más grande de América del Norte en el continente, la base aérea de Palmerola. En la década de 1980 se usó como un portaaviones gigante contra las insurgencias centroamericanas. Honduras tiene algunos antecedentes muy tristes. En 1954, con el apoyo del gobierno hondureño, las tropas que llevaron a cabo el golpe contra Jacobo Arbenz, en Guatemala, salieron de nuestro país. Lo mismo en 1963 con el golpe de estado contra Juan Bosch en la República Dominicana. En la década de 1970, nuestro territorio nacional se usó para combatir a las guerrillas salvadoreñas y en la década de 1980 Honduras se convirtió en la base de la contrarrevolución nicaragüense. En el año 2000, por absurdo que parezca, enviamos tropas a la coalición que invadió Irak. Hoy el gobierno hondureño se ha unido al Grupo de Lima y está llevando a cabo el ataque a la Venezuela bolivariana. Somos un país colonia, invadido, sin independencia y sin soberanía.

¿Es cierto que está en marcha una insurrección y que el presidente ha dejado el país con destino a los Estados Unidos?

No, Hernández sigue aquí. Contra las medidas neoliberales tomadas por el gobierno, se estableció una Plataforma unitaria en defensa de la educación y la salud, que el Partido Libre apoya y acompaña plenamente y que ha dado paso a la movilización social. Ahora que las manifestaciones son cada vez más políticas, se requiere el fin del gobierno fraudulento, corrupto y narcotraficante de JOH. Los bloqueos de carreteras aumentan a nivel nacional, en las últimas semanas ha habido una importante huelga de transporte, es la tercera vez que la policía hace huelga y se niega a disparar contra el pueblo. La situación es muy delicada, por lo que probablemente encontrarán un acuerdo con la policía. Desatarán a toda la prensa al servicio de la oligarquía. Pero el pueblo está decidido a no rendirse, continúa chocando con las fuerzas armadas. En este momento, a dos cuadras de mi casa, los estudiantes tomaron el liceo. Se oyen disparos y se puede ver gas lacrimógeno. También se están produciendo muchos saqueos, la situación social está fuera de control, y esto proporciona un pretexto para que las fuerzas reaccionarias exijan más represión, tal vez el estado de emergencia que los grandes medios de comunicación manejarán a su manera. Necesitamos que se hable de nuestra lucha, de lo que está sucediendo en Honduras. Necesitamos solidaridad internacional.

Revisión Gabriela Pereira


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.