Homenaje al polímata, ecólogo y sabio von Humboldt

Hugo Cabieses

Pocos saben, menos aún los taladores y empresarios mineros, que el sabio alemán Alexander Von Humboldt fue un gran defensor de los bosques, que fue un adelantado sobre el cambio climático, que defendió los derechos de los trabajadores mineros, los derechos de los pueblos originarios, de las fuentes de agua, que se opuso a todo tipo de discriminación, un anti-esclavista y que fue un humanista liberal a carta cabal, en un momento aún monárquico en Europa.

El 14 de setiembre del presente se cumplen 250 años del nacimiento en Berlín del polímata Alexander Freiherr von Humboldt quien fuera geógrafo, astrónomo, humanista y naturalista de ideología liberal. Se especializó en diversas áreas de la ciencia como la etnografía, antropología, física, zoología, ornitología, climatología, oceanografía, geología, mineralogía, botánica, vulcanología. Fue un gran explorador cuyos viajes lo llevaron a Europa, América del Norte, América del Sur, Asia Central y emprendió su viaje de cinco años, entre el 5 de junio de 1799 y el 3 de agosto de 1804, por lo que hoy es Venezuela, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Perú, México y Cuba.

Estuvo en el Perú a los 33 años, entre el 1ro de agosto de 1802 y el 24 de diciembre del mismo años, visitando y recogiendo plantas junto con el botánico francés Aimé Bonplant, en Lucarque en la frontera con Ecuador, Tomependa en la actual región Amazonas, Jaén, Gualgayoc, Cajamarca, Trujillo, Chimbote, Huarmey, Casma, Huacho, Chancay y Lima. El sabio, conoció a las principales personalidades políticas y científicas de la época como, Benjamín Franklin, Thomas Jefferson, Simón Bolívar, Hipólito Unanue y los destacados naturalistas hispanoamericanos, como José Celestino Mutis y Francisco José de Caldas. Falleció a los 91 años el 6 de mayo de 1859, en Berlín, Alemania.

Desde nuestro país el sabio Von Humboldt observó las corrientes marítimas del Océano Pacífico, razón por la que ésta lleva su nombre. Von Humboldt es considerado el «padre de la Geografía Moderna Universal” y fue un gran ecólogo defensor de los recursos naturales, los bosques, las montañas, el agua y las costumbres de las comunidades originarias. Su obra principal “Cosmos”, es un ensayo de la descripción física del universo, que fuera la sensación en Europa a mediados del siglo XIX y superó en ventas a todos los libros de la época en alemán, y se tradujo a otros 9 idiomas, incluyendo el español.

Los estudios de Humboldt en el Perú sobre el desarrollo de las culturas indígenas y la influencia hispana son de gran valor para la antropología cultural. La oceanografía física también se vio enriquecida con las observaciones y mediciones que hizo Humboldt sobre las aguas del Océano Pacífico en Perú, descubriendo la corriente marina que fue bautizada con su nombre. Fausto y José Elhuyar, hijos de padres alemanes crearon un equipo de personas que incluía al botánico alemán Conde Nordenflict, quienes serían los anfitriones y colaboradores de Humboldt cuando éste estuvo en Lima a fines de 1802.

Entre los cientos de mediciones geomagnéticas importantes que hizo, descubrió el “ecuador magnético” en Cajamarca donde la aguja de su magnetómetro oscilaba de norte a sur. Numerosos son los homenajes permanentes que Perú rinde a Humboldt, como el nombrar a su principal buque de investigación oceanográfica polar antártica como B.I.C. Humboldt. También, uno de los mejores colegios de Lima y Latinoamérica, es el Peruano – Alemán Alexander Von Humboldt y el Parque Nacional Von Humboldt en Ucayali, se llama así en homenaje a su defensa de los bosques y sus gentes.

El sabio escribió lo siguiente en 1814 sobre los bosques: “Cuando los bosques se destruyen como han hecho los cultivadores europeos en toda América, con una precipitación imprudente, los manantiales se secan por completo o se vuelven menos abundantes. Los lechos de los ríos, que permaneces secos durante parte del año, se convierten en torrentes cada vez que caen fuertes lluvias en las cumbres. Las hierbas y el musgo desaparecen de las laderas de las montañas con la maleza, y entonces el agua de lluvia ya no encuentra ningún obstáculo en su camino: y en vez de aumentar poco a poco el nivel de los Ríos mediante filtraciones graduales, durante las lluvias abundantes forma surcos en las laderas, arrastra la tierra suelta y forma esas inundaciones repentinas que destruyen el país” (Personal Narrative 1814-1829, Vol. 4, pags. 143-144).

A los 20 años Von Humboldt se instruyó como ingeniero de minas en la afamada Escuela de Minería de Freiburg. Lo nombraron supervisor de minas en un distrito grande, y emprendió la tarea de mejorar las condiciones de los mineros, cuya esperanza de vida era de sólo 30 años. Humboldt inventó una serie de dispositivos de seguridad y para mejorar los equipos; de hecho, al probar uno de ellos, casi pierde la vida.

Comprendió que los mineros no sabían de geología o de otras cuestiones elementales de una educación para realizar su trabajo de una forma más inteligente y segura, por lo que, en un golpe de genialidad, fundó una escuela especial para mineros a la que llamó “Real Escuela Libre de Minería”. En ese tiempo: “Si bien es un deleite ampliar el dominio de nuestro conocimiento al hacer nuevos descubrimientos, entonces, el descubrir algo vinculado a la preservación de una clase trabajadora, con el perfeccionamiento de cualquier industria importante, es un placer mucho mayor y más humano”.

En su obra maestra “Cosmos” escribe: “Al sostener que la raza humana es una, nos oponemos al desagradable supuesto de que hay razas superiores e inferiores”. Algunos pueblos tienen mayor acceso a la educación y al “ennoblecimiento cultural” que otros, pero “no hay razas inferiores. Todas están predestinadas por igual a alcanzar la libertad”. Por ello, no sorprende que la perspectiva contraria, encarnada por Charles Darwin, no tuviera ningún tipo de aceptación durante los 30 años en que las ideas propuestas por Humboldt en sus disertaciones de Berlín, consolidadas por la publicación de su “Cosmos”, se apoderaron de Europa. Darwin no pudo publicar “El origen de las especies, por medio de la selección natural, o la preservación de las razas más favorecidas en la lucha por la vida”, sino hasta 1859, año en que Humboldt murió.

En el año 2002, los científicos Estuardo Núñez y Georg Petersen escribieron un libro publicado por el Banco Central de Reserva del Perú titulado “ALEXANDER VON HUMBOLDT EN EL PERÚ: Diario de Viaje y otros escritos” el mismo que debería formar parte de la bibliografía básica de colegios y universidades.


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.